foto perfil

Templo de Salomón: Historia, ubicación y significado

Publicado el 7 febrero, 2024

¿Qué fue el templo de Salomón?

El Templo de Salomón era el lugar más sagrado del antiguo Reino de Israel cuando estuvo en pie. Según la Biblia hebrea, la construcción del templo se completó en el año 959 a. C., durante el reinado del rey Salomón, gobernante de Israel. Se mantuvo en pie durante siglos antes de ser demolido por el Imperio neobabilónico en 597 a. C. durante su conquista de Israel.

Ilustración del templo de Salomón, un edificio rectangular, con dos grandes pilares y un fuego en el frente.

En aquella época, el templo era el núcleo de la antigua fe israelita. Esta fe fue la forma más antigua de judaísmo, que hoy es una religión monoteísta importante. Sin embargo, el pueblo israelita no era exactamente monoteísta. En cambio, creían en una serie de dioses, y algunos preferían uno u otro al resto. Los dioses clave del antiguo Israel fueron:

  • Yahvé, un poderoso dios de la tormenta
  • El, un poderoso dios creador

Después de la destrucción del Templo de Salomón, estos dioses se fusionaron y los eruditos israelitas supervivientes rechazaron la existencia de más de un dios. Sin embargo, en la antigüedad, eran deidades distintas.

El Templo de Salomón también es conocido como el Primer Templo. Finalmente le siguió el Segundo Templo, que también fue un lugar sagrado para el judaísmo antes de ser demolido por el Imperio Romano en el año 70 d.C.

Templo de Salomón: Ubicación

El Templo de Salomón estaba ubicado en Jerusalén, la ciudad más importante del antiguo Israel. En particular, estaba ubicado en el Monte del Templo, una colina elevada en Jerusalén. La Biblia hebrea afirma que el templo fue construido en el Monte Moriah, que pudo haber sido el Monte del Templo o pudo haber sido un lugar separado donde la figura mítica de Abraham casi sacrificó a su hijo, Isaac, siguiendo los mandamientos de Dios en la Biblia hebrea.

El Templo de Salomón ya no está en pie hoy. Los arqueólogos no han podido verificar si las ruinas del templo se encuentran debajo del Monte del Templo en Jerusalén debido a los obstáculos que supone iniciar una excavación en un lugar sagrado devastado por la guerra.

Historia del templo de Salomón

Se sabe poco sobre el Templo de Salomón debido a que en su mayor parte no se pueden realizar excavaciones arqueológicas. En cambio, los eruditos deben confiar en su conocimiento más amplio de la historia israelita y la Biblia hebrea. Sin embargo, la Biblia hebrea fue compilada y editada siglos después y estaba más preocupada por la religión que por la historia. Por lo tanto, no todo lo que contiene ese texto puede ser históricamente exacto.

Según la Biblia hebrea, el profeta Moisés condujo al pueblo israelita desde la esclavitud en Egipto hasta la península del Sinaí. Luego, Josué, asistente de Moisés, dirigió a su pueblo en la conquista de Canaán, una tierra que corresponde al actual Israel. Como Dios ordenó, Josué y los guerreros israelitas destruyeron ciudades y establecieron una serie de estados gobernados por las Doce Tribus de Israel. Ahora, la evidencia arqueológica señala el hecho de que el antiguo pueblo israelita nunca vivió en grandes cantidades en Egipto, sino que fue más bien una de varias sociedades cananeas.

A continuación, la Biblia hebrea relata que las Doce Tribus sufrieron una serie de invasiones de fuerzas extranjeras antes de finalmente elegir a Saúl como su rey en 1047 a. Después de Saúl viene el rey David (que mató a un gigante en la guerra), luego el rey Salomón.

El reinado del rey Salomón

Durante su reinado, Salomón recaudó grandes sumas de impuestos de las Doce Tribus y luego dedicó esos fondos a la construcción de un templo en Jerusalén, su capital. Después de unos siete años, el templo estuvo terminado. El Templo de Salomón cumplió propósitos tanto religiosos como políticos, ya que centralizó la fe israelita en la ciudad capital de Salomón y le otorgó mayor autoridad sobre toda la fe.

La división de Israel

Si bien Salomón intentó centralizar el Reino de Israel, fracasó; Después de su muerte, el reino se dividió en el Reino de Israel, en el norte, y el Reino de Judá, en el sur, controlando este último el templo santo.

La Biblia hebrea habla de que los líderes de Judá adoraron a dioses distintos de Yahvé (o El), incluido el dios Ba’al, a lo largo de los siglos.

