Socialización de Género: Definición, agentes y ejemplos

Publicado el 24 marzo, 2024 por Rodrigo Ricardo

¿Qué es la socialización de género?

El término sexo se refiere a las características biológicamente determinadas de hombres y mujeres. El término género se refiere a características socialmente construidas asignadas a los sexos. En todas las culturas, las normas, comportamientos y expectativas sociales están asociados con lo que significa ser hombre o mujer. La socialización de género es el proceso de enseñar a los individuos cómo comportarse según las expectativas sociales de su género, conocidos como roles de género.

La socialización de género implica la enseñanza de estereotipos de género. Los estereotipos de género son ciertos comportamientos y actitudes que se consideran característicos de niños o niñas. Un ejemplo de estereotipos de género es que las niñas son pasivas y los niños agresivos. La mayoría de los niños comienzan a aprender los estereotipos de género cuando tienen tres años.

Agentes de socialización de género

La mayor parte de la socialización de género proviene de los contactos más estrechos del niño en la primera infancia, principalmente los padres y la escuela. También puede provenir de fuentes más lejanas, como los medios de comunicación.

Padres

Los padres brindan a los niños sus primeras experiencias con respecto a las expectativas de género. Los padres actúan como modelos de género para los hijos y las madres modelan los roles de género para las hijas. Los padres esperan que los niños y las niñas tengan diferencias relacionadas con el género en habilidades y rasgos de personalidad. Los padres refuerzan estas expectativas específicas de género de muchas maneras.

Una forma en que los padres refuerzan las expectativas de género de sus hijos es a través del juego. Un ejemplo de esto es el tipo de juguetes que ofrecen. Por ejemplo, normalmente se proporcionan muñecas y utensilios de cocina para las niñas y equipamiento deportivo y coches de juguete para los niños. Se espera que el juego de los niños sea más activo y el de las niñas más pasivo. Por ejemplo, normalmente se espera que las niñas jueguen a tomar el té y que los niños jueguen a la guerra.

Otra forma en que los padres refuerzan las expectativas de género es mediante la asignación de tareas domésticas. Por lo general, a las niñas se les asignan tareas domésticas como lavar la ropa o lavar los platos. A los niños se les asignan tareas más activas físicamente, como cortar el césped o sacar la basura. Vestir a los niños con ropa específica de su género o decorar sus dormitorios con temas específicos de su género es otra forma en que los padres enseñan las normas de género.

Tradicionalmente, los padres han tenido ciertas expectativas para el futuro de sus hijos basadas en el género. Por ejemplo, se esperaba que los niños se convirtieran en proveedores de sus futuras familias, mientras que se esperaba que las niñas se convirtieran en madres y amas de casa. Sin embargo, la dinámica familiar ha cambiado drásticamente en el último medio siglo. El hogar biparental, con el padre como sostén de la familia y la madre como ama de casa, ya no es el estándar. Algunos padres todavía tienen expectativas tradicionales, mientras que otros tienen expectativas más igualitarias y sin restricciones para sus hijos e hijas.

Escuelas

Los docentes, los pares y los materiales curriculares son los principales agentes de socialización de género en las escuelas.

Los materiales curriculares, como los libros de texto, históricamente han contenido imágenes y textos estereotipados de género. Sin embargo, los recursos escolares modernos contienen representaciones mucho más igualitarias de los roles de género.

Los docentes contribuyen a la socialización de género de los estudiantes de varias maneras. Una es modelando los roles de género. Por ejemplo, los profesores varones tienden a entrenar más equipos deportivos escolares que las profesoras. Las profesoras tienden a ser más cariñosas y cuidadosas con los estudiantes.

Los maestros pueden exhibir expectativas de género de los estudiantes en el aula. Por ejemplo, un maestro puede establecer centros de actividades según el género. Se espera que los niños prefieran los centros de construcción con bloques o Legos. Se espera que las niñas prefieran los centros de disfraces o de cocina. Los profesores pueden esperar inconscientemente que los niños sean mejores en matemáticas que las niñas o que las niñas sean mejores en lectura.

Los profesores también pueden utilizar el género como forma de organizar actividades grupales. A los niños y a las niñas se les puede pedir que hagan fila por separado. O se les puede pedir que se sienten en orden niño-niña-niño para disuadirlos de hablar.

