foto perfil

Ma’at: Definición y principios en el Antiguo Egipto

Publicado el 10 junio, 2021

Ma’at como diosa egipcia

Probablemente hayas escuchado o visto estatuas de deidades egipcias como Anubis, el dios con cabeza de chacal, o Ra, el dios del sol, pero ¿sabías que los egipcios tenían una diosa que era una encarnación de la moralidad y la justicia? gobernó toda su sociedad? Esta diosa se llamaba Ma’at , era hija de Ra y estaba casada con el dios de la luna, Thoth. Ma’at era la deidad que guiaba la ética, la moral y la justicia, por lo que, naturalmente, ayudó a determinar quién llegaría al más allá y quién no. En las representaciones egipcias de Ma’at, por lo general tiene alas y una pluma solitaria que representa la verdad. Según los egipcios, ella pesaría los corazones de los muertos en una balanza contra su pluma para determinar si pasaban al más allá o simplemente dejaban de existir.


Dibujo de Maat frente a la tumba de Ramsés III
Dibujo de Maat frente a la tumba de Ramsés III

Ma’at como estándar moral

Si bien Ma’at era una diosa, también era la encarnación de la idea más amplia de orden o equilibrio, que era muy valorada en un mundo caótico. Ma’at era particularmente importante para la estructura social del antiguo Egipto porque la gente estaba enfocada en mantener el orden en todas las cosas. Los sacerdotes tenían el trabajo de mantener este orden y eran portavoces de Ma’at, sirviendo como jueces en una variedad de temas, desde el asesinato hasta la pereza. Los sacerdotes simbolizarían la verdad y la rectitud de sus sentencias sobre crímenes dibujando la pluma de Ma’at en sus lenguas.

Consecuencias del caos

Dado que Ma’at actuó como el fundamento de la ley egipcia, no es sorprendente que la mayoría de los egipcios tuvieran cuidado de seguir las leyes de Ma’at y mantener el orden en sus vidas. Así como había una variedad de delitos punibles por los sacerdotes, había una variedad de castigos que se ajustaban a la gravedad de los delitos. Si una persona es sorprendida siendo vaga, se le puede cobrar una multa monetaria. Si pillan a una persona robando, es posible que le corten la mano. Si una persona cometió un asesinato, podría ser ejecutada.

Si bien estos castigos eran lo suficientemente aterradores como para mantener el orden en la sociedad egipcia, era aún más importante seguir las leyes para evitar consecuencias negativas en la otra vida. Después de la muerte, Ma’at sopesaría el corazón de la persona muerta, simbolizando sus pensamientos, acciones e intenciones, contra su pluma de verdad en una balanza. Cualquiera cuyo corazón fuera al menos igual a la pluma podía ir con Osiris , el dios del inframundo, al paraíso. Sin embargo, cualquier persona cuyo corazón estaba más pesado, mostrando que lo había contaminado con el caos, tenía su corazón devorado por Ammut , un dios demonio con la cabeza de un cocodrilo, y esa persona ya no existiría.


Escena egipcia del corazón de los muertos siendo pesado contra la pluma de Maat por Anubis mientras Ammut espera para devorar posiblemente el corazón.
Escena egipcia del corazón de los muertos comparado con la pluma de Maat por Anubis mientras Ammut espera.

El papel del faraón

El faraón , la figura del rey del antiguo Egipto, estuvo directamente involucrado en esta defensa del orden de Ma’at durante la vida en la tierra y, por lo tanto, fue visto como una extensión de la diosa. Si bien las personas tendrían cuidado de tener orden y equilibrio en sus propias vidas, el faraón era responsable de asegurarse de que toda la nación funcionara de esta manera. Si el faraón no hacía su parte apaciguando a los dioses a través de ofrendas y la construcción de templos, o no actuaba como un gobernante honesto y poderoso, la nación sería abandonada por Ma’at, provocando la ” escala ” del orden y el caos. para caer en el caos. Esto podría provocar hambrunas y ser conquistado por naciones enemigas, por lo que el faraón tuvo cuidado de cumplir con los estándares de Ma’at.

Resumen de la lección

Ma’at era una diosa increíblemente importante del antiguo Egipto que encarnaba el orden, la moral y la justicia. Sopesó los corazones de los muertos contra su pluma de verdad para determinar su destino final. Los sacerdotes eran responsables de juzgar las acciones de las personas durante su vida, pero después de su muerte, Ma’at dictaminó si eran dignos de entrar al más allá con Osiris , el dios del inframundo, o si sus corazones serían consumidos por el demonio. dios Ammut . El faraón era responsable de guiar a toda la nación para que siguiera las leyes y los ideales de Ma’at para ayudar a poner orden en Egipto.

Articulos relacionados