foto perfil

Psicología de la Adicción: Definición, Efectos y Tratamiento

Publicado el 1 abril, 2024

¿Qué es la adicción?

La adicción es un fenómeno psicológico complejo y crónico. Implica un compromiso compulsivo con sustancias o comportamientos a pesar de los resultados negativos, impulsado por factores cognitivos, conductuales y fisiológicos. La adicción física y psicológica genera antojos, tolerancia, síntomas de abstinencia y dificultad para dejar de fumar. Está reconocido como un trastorno de salud mental en el campo de la psicología y tiene un impacto significativo en el bienestar y el funcionamiento de un individuo.

Algunos ejemplos de adicción pueden ocurrir en el juego, el consumo excesivo de alimentos, la participación en rutinas de ejercicio o dietas estrictas, la participación en compras complacientes, la participación en actividades peligrosas como robar en tiendas y la búsqueda de encuentros sexuales. El surgimiento de la era digital ha generado su propio conjunto distintivo de patrones adictivos que pueden ocurrir con la pornografía, la inmersión profunda en los videojuegos que a menudo culmina en un trastorno de los juegos de Internet y la utilización compulsiva de Internet a través de dispositivos como teléfonos inteligentes y computadoras.

Tipos de adicción

Hay dos tipos de adicción: el uso de sustancias y la adicción conductual. La adicción a sustancias y la adicción conductual son fenómenos psicológicos distintos pero interconectados. Ambos implican una participación compulsiva en sustancias o comportamientos, impulsados ​​por procesos subyacentes similares.

Adicción a sustancias

La adicción a sustancias, o trastorno por consumo de sustancias, es el consumo compulsivo y perjudicial de sustancias como las drogas o el alcohol. Abarca tanto la dependencia física como la dependencia psicológica de estas sustancias. Las personas con adicción a sustancias experimentan antojos intensos, tolerancia, síntomas de abstinencia cuando no las consumen y dificultad para controlar su consumo a pesar de las consecuencias negativas. Este tipo de adicción puede tener graves impactos en la salud física, el bienestar mental y el funcionamiento social.

Por ejemplo, una persona a la que inicialmente se le recetan medicamentos opioides para tratar el dolor puede volverse adicta debido a las sensaciones de euforia que inducen. A pesar de los efectos perjudiciales para su salud y sus relaciones, sienten una intensa compulsión a consumir opioides de forma regular.

Adicción al comportamiento

La adicción conductual implica participar de manera persistente y compulsiva en comportamientos específicos incluso frente a resultados negativos. Estos comportamientos activan los centros de placer del cerebro, fomentando una dependencia psicológica. Las personas que luchan contra adicciones conductuales pueden experimentar antojos, experimentar síntomas de abstinencia cuando no pueden realizar el comportamiento y tener dificultades para detenerlo a pesar del impacto perjudicial que tiene en sus vidas.

Por ejemplo, la adicción al juego es una adicción conductual en la que un individuo siente una necesidad irresistible de jugar, lo que a menudo conduce a dificultades financieras, relaciones tensas y angustia emocional.

¿Qué es la Psicología de la Adicción?

La psicología de la adicción estudia por qué los individuos quedan atrapados en la repetición de conductas dañinas. Estudia cómo responde el sistema cerebral a sustancias o acciones, influencias genéticas y ambientales y la conexión entre la adicción y el bienestar mental. Esta comprensión ayuda a diseñar intervenciones efectivas para quienes luchan contra la adicción.

La adicción surge de varios factores. Las predisposiciones genéticas pueden crear vulnerabilidad, influyendo en cómo los individuos responden a sustancias o comportamientos. Los factores ambientales, como la educación, la influencia de los pares y el acceso a sustancias adictivas, contribuyen significativamente. Las condiciones de salud mental, como la ansiedad o la depresión, pueden llevar a las personas a buscar alivio a través de conductas adictivas. En conjunto, estos factores convergen para dar forma al desarrollo y la persistencia de la adicción.

Vía de la dopamina

La psicología de la adicción está profundamente interconectada con los mecanismos cerebrales, en particular la vía de la dopamina. La dopamina es un neurotransmisor asociado con el placer, las recompensas y el refuerzo. En casos de adicción, las sustancias o comportamientos que desencadenan una liberación excesiva de dopamina crean un circuito de refuerzo. Con el tiempo, el cerebro se adapta reduciendo la sensibilidad a la dopamina, lo que genera tolerancia y lleva a los individuos a buscar dosis mayores o un compromiso más frecuente para lograr el mismo placer. Esta vía juega un papel crucial en impulsar el ciclo de la adicción, ya que vincula los efectos placenteros de sustancias o comportamientos con el sistema de recompensa del cerebro.

Factores genéticos y ambientales

La adicción está influenciada por una compleja interacción de factores genéticos y ambientales. Ciertos individuos pueden tener variaciones genéticas que los hacen más propensos a conductas adictivas debido a variaciones en la forma en que sus cerebros responden a las recompensas y regulan el control de los impulsos. Los factores ambientales, como la exposición temprana a sustancias, los traumas infantiles, la influencia de los pares y las condiciones socioeconómicas, también pueden contribuir al desarrollo de la adicción. Los factores genéticos pueden interactuar con las influencias ambientales, amplificando el riesgo de trastorno por uso de sustancias.