En la escuela, los niños tienden a interactuar más con sus compañeros del mismo sexo. Los pares modelan los roles de género entre sí. Los niños que no se ajustan a los roles de género probablemente serán intimidados o condenados al ostracismo.

Medios de comunicación

La palabra “medio” se refiere a una forma de hacer algo. Por ejemplo, la televisión es un medio de comunicación de masas. También lo es Internet. “Medios” es la forma plural de la palabra medio. Todas las formas de comunicación de masas se denominan colectivamente medios de comunicación o “los medios de comunicación”. Los medios incluyen libros, televisión, películas, anuncios, Internet, música y videojuegos.

Las imágenes y mensajes producidos por los medios influyen fuertemente en cómo las personas entienden el mundo. Desde la primera infancia, los estereotipos de género presentados en los medios juegan un papel clave en la socialización de género.

Las mujeres han sido retratadas en los medios en roles menos dominantes o poderosos que los hombres. Los hombres han sido retratados como más agresivos o violentos que las mujeres. Es más probable que las mujeres sean retratadas como víctimas o en roles domésticos. Al mismo tiempo, es más probable que los hombres sean retratados como delincuentes o en los negocios o la industria. Estas representaciones afectan las percepciones sociales de los roles de género.

Los agentes de la socialización de género (padres, escuelas, profesores, pares, medios de comunicación) son todos elementos del entorno de cada uno. El género también está influenciado por factores biológicos. Hombres y mujeres tienen diferencias en genes, hormonas sexuales y composición cerebral. El desarrollo de género es una combinación de factores ambientales y biológicos.

Ejemplos de socialización de género

Ejemplo

Tamika está esperando un bebé. Acaba de enterarse de que el bebé será una niña. Invita a todos sus amigos a su casa para que la ayuden a pintar y decorar la habitación del bebé. Pintan las paredes de color rosa pastel y cuelgan cortinas blancas de encaje y cuadros de princesas y unicornios. Sus amigas le organizan un baby shower el fin de semana siguiente y le regalan mantas rosas y ropa de niña. Se divierten pensando en nombres de niña para el bebé. Tamika y sus amigas han iniciado la socialización de género de su bebé.

Ejemplo

Mikey, el hijo de Mike y Janet, acaba de cumplir tres años. El cabello de Mikey llega casi hasta los hombros y se riza en las puntas. Mike quiere llevar a Mikey a su primer corte de pelo. Janet dice que no soporta perder esos adorables rizos de bebé. Mike está de acuerdo y posponen el corte de pelo un poco más. Están en el parque con Mikey la semana siguiente y alguien lo confunde con una niña. Van inmediatamente al peluquero y le cortan el pelo a Mikey. La preocupación de Mike y Janet ahora no es el cabello sino la socialización de género.

Ejemplo

Un grupo de estudiantes de tercer grado hace fila para sacar libros en la biblioteca de la escuela. La mayoría de las chicas han elegido libros de princesas. La chica de la fila detrás de María se da cuenta de que María ha elegido un libro de dinosaurios. Ella le dice a María: “¡Ese es un libro para niños!” Las otras chicas se ríen. María se sale de la fila y corre a buscar un libro de princesas. Los compañeros de María están actuando como agentes de socialización de género.

Ejemplo

Es 1966 y la señorita St. John enseña segundo grado en la escuela primaria local. Se da cuenta de que Ann, una niña de su clase, prefiere trepar a los árboles que jugar con muñecas. En el recreo, Ann se niega a jugar a las casitas con las niñas. Juega a policías y ladrones con los niños. A la señorita St. John le preocupa que algo ande mal. Remite a Ann al psicólogo infantil de la escuela y llama a sus padres para una conferencia. Los padres de Ann dejan de dejarla jugar con los niños del otro lado de la calle después de la escuela. En cambio, su madre le da un proyecto de costura para que trabaje. Más de cincuenta años después, se ha aprendido mucho sobre los roles de género y la socialización de género desde 1966. Los roles de género han evolucionado y padres y maestros han adoptado enfoques más igualitarios para la socialización de género.

