foto perfil

Sistemas de apareamiento de animales, elección de pareja, selección sexual y competencia masculina

Publicado el 31 octubre, 2020

Apareamiento animal

Seleccionar pareja es una de las decisiones más importantes que tomará un animal, ya sea un ratón de laboratorio o un ser humano, a lo largo de su vida. Por supuesto, no todos los animales se aparea de por vida, pero el acto de aparearse es una inversión considerable. Esencialmente, es una proclamación de que hay suficientes rasgos deseables sobre este individuo que deberían transmitirse a la siguiente generación.

En esta lección, veremos una descripción general muy generalizada de cómo se comportan los animales cuando están en el mercado buscando pareja. Cuando sea apropiado, haremos referencia al comportamiento humano, pero tenga la seguridad de que todo lo que hablamos en esta lección se aplica a casi todo el reino animal.

¿Qué hace a un gran compañero?

Comencemos respondiendo una de las preguntas más fundamentales de todas: ¿qué hace que una pareja sea grandiosa? Claro, podrías adoptar un enfoque realmente romántico y preguntarles a tus abuelos cómo se enamoraron. Si tuvieron éxito en formar una familia, entonces en la especie humana, esa es una combinación de apareamiento bastante exitosa. Pero digamos que tus abuelos dicen algo casi cursi, como la forma en que era tan divertido y encantador o el hecho de que tu abuelo pensaba que tu abuela era hermosa. ¿Te están dando información inútil?

En realidad no. Lo que tus abuelos están diciendo esencialmente es que se eligieron entre sí en función de sus genes. Tome a cualquiera que la sociedad considere atractivo, y verá que su rostro es realmente una trampa para su código genético. Todo lo que consideramos atractivo de alguien es en realidad la naturaleza diciendo que tiene buenos genes. Incluso con sentido del humor, pero hablaremos de eso en un minuto. Lo importante aquí es que, abrumadoramente, en el reino animal, existe el deseo de transmitir solo los mejores genes.

Seleccionar un compañero y ser seleccionado

Por lo tanto, si queremos que nuestros genes se transmitan, es mejor que exhibamos nuestros mejores genes. Si fueras un oso, esa puede ser la capacidad de alcanzar la rama más alta o rugir más fuerte. Para nosotros, eso significa lucirse. Sin embargo, la belleza no es superficial y esto no se convertirá en una lección sobre cómo arreglarse. En cambio, cuando está en su mejor momento, tiene confianza. Ahora, no quiero sonar como un libro de autoayuda, pero nuestra manifestación de confianza es realmente cuando mostramos nuestros mejores genes.

Hablando de confianza y presumir, echemos un vistazo al pavo real. Realmente son los botes del reino animal. Todas esas plumas azules y verdes no sirven más que para llamar la atención de una hembra. Es la máxima medida de confianza, casi como si el pájaro gritara: ‘¡Oye, mírame, no tengo miedo de ese tigre que acecha en los arbustos!’ En resumen, la confianza es atractiva a nivel genético.

Competición Masculina

El pavo real no solo tiene que preocuparse por el tigre en los arbustos, sino también por todos esos otros pavos reales machos. Aquí radica una gran diferencia entre machos y hembras en el reino animal y una de la que la sociedad humana, en gran medida, se ha transformado. Criar a los jóvenes requiere mucha inversión, y esa inversión proviene en gran parte de la mujer. Como tal, las hembras tienden a buscar el mejor conjunto de genes para transmitir. Ese pavo real hembra solo quiere la atención del pavo real más extravagante y no tiene tiempo para que cualquiera que no tenga la composición genética tenga tanta confianza. Mientras tanto, los machos de muchas especies no tienen que hacer una gran inversión para criar a sus crías, por lo que buscan aparearse con tantas hembras como sea posible.

Hay algunas excepciones muy notables. Obviamente, muchos humanos tienden a valorar la idea del matrimonio, pero mi ejemplo favorito personal de esto en el reino animal es el pingüino. Los pingüinos se aparean de por vida, y esto se debe en gran parte a que los machos tienen el enorme deber de criar a las crías. Como tal, lo mejor para el macho es asegurarse de que el polluelo de pingüino sobreviva.

Resumen de la lección

En esta lección, analizamos los hábitos de apareamiento de los animales, comparándolos con los hábitos humanos cuando fue apropiado. Vimos que el objetivo principal del apareamiento es asegurarse de que el mejor conjunto de genes se transmita a la siguiente generación. Los animales tienden a mostrar su genética de varias formas, desde los humanos disfrazados para una fiesta hasta los pavos reales mostrando las plumas de la cola. Esa confianza en las habilidades genéticas de uno es un fuerte marcador en la naturaleza para tener esos buenos genes en primer lugar.

Aún así, existen diferencias. Las hembras tienden a buscar la calidad sobre la cantidad, mientras que los machos, sin invertir en dar a luz y criar a las crías, se centran en la cantidad. Dicho esto, hay una serie de excepciones, que van desde los humanos hasta los pingüinos.

Sistemas de apareamiento de animales, elección de pareja, selección sexual y descripción general de la competencia masculina

búhos

Condiciones Explicaciones
Apareamiento Representa una proclamación de que hay rasgos deseables de un individuo que deben transmitirse a la siguiente generación.
Seleccionar un compañero puede ser tan simple como elegir uno con el rugido más fuerte o las plumas más fuertes
Competición masculina las hembras buscan aquellas con el mejor conjunto de genes para aparearse; los pingüinos se aparean de por vida

Los resultados del aprendizaje

Trabaje en la lección con el objetivo de demostrar que puede:

  • Reconocer la importancia de la selección de pareja entre los animales.
  • Entender las cosas que pueden ser una gran pareja.
  • Describir las formas en que los animales eligen y atraen parejas.
  • Contraste algunos rituales de apareamiento de animales con los de los humanos

Articulos relacionados