Rodrigo Ricardo

Tipos de sangre humana: descubrimiento e historia

Publicado el 1 octubre, 2020

Principales tipos de sangre humana

Has oído hablar de los tipos de sangre antes. Cuando ves un drama médico, escuchas a un médico gritar: ¡Necesito tipo A negativo, estadística! Sin embargo, ¿qué significan esas letras aleatorias y símbolos matemáticos?

El tipo de sangre se refiere a marcadores de proteínas específicos, llamados antígenos, que se adhieren a la superficie de los glóbulos rojos. Actúan como una insignia de nombre, diciendo: Hola, mi nombre es tipo A .

En los seres humanos, la sangre se tipifica principalmente en el sistema ABO y Rhesus (Rh) +/-. ABO se refiere a si la sangre tiene una proteína A (tipo A), una proteína B (tipo B), proteínas A y B (tipo AB) o no tiene proteínas (tipo O). El sistema Rhesus dice si alguien tiene el antígeno Rhesus (positivo) o no (negativo).

¿Por qué se estudiaron los tipos de sangre?

Ahora sabe que los tipos de sangre se basan en proteínas adheridas a la superficie de los glóbulos rojos. ¿Qué llevó a los científicos a estudiar estas proteínas? La respuesta a esa pregunta tiene que ver con la función de las proteínas del tipo sanguíneo.

A principios de la década de 1900, los científicos intentaban transfundir sangre humana de una persona a otra. Esta era una forma de salvar vidas cuando un paciente había perdido demasiada sangre.

Un médico llamado Karl Landsteiner, sin embargo, notó que a veces la sangre de dos pacientes diferentes se aglutinaba o aglutinaba . En otros casos, la sangre de dos personas no se aglutina. Landsteiner también descubrió que si se mezclaban muestras de sangre de la misma persona, nunca había aglutinación.

Todas estas observaciones llevaron a Landsteiner a concluir que las personas tienen marcadores de identificación en sus células sanguíneas. Algunas personas tienen los mismos marcadores y algunas personas tienen marcadores diferentes. Landsteiner nombró los diferentes antígenos A y B. Más tarde, O se usó para designar una ausencia de antígenos A o B.

Una persona producirá anticuerpos o proteínas inmunes contra antígenos extraños. Si alguien tiene sangre tipo A, verá la proteína A como normal y no producirá anticuerpos contra ella. Sin embargo, esta persona vería la proteína B como extraña y produciría anticuerpos para atacar la sangre tipo B. Esto significa que un paciente con sangre tipo A no puede aceptar sangre de un donante tipo B.

Un año después, los estudiantes de Landsteiner, Adriano Sturli y Alfred von Decastello, descubrieron un cuarto tipo de sangre, al que llamaron AB. Este tipo de sangre tenía los antígenos A y B y podía recibir sangre tipo A, tipo B o tipo AB.

Descubrimiento del factor Rh

El descubrimiento de Landsteiner ayudó a que las transfusiones de sangre fueran significativamente más seguras. Sin embargo, en 1939, Philip Levine y Rufus Stetson publicaron un artículo que mostraba reacciones en personas con el mismo tipo de sangre. Esto indicó que algún otro factor podría estar involucrado en la compatibilidad del tipo de sangre.

Poco después de esto, Landsteiner y su colega, Alexander Wiener, descubrieron un factor en la sangre humana que podría reaccionar con el suero de mono rhesus. A esto lo llamaron factor Rhesus (Rh). Los seres humanos pueden ser positivos para el factor Rhesus o negativos.

El factor Rhesus funciona de manera similar a los tipos de sangre ABO, excepto que hay solo dos opciones. Alguien que es Rh + tiene la proteína Rhesus, mientras que alguien que es Rh- no la tiene. Alguien que es Rh- solo puede aceptar sangre que sea Rh-. Al comparar a los pacientes para las transfusiones, los médicos deben considerar el tipo de sangre ABO, así como el tipo de sangre del factor Rhesus.

Resumen de la lección

Los tipos de sangre humana describen proteínas en la superficie de los glóbulos rojos que actúan como dispositivos de señalización. Estas proteínas, o antígenos , son reconocidos por anticuerpos , lo que puede ocasionar problemas durante las transfusiones de sangre.

A principios de la década de 1900, Karl Landsteiner descubrió que los humanos podían tener uno de varios tipos de sangre: A, B u O. Descubrió que los diferentes tipos de sangre se aglutinaban o se agrupaban cuando se mezclaban. Siempre que la sangre que reciba un paciente provenga de alguien con el mismo tipo de sangre, no habrá problemas con la transfusión. Sus alumnos Adriano Sturli y Alfred von Decastello descubrieron un cuarto tipo de sangre, un año después, al que llamaron AB.

A fines de la década de 1930, los médicos notaron que los pacientes que deberían tener tipos de sangre compatibles todavía tenían problemas con las transfusiones. Esto llevó a Landsteiner y su colega, Alexander Wiener, a descubrir el factor Rh, otra proteína que se encuentra en los glóbulos rojos.

¡Puntúa este artículo!