Impacto de la socialización de género

El género es una parte fundamental de la salud y el bienestar. La socialización de género puede impactar las vidas de hombres y mujeres de muchas maneras.

Decisiones de vida

La socialización de género tiene una influencia significativa en la trayectoria de la vida. Puede afectar las creencias de un individuo sobre sus habilidades, así como sus elecciones profesionales. Por ejemplo, históricamente a las niñas se les ha enseñado que a los niños no les interesan las niñas que exhiben altos niveles de inteligencia. Debido a esto, muchas niñas han suprimido el interés por las matemáticas o las ciencias y han elegido carreras más acordes con las expectativas de género.

Los niños también tienden a tomar decisiones de vida basadas en estereotipos de género. Por ejemplo, históricamente a los niños se les ha enseñado que el interés por las artes es una cualidad femenina. Por este motivo, muchos niños abandonan la idea de seguir una carrera de danza o teatro en favor de ocupaciones más acordes con los estereotipos masculinos.

La salud de la mujer

La desigualdad inherente de los roles de género puede tener consecuencias para la salud física y mental de las mujeres. Los roles de género tradicionales colocan a las mujeres en posiciones de menor poder que los hombres. La disparidad de poder y la brecha de género en los salarios ha resultado en un menor acceso y autoridad sobre la atención médica para las mujeres.

La desigualdad de género también es un factor que contribuye a la violencia contra las mujeres. La violación conyugal no fue un delito hasta 1976. Antes de eso, las mujeres eran consideradas propiedad sexual de sus maridos. Incluso hoy en día, a las víctimas de violación se les suele culpar de provocar la violación por su comportamiento o por el tipo de ropa que vestían.

El control desigual sobre la atención sanitaria y la protección jurídica contra los delitos violentos es en gran medida producto de la desigualdad de género.

Salud de los hombres

Las expectativas de los roles de género para los hombres pueden afectar su salud física y mental. Se espera que los hombres posean ciertos rasgos de personalidad, como la valentía ante el peligro y una inmensa capacidad para soportar el dolor físico y emocional. Estas expectativas son a menudo poco realistas y poco prácticas y pueden atribuirse a la falta de información sobre la victimización masculina. El fracaso en alcanzar tales expectativas se ve agravado por la creencia de que buscar apoyo social y emocional es un signo de debilidad.

Inconformidad de género

Los niños y adultos que no se ajustan a las expectativas de género suelen ser condenados al ostracismo, ridiculizados, atacados e incluso asesinados por ser diferentes. El estrés relacionado con la inconformidad de género tiene un efecto negativo sobre la salud y el bienestar. La tasa de suicidio es desproporcionadamente alta entre las personas no conformes con su género. Sin embargo, ha habido un aumento significativo en la comprensión y aceptación de la inconformidad de género en los últimos años.

Actualmente se considera que el género es una cualidad menos fija y más fluida. Muchos términos nuevos describen el género. Uno de esos términos es “no binario”. No binario describe la identidad de género que no encaja en la categoría de hombre o mujer.

La socialización de género está cambiando con las concepciones cambiantes de la sociedad sobre la identidad de género y la expresión de la identidad de género. Por ejemplo, el cuestionario de perfil de miembro de Facebook ahora contiene al menos diez opciones de género.

Resumen de la lección

El término sexo se refiere a las categorías biológicas de masculino y femenino. El término género se refiere a las características sociales de hombres y mujeres. La socialización de género es el proceso de enseñar a los miembros de la sociedad cómo comportarse de acuerdo con las expectativas de género o los roles de género. Ejemplos de estereotipos de género son que las niñas son pasivas y los niños agresivos. Los agentes más comunes de socialización de género son los padres, las escuelas y los medios de comunicación.

La socialización de género puede afectar las elecciones de vida de un individuo, como la carrera elegida; también puede afectar la salud y el bienestar de hombres y mujeres. Las personas que no se ajustan al género no se ajustan a las expectativas de los roles de género tradicionales para hombres y mujeres. Las personas que no se ajustan al género pueden experimentar una variedad de reacciones adversas por parte de la sociedad. Sin embargo, en los últimos años se ha visto un aumento en la comprensión y aceptación de la identidad de género no binaria.

Articulos relacionados