Trastornos de salud mental

Un número considerable de personas que luchan contra la adicción también padecen trastornos de salud mental concurrentes. Condiciones comunes como la depresión, la ansiedad y el trauma pueden actuar como fuerzas impulsoras que empujan a las personas hacia sustancias o acciones adictivas, sirviendo como un medio para automedicarse contra la angustia emocional. Además, el consumo de sustancias tiende a provocar desequilibrios químicos que empeoran los síntomas de los problemas de salud mental.

¿Cómo funciona la adicción?

La adicción funciona afectando el sistema de recompensa del cerebro. Cuando uno hace algo placentero, como consumir drogas o realizar ciertos comportamientos, el cerebro libera una sustancia química llamada dopamina que lo hace sentir bien. Con el tiempo, el cerebro se adapta y la persona necesita más sustancia o comportamiento para tener la misma sensación, lo que genera antojos. El control del cerebro sobre la toma de decisiones se debilita a medida que se fortalece el deseo de una sustancia o comportamiento placentero.

La adicción altera la química y la estructura del cerebro. Altera el equilibrio natural de los neurotransmisores, particularmente la dopamina, lo que lleva a una reducción de la sensibilidad y la tolerancia. Este cambio genera antojos intensos y preocupación por la sustancia o el comportamiento adictivo. Como resultado, comportamientos que alguna vez fueron controlables se vuelven compulsivos, eclipsando otras prioridades y causando consecuencias negativas en la vida de una persona.

En la adicción, el aprendizaje asociativo y las respuestas condicionadas trabajan juntos para crear un vínculo fuerte entre las señales y los antojos.

Aprendizaje asociativo

El proceso de aprendizaje asociativo pertenece a la capacidad del cerebro para establecer conexiones entre dos eventos que ocurren muy cerca. En la adicción, esto significa que el cerebro asocia los efectos placenteros de una sustancia o comportamiento con ciertas señales o situaciones. Por ejemplo, si un individuo consume constantemente una droga en un entorno particular, su cerebro establece un vínculo entre este entorno y las sensaciones placenteras producidas por la droga. En consecuencia, encontrarse con ese entorno puede evocar antojos y una sensación de anticipación por el placer.

Respuestas condicionadas

Las respuestas condicionadas son reacciones automáticas desencadenadas por las señales asociadas. En adicción, estas respuestas son como un reflejo. El cerebro ha aprendido que ciertas señales predicen la recompensa, por lo que comienza a liberar dopamina incluso antes de consumir la sustancia. Es por eso que el solo hecho de ver parafernalia de drogas o estar en un lugar en particular puede hacer que alguien con adicción sienta antojos.

Efectos de la adicción

Los efectos de la adicción son de gran alcance. Físicamente, la adicción puede provocar un deterioro de la salud, ya que las sustancias pueden dañar órganos y sistemas con el tiempo. Mentalmente, puede provocar deterioros cognitivos y cambios de humor y exacerbar los problemas de salud mental existentes. Interpersonalmente, la adicción tensa las relaciones y aísla a los individuos debido a su preocupación por la sustancia o el comportamiento adictivo.

Efectos físicos de la adicción

La adicción daña el cuerpo y causa problemas de salud. El uso repetido de sustancias o la participación en conductas adictivas puede dañar órganos, alterar funciones corporales y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas. Por ejemplo, fumar puede dañar los pulmones, mientras que el consumo excesivo de alcohol puede dañar el hígado. El bienestar general del cuerpo se deteriora a medida que avanza la adicción, lo que afecta la longevidad y la salud en general.

Efectos psicológicos de la adicción

La drogadicción en psicología se puede estudiar desde la perspectiva de cómo afecta profundamente a la mente y las emociones. Puede provocar cambios en la química y la estructura del cerebro, alterando las funciones cognitivas, la toma de decisiones y la regulación emocional. Las personas con adicción suelen experimentar cambios de humor, ansiedad, depresión e incluso psicosis. El ciclo constante de antojos, altibajos puede provocar una angustia mental extrema.

La dependencia psicológica ocurre cuando un individuo experimenta un anhelo emocional convincente por una sustancia o comportamiento. Esto se extiende más allá de los meros antojos físicos y abarca las emociones positivas que provoca la sustancia o el comportamiento. Quienes luchan contra la dependencia psicológica pueden percibirse a sí mismos como incapaces de arreglárselas sin la sustancia o el comportamiento, confiando en sus efectos para superar el estrés, la tristeza o la ansiedad. Con el tiempo, esta dependencia puede conducir a un ciclo de búsqueda y uso de la sustancia o de participar en el comportamiento para controlar las emociones, incluso cuando causa daño a su vida.

