El contrato social en la ética empresarial

Publicado el 6 septiembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Negocios y el mundo

Intente imaginarse el lugar de su empresa en el mundo. Con suerte, es rentable y, si eres como muchos empresarios, eres mucho más rentable que tu competencia. De hecho, algunos de ustedes pueden incluso soñar con tener un monopolio perfectamente legal en el que nadie pueda competir contra ustedes. Después de todo, esta es una visión, no una realidad. Pero mire más allá del resultado final. ¿Hay algo más que esté haciendo su empresa? ¿O son suficientes las ganancias? Después de todo, tienes que complacer a los accionistas.

Uno de los grandes debates que se están librando en la ética empresarial en este momento es cuál debería ser el lugar de una empresa en el mundo. Después de todo, la primera responsabilidad de la empresa es tradicionalmente para con sus accionistas, y los accionistas esperan beneficios. Pero con las violaciones de la ética que afectan a más y más empresas, algunas empresas han optado por ser más proactivas. En esta lección, veremos las actividades de algunas de esas empresas que han optado por hacer más, así como el argumento para hacer menos.

A menudo, escuchará que se hace referencia a esta idea como adhesión al contrato social de la empresa . La teoría del contrato social de la empresa sostiene que las empresas existen con el permiso de la sociedad, siempre que actúen de manera que beneficien a la sociedad. Los teóricos del contrato social creen que una empresa debe tomar decisiones y estructurar sus operaciones de manera que ofrezcan el máximo beneficio a la sociedad. La sociedad se convierte en el actor más importante de una empresa. Esto puede causar conflictos con lo que la mayoría de las empresas consideran su objetivo principal: obtener beneficios.

Como resultado de la teoría del contrato social, algunas empresas están más reguladas que otras, como las empresas de las industrias farmacéutica y de servicios públicos. La naturaleza vital de los productos y servicios de estas industrias y el daño que podría resultar de las prácticas de distribución y mercado ha dado lugar a leyes que permiten al gobierno regular las operaciones y los precios. Los requisitos de sostenibilidad y de ser un buen administrador de los entornos en los que operan es otro ejemplo de las formas en que las empresas se ven afectadas por la teoría del contrato social.

Filantropía

Todas las empresas de éxito ganan dinero. Con suerte, su empresa gana mucho dinero. Sin embargo, lo que una empresa haga con su dinero depende en gran medida de ella. Dicho esto, muchas empresas ven los beneficios de dar dinero con fines filantrópicos . Estos propósitos pueden variar desde la donación a causas locales hasta la celebración de eventos de gala para organizaciones benéficas de alto perfil.

Después de todo, existen algunos beneficios comerciales al hacer este tipo de cosas. Las deducciones fiscales para actividades caritativas reducen la obligación fiscal de una empresa, mientras que el acto de conocer gente en los eventos y galas podría resultar en un aumento de la red. Finalmente, está la buena voluntad de organizar el evento en primer lugar. Los clientes potenciales tienden a responder bien cuando ven que los destinatarios de su dinero usan al menos parte de él de una manera que ayuda a causas más allá de la rentabilidad.

Haciendo lo correcto

Sin embargo, a veces no se requiere una deducción fiscal para lograr muchos de los objetivos de una mayor responsabilidad social empresarial. Varios observadores dicen que debido al mayor tamaño de las empresas y al hecho de que se están volviendo cada vez más ricas, las empresas tienen un papel que desempeñar en las sociedades que las rodean más allá de simplemente pagar un cheque de vez en cuando. A esto a menudo se le llama responsabilidad social corporativa .

En particular, las empresas deben trabajar para minimizar su impacto ambiental mientras ayudan a brindar mayores oportunidades sociales. Nuevamente, el impacto comercial de hacer esto es bastante obvio: los mejores intereses de una empresa no se satisfacen destruyendo su entorno local, mientras que el aumento de las oportunidades sociales para la comunidad podría resultar en más clientes o empleados capaces en el futuro. Sin embargo, eso no es todo lo que significa una mayor responsabilidad social empresarial. No utilizar el ‘peso’ de la empresa para lograr lo que algunos podrían ver como deseos egoístas también cae dentro de la responsabilidad social corporativa.

Controversia

Aún así, antes de adelantarnos a nosotros mismos, retrocedamos y asumamos que no hay responsabilidad social corporativa. ¿Deberíamos tratar a las empresas como monolitos desalmados que solo están ahí para ganar dinero y distribuirlo entre sus accionistas? Bueno, esa es una forma de verlo. Después de todo, al dar dinero directamente a los accionistas, la carga recae sobre el accionista para realizar actividades filantrópicas.

Además, el accionista no tiene que pagar por un equipo de responsabilidad social corporativa o planificadores filantrópicos ni nada de eso. Eso significa que potencialmente se puede dar más dinero para hacer del mundo un lugar mejor. Ella puede simplemente entregar el dinero como mejor le parezca como accionista sin tener que pasar por el aparato de la compañía para hacerlo. Por supuesto, existe la preocupación de que el accionista no entregue dinero, pero ese no es el problema de la empresa, ¿verdad?

Resumen de la lección

En esta lección, analizamos el contrato social entre empresa y sociedad. En resumen, algunos sienten que los negocios le deben algo a la sociedad porque se les permite realizar negocios en la estructura construida por la sociedad. Esta responsabilidad toma dos formas, como filantropía que implica dar dinero y responsabilidad social corporativa que implica hacer lo correcto. Sin embargo, hay quienes sienten que la mejor manera de que las empresas cumplan con el contrato social es que el poder real detrás de la empresa, los accionistas, realice las buenas acciones en cuestión.

Articulos relacionados