¿Quién era Sísifo en la mitología griega?

Publicado el 17 noviembre, 2020

Sísifo

Algunos mortales en la mitología griega son recordados por sus actos de valentía y los dones que los dioses les otorgaron por su heroísmo. Otros son recordados por su engaño y el castigo que los dioses consideran su justa recompensa. Una vez tal figura fue Sísifo , un hombre inmortalizado en la mitología por su castigo (y no, su castigo no era ese nombre). Su castigo fue empujar una piedra colina arriba por la eternidad.


¿Qué hizo Sísifo para merecer este destino?
nulo

Sísifo fue uno de los grandes reyes de la humanidad y fundador de la ciudad Ephyra (más tarde llamada Corinto). Era conocido por ser el humano más inteligente del mundo, pero también era una especie de tirano psicótico que engañaba a los viajeros para que entraran en su ciudad, donde los mataba. Aun así, ni siquiera eso le valió a Sísifo su castigo. En la mitología griega, había un pecado mayor que cualquier otro, y Sísifo lo cometió. Se volvió tan orgulloso como para creer que podía burlar a los dioses.

Los trucos de Sísifo

Cuando Sísifo apareció en la mitología griega, casi siempre fue en conexión con alguna estafa o táctica que estaba operando. Los autores griegos diferían en sus interpretaciones de Sísifo, pero lo que veremos hoy son principalmente las historias contadas por el poeta Homero. Homer vio a Sísifo como el más inteligente de los humanos, aunque uno caracterizado por su arrogancia. Esa se convirtió en la versión de facto del personaje después de Homer.

Entonces, ¿en qué tipo de travesuras se metió Sísifo? Necesitamos comenzar reconociendo que Sísifo comenzó a irritar a los dioses desde el principio. Cuando atrajo a los viajeros a su ciudad y los mató, no solo estaba siendo un tirano. Violaba el concepto griego de hospitalidad, que era tan sagrado que en realidad estaba directamente bajo la jurisdicción del propio Zeus. Aquí es donde comenzamos a ver por primera vez la voluntad de Sísifo de desafiar los mandatos de los dioses.

Ya en el lado malo de Zeus, Sísifo aparentemente sella su destino al robar secretos de los dioses. Entre ellos se encontraba el paradero de la ninfa Egina a quien Zeus había secuestrado. Harto del arrogante mortal, Zeus le pidió a la encarnación de la muerte, Thanatos, que tomara a Sísifo y lo encadenara. (En algunas versiones de la historia, es Hades a quien se le asigna esta tarea.) Thanatos lleva a Sísifo al reino donde los Titanes están enjaulados, pero el mortal engaña a Thanatos pidiéndole que demuestre cómo funcionan las cadenas. Sísifo ató a la muerte y escapó. Como resultado, nadie en la Tierra podría morir. Esto significaba que nadie hacía ofrendas a los dioses para curar a sus enfermos y heridos. Los dioses consiguieron liberar a Thanatos y la muerte volvió al mundo.

Más tarde, ya casi era hora de que Sísifo muriera. Le pidió a su esposa que demostrara su amor siguiendo su última petición de arrojar su cuerpo desnudo en la plaza pública. Ella lo hizo y él murió. Sin embargo, a lo largo del río Styx, el muerto Sísifo se encontró con Perséfone, diosa del inframundo. Convenció a la diosa de que el trato que le daba su esposa a su cuerpo era totalmente irrespetuoso y que tenía que regañarla. Perséfone dejó que Sísifo abandonara el inframundo, prometiendo regresar una vez que le enseñara a su esposa cómo respetar adecuadamente a los muertos. Por supuesto, Sísifo no regresó, y el hijo de Zeus, Hermes, se vio obligado a recogerlo y arrastrarlo de regreso.

El castigo de Sísifo

Durante su vida, Sísifo engañó y asesinó a los viajeros (violando las leyes de hospitalidad de Zeus), traicionó los secretos de los dioses, engañó a la muerte para que se encadenara y convirtiera a todos los humanos en inmortales, y engañó a la reina del inframundo para que lo liberara. Se había convencido de que era incluso más inteligente que los dioses, un acto de arrogancia que requería una eterna humillación.


En este jarrón griego del siglo VI a. C., Perséfone supervisa a Sísifo realizando su inútil tarea.
nulo

Como castigo, a Sísifo se le dio la tarea de hacer rodar una enorme roca por una colina muy empinada. Zeus, siendo él mismo un embaucador, encantó en secreto la roca para que cuando Sísifo casi llegara a la cima, rodara alejándose de él, todo el camino de regreso a la base de la colina. Por lo tanto, el destino de Sísifo fue de trabajo eterno e inútil. Pasaría el resto del tiempo intentando cumplir una tarea imposible.

En el siglo XX, Sísifo llegaría a ser visto como un héroe absurdo, uno que se da cuenta de la locura de su tarea y la lleva a cabo de todos modos, por personas como el escritor francés Albert Camus. En algunas interpretaciones modernas, esta fue la última broma de Sísifo a los dioses. Acepta que nunca cumplirá con su tarea y se deleita con la rutina, convirtiendo un castigo en un estilo de vida. Incluso muerto, Sísifo seguía intentando ser el más inteligente de todos.


En el mundo moderno, las caricaturas de Sísifo se utilizan para denotar una tarea absurda o imposible.
nulo

Resumen de la lección

Sísifo fue un personaje de la mitología griega. Fue el fundador y rey ​​de la ciudad de Ephyra (Corinto) y fue considerado por autores como Homero como el más astuto de todos los mortales. Sin embargo, también era arrogante y asesino. Sísifo engañó al dios de la muerte para que se atrapara a sí mismo, haciendo así a todos los humanos inmortales y eliminando cualquier necesidad de adorar a los dioses. Más tarde engañó a la reina del inframundo para que lo liberara, antes de finalmente recibir el castigo eterno de hacer rodar una roca cuesta arriba, solo para que se deslizara hacia abajo tan pronto como se acercaba a la cima. El destino de Sísifo fue pasar una eternidad siendo humillado por el fracaso, un castigo apropiado para el hombre que pensaba que podía burlar a los dioses.

¡Puntúa este artículo!