James Madison en la Revolución Americana

Publicado el 18 octubre, 2021

James Madison

No debería sorprendernos saber que la mayoría de los primeros presidentes estadounidenses habían participado en la Revolución Americana. La mayoría de las personas involucradas en la política estadounidense temprana habían servido de alguna manera. Una de esas personas fue James Madison (1751-1836), el cuarto presidente de la nación. Sin embargo, las experiencias de Madison fueron un poco diferentes. Acosado por problemas de salud, nunca peleó en la guerra como lo había hecho George Washington. En cambio, luchó las batallas políticas de la Revolución. Considerando que la Revolución fue una experiencia sin precedentes sin una respuesta clara sobre cómo una nación podría existir realmente con un estilo de gobierno representativo, Madison terminaría envuelto en algunas de las batallas más cuesta arriba de la revolución.


James Madison fue el cuarto presidente de los Estados Unidos
nulo

Antes de la revolución

En la década de 1760, James Madison fue educado y preparado para asumir su lugar entre los ricos terratenientes de Virginia. Su padre era un exitoso propietario de una plantación que nunca había recibido una educación formal y buscaba al joven James para cimentar el ascenso de la familia al estatus. James era un adolescente cuando los colonos estadounidenses irrumpieron en una protesta contra el Impuesto de Timbre. Se graduó del College of New Jersey (ahora llamado Princeton) en 1771, no mucho después de que la Masacre de Boston resultara en la revocación de los odiados deberes de Townshend.

Mientras esto sucedía, Madison estaba siendo educada en todas las ideas más grandiosas de la Ilustración , el movimiento filosófico que sentó las bases para las ideas estadounidenses sobre el gobierno representativo, los derechos humanos y los objetivos de la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. . El mismo Madison estaba particularmente involucrado en los conceptos de libertad religiosa y libertades civiles.

Madison regresó a la plantación de su familia mientras los manifestantes en Boston arrojaban miles de toneladas de té en el puerto, y los británicos respondían con los llamados Actos Coercitivos. El condado de Madison, de mentalidad revolucionaria, comenzó a reclutar miembros de la milicia, y Madison aprendió a usar un rifle. También comenzó a encontrar un lugar en la política de Virginia, luchando contra el encarcelamiento de predicadores sin licencia.

Comienza la revolución

Cuando la Revolución Americana estalló oficialmente en 1776, Madison no pudo alistarse debido a su mala salud (una condición que lo siguió durante muchos años de su vida). En cambio, buscó y ganó las elecciones para la convención estatal, que se reunió para redactar una constitución independiente para el estado de Virginia. Madison trajo su educación y pasión a la asamblea y fue fundamental para cambiar la política de tolerancia religiosa de la convención a una de absoluta libertad religiosa. La constitución del estado de Virginia fue una de las primeras en la nación, y estuvo entre las más revolucionarias. Totalmente dedicado a los ideales de la Ilustración de los derechos del pueblo, pasó a establecer el listón para casi todas las constituciones estatales a seguir.


Patrick Henry habla en la asamblea de Virginia, el organismo con el que Madison ayudaría a redactar la constitución del estado.
nulo

La revolución y más allá

Durante los siguientes años, Madison trabajó en el Consejo de Estado, ayudando a apoyar las políticas liberales revolucionarias de Thomas Jefferson. En 1779, Madison fue seleccionada por la legislatura de Virginia para ser una de sus delegadas al Segundo Congreso Continental , el joven cuerpo legislativo que dirigía la Revolución. Madison se unió al Congreso justo cuando se estaba redefiniendo y ayudó al organismo a adoptar su primera pseudoconstitución, los Artículos de la Confederación. Este fue el primer documento que le dio al Congreso algún sentido de autoridad y poder legítimos, y allanó el camino para la Constitución de los Estados Unidos varios años después.

Cuando la Revolución llegó a su fin, James Madison se mantuvo activo en la política estadounidense. Ayudó al revolucionario estadounidense John Jay a prepararse para las negociaciones que pondrían fin a la guerra, incluidas las disposiciones con España que otorgaron a Estados Unidos el control total del río Mississippi. Comenzó a abogar por un gobierno central más fuerte y propuso darle más poder al Congreso (un cambio que vendría con la posterior adopción de la Constitución). Continuaría ayudando a construir la nueva nación, participaría en la primera legislatura de Virginia, ayudaría a redactar la Constitución de los Estados Unidos y convencería a George Washington de que saliera de su jubilación. Incluso sin disparar un solo tiro, James Madison ayudó a dar forma a la Revolución Americana.


Madison en 1783, justo después del fin de la Revolución.
nulo

Resumen de la lección

James Madison (1751-1836) fue el cuarto presidente de los Estados Unidos. Como la mayoría de los presidentes de esa época, había participado en la Revolución Americana, pero lo hizo en una facción estrictamente política. Acosado por problemas de salud, nunca pudo luchar, sino que ayudó a redactar la primera constitución estatal de Virginia, participó en el Segundo Congreso Continental , ayudó a definir los Artículos de la Confederación y participó en la negociación del fin de la guerra. Fue un firme defensor de muchos ideales revolucionarios de la Ilustración , en particular la libertad de religión. Puede que James Madison no haya luchado en la Revolución, pero estuvo en la primera línea de algunas de las batallas políticas más duras de la historia de Estados Unidos.

5/5 - (5 votes)