¿Qué es la química aplicada? – Definición y ejemplos

Publicado el 7 septiembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

¿Qué es la química aplicada?

Hay muchos lemas que se utilizan para describir los detergentes para ropa, desde “Ningún otro jabón como este” hasta “Protégelos antes de que se desvanezcan” y “Mancha, ¿qué mancha?” No es de extrañar que todos estén compitiendo para captar su atención: ¿alguna vez ha caminado por el pasillo de limpieza de una tienda solo para sentirse abrumado por todas las opciones? Ya sea un quitamanchas o un potenciador de energía, la química aplicada es la ciencia detrás de las diferencias y mejoras entre productos como el detergente para ropa.

La química aplicada es la aplicación de los principios y teorías de la química para responder una pregunta específica o resolver un problema del mundo real, a diferencia de la química pura , que tiene como objetivo mejorar el conocimiento dentro del campo.

Digamos que su objetivo es encontrar una cura para una enfermedad: el Alzheimer. Trabajas duro en el laboratorio creando un medicamento que evita que la demencia se establezca. Este sería un ejemplo de química aplicada, ya que usaste la química para resolver un problema específico del mundo real.

Comprensión del proceso

La química, como otros campos de la ciencia, sigue el método científico , aunque quizás no tan estrictamente. El método científico se compone de técnicas y pautas para realizar investigaciones que ayudan a los científicos a garantizar que sus resultados sean precisos. Exploremos cómo los químicos aplicados en el laboratorio pueden utilizar los pasos del método científico, aunque sea de manera flexible. Tenga en cuenta que algunos científicos siguen procesos que se adhieren más estrictamente al método científico.

Paso 1: Defina su problema o pregunta. Esto es crucial para la química aplicada. Después de todo, el campo se centra en encontrar una respuesta o resolver un problema, por lo que lo primero que debemos hacer es plantear claramente el problema o la pregunta. Esto le ayudará a encontrar el objetivo de su prueba. Por ejemplo, puede determinar que desea abordar un problema con el cuidado del cabello: que no existen productos efectivos para evitar que el cabello rubio se vuelva verde con el cloro. Su objetivo, entonces, es crear un champú que las personas puedan usar antes de nadar para evitar que el cloro afecte el cabello de color claro.

Determinar el problema o la pregunta desde el principio hará que sea más fácil avanzar sin problemas por el resto de los pasos.

Paso 2: abre los libros. Una vez que haya definido su problema, es hora de acumular conocimientos sobre el tema en cuestión. Nuevamente, estamos tratando de usar nuestro conocimiento para resolver un problema. Entonces, mirando nuestro ejemplo de cuidado del cabello, podría investigar las propiedades químicas del cloro y tratar de comprender cómo reacciona con el cabello humano para cambiar de color. A su vez, puede descubrir formas potenciales de detener esa reacción o proteger el cabello del cloro. Esto ayudará a guiar su investigación en la dirección correcta.

Paso 3: Diseñe el estudio. Ahora, puede pasar a investigar el diseño. El objetivo es crear una estructura conceptual en la que realizarás tu estudio. Hay varios tipos de diseños de estudios, como diseños de diagnóstico, experimentales y exploratorios, pero puede planificar sus pruebas de la forma que mejor se adapte a sus objetivos.

Por ejemplo, para crear un producto que protegerá el cabello del cloro, puede comenzar probando las reacciones que ocurren entre el cloro y otras sustancias químicas. Una vez que haya encontrado una mezcla que crea que funcionará, puede probar el producto en piel de ratón antes de pasar al cabello humano.

Paso 4: llega a una conclusión y comparte. Después de todo su arduo trabajo en el laboratorio, todavía queda un poco más por hacer. Revise sus resultados para llegar a una conclusión. Es posible que desee hacerse preguntas para llegar a una conclusión. ¿Qué aprendiste? ¿Pudiste aplicar todo lo que aprendiste para resolver el problema? ¿Se necesitan mejoras? Y, por supuesto, ¡no olvide compartir sus hallazgos con los demás! Si creó un nuevo medicamento o encontró una mejor manera de conservar los alimentos, busque publicar su estudio, comercializar el producto y compartirlo con los medios.

Ejemplos del mundo real

La química aplicada es bastante versátil. Podemos utilizarlo para descubrir nuevos productos o mejorar la amplia gama de productos ya disponibles, así como para responder algunas de las preguntas más desconcertantes del mundo. Un gran ejemplo de química aplicada en acción es el desarrollo de la refinería de petróleo. Fue impulsado por la ingeniería petrolera, que aplica tanto la química como la geología, las matemáticas, la física y la ingeniería, para crear una forma rentable de refinar este recurso natural. Los químicos aplicados en la industria del petróleo trabajaron arduamente para encontrar una solución a los costosos y lentos métodos de convertir el petróleo en productos útiles a principios del siglo XIX, y su investigación los llevó al desarrollo de la refinería de petróleo moderna.

Como mencionamos anteriormente, el detergente para ropa es un producto de química aplicada, pero no se detiene en el pasillo de la lavandería. Desde la amplia selección de jabón para platos hasta muchos aromas de ambientadores, muchos de los productos para el hogar que utilizamos se produjeron mediante química aplicada. Te permite elegir entre una vela que huele a lino limpio y otra que huele a manzana y canela. La ciencia aplicada es responsable de la inmensa variedad de productos disponibles para el consumidor moderno.

Resumen de la lección

La química aplicada se enfoca en aplicar el conocimiento y los principios de la química para resolver un problema del mundo real o responder una pregunta específica. El método científico se puede utilizar para delinear el proceso de investigación de la química aplicada, que generalmente implica estos pasos:

  • Definiendo tu problema
  • Leer literatura aplicable
  • Diseñando el estudio
  • Concluir y compartir sus resultados

Los ejemplos de química aplicada incluyen la creación de la variedad de detergentes para ropa en el mercado y el desarrollo de refinerías de petróleo.

Articulos relacionados