Localización de Sonido: Definición, estructura y ejemplo

Publicado el 13 junio, 2024 por Rodrigo Ricardo

¿Qué es la localización de sonido?

En psicología, la localización del sonido se define como la capacidad de un organismo para descubrir la ubicación de algo que produce ondas sonoras en función de factores como la intensidad y el tiempo. Esta habilidad es importante para cualquier animal, ya que puede ayudar a los cazadores a encontrar sus presas y les permite saber dónde se encuentra un asesino potencial. Esta es también una ventaja evolutiva para los humanos debido a la utilidad de permitirles cazar fácilmente y para otras tareas. La localización de sonido se utiliza todo el tiempo, como cuando hay emergencias como un accidente o una ambulancia que intenta atravesar el tráfico. Escuchar las sirenas y determinar de dónde vienen puede ayudar al conductor a tomar la decisión de detenerse o no. Aunque la mayoría de los humanos dan por sentada esta capacidad pasiva, ocurren muchos procesos complicados que la hacen posible.

Comprender la localización auditiva

La localización auditiva, otro término para la localización del sonido, ayuda a los animales a juzgar de dónde proviene un sonido en función del momento, la ubicación, el movimiento de la fuente y la intensidad. El proceso puede parecer natural, como respirar o mirar algo, pero la complejidad de convertir ondas sonoras en algo que el cerebro pueda comprender y luego determinar su fuente es una hazaña de la naturaleza. Cuando se produce un sonido, las ondas viajan por el aire y, en ocasiones, llegan a los oídos humanos. Las ondas viajan a través del canal auditivo y una vez que llegan al tímpano, los huesos del oído comienzan a vibrar. Esto envía la energía de las vibraciones al cerebro, donde luego se interpretan en sonido. Esto permite a los humanos y otros animales determinar características como el volumen y la ubicación.

¿Qué estructura nos ayuda a localizar sonidos?

La zona del cuerpo más importante a la hora de determinar la ubicación de un sonido es el oído. Las ondas sonoras llegan al pabellón auricular, que es el oído externo. Las ondas viajan por el canal auditivo hasta llegar al tímpano. Esto hace que los tres huesos de la oreja, el martillo, el yunque y el estribo, comiencen a vibrar. Estas vibraciones viajan más hacia el oído interno, donde interactúan con la cóclea y el nervio auditivo. Una vez recibidas las señales, el cerebro es capaz de interpretar de dónde proviene un sonido. Aunque el oído es muy importante en el proceso de localización del sonido, el cerebro es el que permite a los mamíferos traducir la información en información necesaria para este proceso.

Señales binaurales

Binaural se refiere a algo que tiene dos oídos. Por lo tanto, se deduce que la audición binaural es aquella que utiliza ambos oídos. Los humanos y otros animales tienen esta capacidad, lo que hace que sea más fácil identificar la ubicación de una fuente de sonido. La audición monoaural, o audición con un oído, puede ocurrir si hay pérdida auditiva en un oído, lo que hace imposible la audición binaural. La audición binaural es importante para los animales porque la presencia de una audición monoaural puede causar confusión y llevar a la creencia de que se pierde la audición en un oído. Además, la localización del sonido será más difícil porque ya no hay dos puntos de referencia para ayudar a descubrir el origen de un sonido.

En la audición binaural, hay ciertas cosas que ayudan a los animales a localizar el sonido. Estas señales binaurales ayudan a determinar de dónde proviene un sonido. Los dos más importantes son:

  • Diferencia horaria interaural (ITD)
  • Diferencia de nivel interaural (ILD)

Con señales como estas, al organismo le resulta más fácil determinar de dónde proviene un sonido para localizar la fuente.

Diferencia horaria interaural

La diferencia de tiempo interaural es la cantidad de tiempo entre que un sonido llega a ambos oídos. Esto ayuda a los humanos a determinar de qué dirección proviene un sonido. Por ejemplo, si un sonido se escucha en el oído derecho antes que en el izquierdo, entonces se puede suponer razonablemente que la fuente está a la derecha de la persona. Si bien usar esto para encontrar fuentes de sonido no es un problema para la mayoría de las personas, esto puede causar problemas a quienes sufren pérdida auditiva. Se han realizado estudios que determinaron que las personas que tienen problemas de audición en un oído tienen peor capacidad de localización del sonido que aquellos que conservan una audición perfecta en ambos oídos. Aunque la diferencia de tiempo interaural es una herramienta esencial para determinar la fuente de un sonido, existen otros procesos que ayudan.

Diferencia de nivel interaural

Otra forma de determinar la fuente de un sonido es detectando la intensidad o nivel de un sonido en cualquiera de los oídos. Si un sonido proviene del lado derecho de una persona, entonces el sonido será más fuerte en el oído derecho que en el izquierdo. Esto es más notable que la diferencia de tiempo interaural, ya que cosas como los auriculares hacen más obvio de qué dirección proviene un sonido. Si alguien escucha la bocina de un automóvil en su oído derecho más fuerte que en el izquierdo mientras conduce, entonces está claro que la fuente de ese sonido está a la derecha del conductor. La diferencia de nivel interaural y la diferencia de tiempo interaural son sólo dos señales binaurales utilizadas por los humanos y otros animales con dos oídos para determinar la fuente de un sonido.

Ejemplo de localización de sonido.

Hay muchos ejemplos de localización de sonido que pueden usarse para explicar el proceso y mostrar cómo funciona. Un ejemplo es alguien que busca un perro en el bosque. El bosque está en silencio, excepto por un ladrido. Las ondas sonoras de la corteza llegan primero al oído derecho y son más intensas en ese lado que en el izquierdo. Entonces es razonable suponer que el perro debe estar a la derecha de la persona. Se pueden hacer más especificaciones para determinar si el sonido vino de atrás o de frente de la persona, pero generalmente, una vez que la información viaja a través del oído y al cerebro, la persona podría determinar de qué dirección vino el ladrido y encontrar a su perro.

Resumen de la lección

La localización del sonido, también conocida como localización auditiva, es la capacidad que tienen los humanos y otros animales con oídos para determinar la fuente de un sonido. Esta habilidad es útil al realizar actividades como cazar o conducir. Los humanos y algunos animales que son binaurales o tienen dos oídos tienen excelentes capacidades de localización del sonido. A medida que el sonido viaja a través del canal auditivo, llega al tímpano, haciendo vibrar los huesos del oído. Estas vibraciones viajan al nervio auditivo y al cerebro, donde se procesa la información.

Utilizando señales binaurales como la diferencia de tiempo interaural (ITD) y la diferencia de nivel interaural (ILD), los humanos pueden determinar de dónde proviene un sonido. La capacidad de diferenciar qué oído escuchó un sonido primero o qué oído lo escuchó con mayor intensidad se ve muy afectada cuando la discapacidad o pérdida de audición ocurre en un oído. La disminución de la capacidad de localización del sonido puede afectar a todo tipo de actividad. Por eso es importante la conservación del tímpano y de los oídos para todo lo que tiene dos oídos.

Articulos relacionados