Efectos sociales de la adicción

La adicción tiene importantes consecuencias sociales, tensa las relaciones y perturba la dinámica social. Las personas con adicción pueden aislarse de amigos y familiares, dando prioridad a la sustancia o comportamiento adictivo. Esto puede provocar fallas en los sistemas de comunicación, confianza y apoyo. La pérdida de empleo, los problemas financieros y los problemas legales son resultados comunes que afectan la capacidad de una persona para funcionar dentro de la sociedad.

Disfunción cognitiva y desregulación emocional

La disfunción cognitiva se refiere a la dificultad con tareas de pensamiento como concentrarse o tomar decisiones. La desregulación emocional ocurre cuando los sentimientos se vuelven demasiado fuertes y difíciles de controlar. En la adicción, estos problemas pueden ocurrir porque hay interferencia con el funcionamiento normal del cerebro. Esto puede dificultar el pensamiento claro y el manejo equilibrado de las emociones.

Tratamiento para la adicción

El tratamiento de la adicción a las drogas implica una combinación de estrategias para abordar los aspectos físicos y psicológicos del trastorno. La adicción se diagnostica mediante una evaluación exhaustiva por parte de profesionales sanitarios. Consideran la historia, el comportamiento y cualquier síntoma físico o psicológico de una persona.

Terapia de comportamiento

La terapia conductual es un enfoque fundamental para tratar la adicción. Los terapeutas trabajan con personas para comprender los pensamientos y comportamientos que impulsan su adicción. Técnicas como la terapia cognitivo-conductual (TCC) ayudan a identificar los desencadenantes y desarrollar habilidades de afrontamiento para controlar los antojos y evitar recaídas. Esta terapia se enfoca en cambiar patrones de pensamiento negativos y desarrollar comportamientos más saludables, promoviendo la recuperación a largo plazo.

Tratamiento asistido por medicamentos (MAT)

El tratamiento asistido por medicamentos combina medicamentos con asesoramiento y terapia para abordar la adicción. Medicamentos como la metadona, la buprenorfina y la naltrexona ayudan a reducir los síntomas de abstinencia y los antojos. Estos medicamentos se combinan con asesoramiento para brindar un enfoque integral. MAT es particularmente eficaz para los trastornos por consumo de opioides y alcohol, lo que mejora las posibilidades de una recuperación exitosa.

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos (AA) o Narcóticos Anónimos (NA) ofrecen un sentido de comunidad y comprensión entre las personas en recuperación. Los compañeros comparten sus experiencias, los alientan y ofrecen orientación para mantenerse sobrio. Estos grupos crean una red de apoyo que fomenta la responsabilidad y ayuda a las personas a superar los desafíos de la recuperación de la adicción.

Tratamiento de diagnóstico dual para trastornos concurrentes

Muchas personas con adicción también tienen condiciones de salud mental coexistentes. El tratamiento de diagnóstico dual aborda ambos problemas simultáneamente, reconociendo su naturaleza interconectada. La terapia integrada ayuda a las personas a controlar los síntomas tanto de la adicción como de los trastornos de salud mental, garantizando una recuperación integral y efectiva.

Enfoques holísticos para el tratamiento de las adicciones

Los enfoques holísticos enfatizan el bienestar general. Estos incluyen la incorporación de actividades como yoga, meditación, ejercicio y asesoramiento nutricional. Las prácticas holísticas promueven la salud física, reducen el estrés y mejoran la regulación emocional, complementando otras modalidades de tratamiento y apoyando un viaje de recuperación equilibrado.

Resumen de la lección

La adicción es un estado psicológico caracterizado por una implicación incontrolable con sustancias o comportamientos a pesar de los resultados negativos. Se presenta en dos formas principales: adicción a sustancias y adicción conductual. El trastorno por uso de sustancias puede explicarse como la utilización compulsiva de drogas o alcohol que resulta en dependencia física y emocional. La adicción conductual implica una necesidad irresistible de participar en ciertas actividades provocadas por estímulos placenteros, como el juego o el uso de Internet. Ambos tipos de adicción comparten procesos subyacentes comunes que involucran la vía de la dopamina, lo que refuerza la compulsión. La adicción a las drogas afecta la mente y provoca cambios en la química del cerebro, inestabilidad emocional y deterioro cognitivo. Provoca cambios de humor, ansiedad, depresión y alteración de la toma de decisiones.

Abordar la adicción requiere un enfoque diverso. La terapia conductual implica prácticas como la terapia cognitivo-conductual (TCC), que ayuda a las personas a identificar los desencadenantes y desarrollar técnicas para controlar los antojos y prevenir las recaídas de forma eficaz. El tratamiento asistido por medicamentos (MAT) combina medicamentos específicos con servicios de asesoramiento para abordar los síntomas de abstinencia y los fuertes impulsos, lo que demuestra ser particularmente eficaz para quienes luchan contra la dependencia de opioides y alcohol. Los grupos de apoyo ofrecen un valioso apoyo entre pares y al mismo tiempo responsabilizan a las personas de sus acciones, mientras que el tratamiento de diagnóstico dual busca abordar cualquier trastorno de salud mental concurrente junto con las conductas adictivas. Actividades como el yoga y la meditación contribuyen significativamente a un viaje de recuperación completo que se centra en restaurar el bienestar físico, mental y emocional.

Articulos relacionados