Las luchas entre los reinos del norte y del sur finalmente provocaron la traición, y Judá se alió con el Imperio neoasirio. En 722 a. C., Asiria invadió Israel y lo destruyó, y muchas personas se trasladaron a otras partes del imperio en un intento de destruir su identidad nacional.

Con el tiempo, un destino similar le sobrevendría al pueblo de Judá. En 597 a. C., el Imperio neobabilónico invadió, derrotó a los ejércitos de Judá, saqueó Jerusalén y destruyó el templo del rey Salomón. El pueblo israelita fue esparcido en el llamado cautiverio babilónico.

Sin embargo, el pueblo israelita no fue destruido. En este período, los sacerdotes israelitas reconceptualizaron la religión, enfatizando el monoteísmo. Yahvé y El finalmente se fusionaron en el Dios singular. En unas pocas décadas, Babilonia fue conquistada por el Imperio Persa, más tolerante, cuyo emperador, Ciro el Grande, devolvió Jerusalén al pueblo israelita. Como resultado, construyeron el Segundo Templo, que finalmente se completó en el año 515 a.C.

Importancia del templo de Salomón

El Templo de Salomón fue el sitio más importante de todo el antiguo Israel. Era el núcleo de la religión local, donde se decía que los sacerdotes contactaban a Yahvé y se hacían ofrendas para ganarse su favor. También almacenaba varios artefactos sagrados, como el Arca de la Alianza, que contenía los Diez Mandamientos dados a Moisés en el Sinaí. La gente se reunía en el patio principal, que quizás funcionaba como núcleo cívico de la ciudad.

Arquitectura del templo de Salomón

La Biblia hebrea proporciona una descripción del Templo de Salomón. Tenía forma rectangular (el término arqueológico para esto es langbau ). Afuera estaba el atrio exterior y el Ulam, un pórtico con dos grandes columnas de bronce.

Dentro del Templo de Salomón había dos secciones:

  • El Heikal, o santuario, que era una gran cámara principal completa con un altar.
  • El Kodesh HaKodashim, o el Lugar Santísimo, que era un santuario interior que contenía artefactos sagrados.

Sin embargo, esta descripción puede ser inexacta ya que los arqueólogos no han podido excavar debajo del Monte del Templo para verificar la arquitectura.

Templo de Salomón: Adoración

El Templo de Salomón no se parecía a un templo judío moderno. Por un lado, la antigua religión israelita practicaba el sacrificio de animales a un nivel inmenso. Cuando el templo fue consagrado por primera vez, se dice que el rey Salomón sacrificó 22.000 toros y 120.000 ovejas. El sacrificio de animales era un ritual común, en el que la mayoría de los animales se ofrecían a Yahvé (u otro dios) y el resto se los comían los sacerdotes que mataban al animal.

Si bien al principio el templo estaba dedicado a Yahvé, también se adoraban allí otras deidades, entre ellas Ba’al y una diosa llamada Asera, que era la consorte de Yahvé. Sus tótems fueron retirados del templo por el rey Josías en la segunda mitad del año 600 a.C.

Si bien existían santuarios religiosos más pequeños en toda la región, el Templo de Salomón era el centro de adoración. Se decía que Yahvé y otros dioses estaban físicamente presentes en el templo.

Resumen de la lección

El Templo de Salomón fue el sitio religioso más destacado del antiguo Israel. Como narra la Biblia hebrea, el pueblo israelita se levantó de la esclavitud en Egipto y conquistó Canaán. Finalmente eligieron un rey, Saúl, para que los gobernara. Le siguió David y luego el rey Salomón. Mediante impuestos, Salomón construyó un gran templo en su ciudad capital, Jerusalén. Se decía que este templo se completó en el año 959 a.C. Tenía tres partes principales: un patio exterior, un santuario para el culto y el Lugar Santísimo, que contenía artefactos sagrados como el Arca de la Alianza, que contenía los Diez Mandamientos dados al profeta Moisés.

La antigua religión israelita fue la forma más antigua de judaísmo, pero no era monoteísta. La deidad de la tormenta Yahvé era el dios principal de su antigua fe, pero a él se unían otros dioses como el dios creador El, la diosa Asera y un dios extranjero llamado Ba’al. Todas estas deidades eran adoradas en el templo de Salomón. El sacrificio de animales también era una característica principal de la antigua religión israelita, con ofrendas hechas a los dioses para ganarse su favor. Finalmente, el Templo de Salomón fue demolido en 597 a. C. por las fuerzas invasoras de Babilonia. A finales de ese siglo se construyó un Segundo Templo, mucho más centrado en el monoteísmo.

Articulos relacionados