Rodrigo Ricardo

Vertebrados: origen, características y diversidad

Publicado el 12 septiembre, 2020

Evolución de los vertebrados

Lo crea o no, debido a ciertas características, usted está relacionado no solo con otros mamíferos como perros, cebras y conejos, ¡sino que también está relacionado con cosas como peces, serpientes y salamandras!

De hecho, todos los animales que tienen columna vertebral son vertebrados . Esto significa que todos los animales que acabamos de mencionar pertenecen a la misma categoría que los humanos porque todos tienen una columna vertebral formada por vértebras, que es de donde proviene el término “vertebrado”.

Como puede ver, los vertebrados constituyen un grupo diverso de animales que representan muchas formas, tamaños, colores, hábitats y ecosistemas diferentes. Pero claramente todos somos diferentes unos de otros; de lo contrario, no podrías distinguir a tu hermana o hermano de una cebra o un pez. Sin embargo, existen algunas similitudes que nos permiten ver cómo nos relacionamos todos, aunque no lo parezca por fuera.

Todos los vertebrados son cordados , que es un grupo de animales que tienen un cordón nervioso dorsal hueco, una notocorda, hendiduras faríngeas y una cola posanal. Para algunos cordados, como los humanos, estas características están presentes solo en ciertas etapas de la vida. Puedes comprobarlo, pero apuesto a que tu cola post-anal desapareció incluso antes de que nacieras. Pero sí tuvo uno durante el desarrollo embrionario, así como las otras características que hacen que los cordados sean únicos de otros animales.

Todos los vertebrados también son cráneos . Estos animales tienen los cuatro rasgos cordados, pero también tienen cabeza, por lo que se les conoce como cordados con cabeza. La palabra ‘cráneo’ significa cráneo, ¡así que este nombre es muy apropiado para nosotros, cordados con cabeza!

Cordados no vertebrados

Antes de continuar, es importante tener en cuenta que, si bien todos los vertebrados son cordados y craneales, no siempre ocurre lo contrario. Hay dos animales en la Tierra que son cordados pero carecen tanto de cabeza como de columna vertebral.

Uno es el tunicado, que es un animal que vive en el océano y parece una bolsa de chorros. La otra es una lanceta, que parece una hoja de cuchillo flotando en el agua. Si bien la lanceta tiene un pequeño “cerebro” al final de su cordón nervioso, ninguno de estos animales tiene cabeza, pero siguen siendo cordados porque poseen esas cuatro características únicas del grupo.

También hay animales que son craneados (y por lo tanto cordados) pero no vertebrados. Los peces brujos entran en esta categoría. Estos interesantes animales parecen anguilas pero son bastante diferentes. Tienen cabeza, pero no columna vertebral ni mandíbula. Las lampreas, que se parecen a los peces brujas, también carecen de mandíbula, pero tienen una columna vertebral rudimentaria, por lo que se consideran vertebrados.

Vertebrados con mandíbulas

Desarrollar una mandíbula fue un gran paso para los vertebrados porque les permitió utilizar una nueva variedad de oportunidades de alimentación. ¿Te imaginas intentar comer tu dieta habitual sin mandíbula? ¡Apuesto a que sería bastante difícil! Tener mandíbula hace una gran diferencia cuando se trata de comida. Por supuesto, tener mandíbula depende de tener cabeza, por lo que todos los vertebrados con mandíbula también son craneales.

Una vez que se desarrollaron las mandíbulas, también lo hicieron los pulmones y los apéndices radiados y lobulados. Nuestros amigos peces modernos tienen aletas radiadas, mientras que los peces pulmonados tienen aletas lobuladas. Los lóbulos de estos animales son muy especiales porque el soporte muscular y esquelético en estos apéndices permitió que la vida saliera del agua y llegara a la tierra.

Tetrápodos y amniotes

Los primeros vertebrados en hacer este viaje a la tierra fueron los tetrápodos . Estos son vertebrados con mandíbulas con dos pares de extremidades (‘tetra’ significa ‘cuatro’, que describe las cuatro patas).

¡No fue poca cosa! Salir del agua y caminar permitió gran parte de la diversidad que vemos en los animales de la Tierra hoy. Ser tan móvil brindó la oportunidad de habitar entornos novedosos, perseguir presas y escapar de los depredadores de nuevas formas.

La etapa final de la transición de los cordados a la tierra viene con los amniotes . Se trata de tetrápodos con huevos adaptados a la tierra, y el nombre proviene del amnios del huevo, que es un saco lleno de líquido que rodea al embrión dentro del propio huevo.

Las ranas no son amniotas porque a pesar de que tienen cuatro patas y pueden moverse por tierra, todavía tienen que poner sus huevos en el agua. Los reptiles y mamíferos tienen una ventaja sobre esto porque no solo viven en la tierra, sino que tampoco dependen del agua para reproducirse. Y aunque la mayoría de los mamíferos no ponen huevos en el suelo, siguen siendo amniotas porque tienen huevos amnióticos.

¿Puedes ver cómo todo esto se junta? Todos los amniotas son tetrápodos, vertebrados con mandíbulas, craneales y cordados. No todos los tetrápodos son amniotas, pero todos son vertebrados, cráneos y cordados con mandíbulas. No todos los vertebrados con mandíbulas son tetrápodos o amniotas, pero todos son cráneos y cordados. Y no todos los vertebrados tienen mandíbulas, son tetrápodos o amniotas, pero todos son craneados y cordados. Y finalmente, no todos los cordados tienen huevos terrestres, cuatro extremidades, columna vertebral o una cabeza, pero aún poseen las características fundamentales que los hacen (ya nosotros) miembros de la clasificación de cordados.

Resumen de la lección

¡Los vertebrados han recorrido un largo camino desde nuestros antepasados ​​cordados! Estos animales que tienen columna vertebral son diversos y están diseminados por todo el planeta.

La historia de los vertebrados comienza hace mucho tiempo con cordados simples que tienen un cordón nervioso dorsal hueco, notocorda, hendiduras faríngeas y una cola posanal. Una vez que se desarrollaron las cabezas, un grupo conocido como craniates se separó del linaje evolutivo. Después de esto, las mandíbulas se desarrollaron en algunos vertebrados, seguidas de pulmones, aletas y luego apéndices lobulados.

Tener soporte esquelético en estos apéndices llevó a la vida en tierra con los tetrápodos , que pudieron caminar sobre sus cuatro patas y explorar nuevos entornos. Finalmente, algunos tetrápodos se ramificaron como amniotas con huevos que se adaptaron al desarrollo en tierra.

Los resultados del aprendizaje

Una vez que haya terminado con esta lección, debería poder:

  • Indicar las características de los cordados.
  • Describir las características de los craneados y enumerar los dos cordados que no son vertebrados.
  • Definir tetrápodos, amniotas y amnios.

¡Puntúa este artículo!