Rodrigo Ricardo

Arte insular: la edad de oro de Irlanda

Publicado el 4 octubre, 2020

El lugar único de Irlanda en la historia occidental


La isla de Irlanda nunca fue parte del Imperio Romano.
Mapa de Irlanda

El nombre ‘Mediterráneo’ significa el centro del mundo y, durante siglos, el Mediterráneo se ganó este nombre. El arte, la arquitectura, la literatura y la cultura occidentales se desarrollaron a lo largo de las orillas del Mediterráneo. Este complejo cultural, que hoy conocemos como civilización clásica, alcanzó su mayor extensión dentro del Imperio Romano, que se extendió desde Gran Bretaña hasta Egipto y más allá. Con el colapso del Imperio Romano, la civilización clásica se retiró a Oriente, donde perduró otros mil años. A medida que las tribus germánicas llegaron a Occidente, la luz de la civilización mediterránea clásica se apagó, dando paso a una nueva era oscura.

Sin embargo, gran parte de Europa aún vivía a la sombra de su pasado romano. Cuando la gente pensaba en la civilización, pensaba en Roma. De modo que cuando los bárbaros de Occidente dieron sus primeros pasos hacia la civilización, intentaron, con un éxito cuestionable, emular a sus predecesores romanos. Como una niña probándose la ropa y el maquillaje de mamá. Sin embargo, una pequeña isla, en el extremo noroeste de Europa, tenía un enfoque diferente de la civilización. Esa isla era Irlanda. Irlanda nunca fue parte del Imperio Romano. Quizás sea por esta razón que los irlandeses no copiaron servilmente la cultura romana, sino que inventaron una cultura propia. Mientras que el resto de Europa Occidental se sumergió en una era oscura, Irlanda experimentó una edad de oro, creando un arte y una cultura únicos cuyos impactos todavía se pueden sentir hoy.Arte insular .

El impacto del cristianismo en el arte insular

La Edad de Oro de Irlanda está estrechamente relacionada con la expansión del cristianismo. Cuando los anglos y los sajones comenzaron a colonizar la antigua provincia romana de Bretaña, los cristianos que vivían en Gran Bretaña huyeron a la relativa seguridad de Irlanda. Estos cristianos se encontraron aislados de sus vecinos en el continente y esencialmente aislados de la influencia de la Iglesia Católica Romana. Este aislamiento, combinado con la sociedad mayoritariamente agraria de Irlanda, resultó en una forma muy diferente de cristianismo. En lugar de establecer una jerarquía centralizada, como la Iglesia Católica Romana, los cristianos irlandeses establecieron monasterios. El monaquismo tuvo un comienzo temprano en Irlanda y los monasterios comenzaron a surgir en el campo. Los irlandeses no solo construyeron monasterios en Irlanda. Enviaron misioneros a Inglaterra para comenzar a reconvertir a sus vecinos paganos. Desde allí cruzaron los canales, acelerando la conversión de Francia, Alemania y los Países Bajos y estableciendo monasterios desde Poitiers a Viena. Estos monasterios se convirtieron en centros de arte y aprendizaje, produciendo arte de una complejidad sin precedentes, como el Libro de Kells, y grandes eruditos, como el Venerable Beda. Con el tiempo, Irlanda se convirtió en el líder cultural y religioso del noroeste de Europa. Así que echemos un vistazo al arte de esta Edad de Oro irlandesa. Irlanda se convirtió en el líder cultural y religioso del noroeste de Europa. Así que echemos un vistazo al arte de esta Edad de Oro irlandesa. Irlanda se convirtió en el líder cultural y religioso del noroeste de Europa. Así que echemos un vistazo al arte de esta Edad de Oro irlandesa.


Ejemplo de las famosas cruces de piedra encontradas en Irlanda
Cruz de Ruthwell

Raíces del arte insular

El arte insular tiene sus raíces en el trabajo en metal anglosajón. Este arte se identifica fácilmente por sus características bandas entrelazadas. Podemos ver ejemplos de este estilo en el ajuar funerario de los cementerios de la Edad Oscura, como este casco, esta hebilla y esta preciosa tapa de bolso. Durante la Edad de Oro irlandesa, estas bandas entrelazadas encontraron su camino hacia nuevas formas de arte, utilizando medios distintos al metal.

Cruces de piedra

Quizás la más famosa de estas nuevas artes son las cruces de piedra que salpican las Islas Británicas. Los menhires no eran nada nuevo para estas tierras. La gente había estado erigiendo piedras durante miles de años y esculpiéndolas durante al menos algunos siglos. Los pictos de Escocia eran grandes admiradores del tallado en piedra, y parece probable que los cristianos irlandeses se hayan inspirado en estas piedras pictas.

Con la expansión del cristianismo irlandés, la gente comenzó a tallar cruces en piedra. Los espirales sueltos y los remolinos de las piedras pictas fueron reemplazados por las estrechas bandas entrelazadas de metalistería anglosajona. A medida que mejoraron las técnicas y herramientas, la gente empezó a ser más ambiciosa. En lugar de simplemente tallar el relieve de una cruz en piedra, esculpirían una cruz en piedra. Llamaron a estas cruces de piedra “cruces altas”. Los ejemplos más famosos de estas grandes cruces son la Bewcastle High Cross, esculpida en algún momento del siglo VII (que lamentablemente ha perdido su travesaño), y la Ruthwell High Cross, esculpida hasta un siglo después. Este estilo distintivo de talla de piedra se extendería a lo largo del canal, y sus ecos pueden verse en la rica arquitectura de la época gótica y la ajetreada exuberancia del rococó.

Manuscritos iluminados

Mientras los escultores irlandeses estaban ocupados colocando cruces de piedra en las islas, los escribas irlandeses fueron pioneros en nuevos avances en el arte de la iluminación. La iluminación, o la ilustración de manuscritos, había existido por un tiempo. Los primeros escribas cristianos utilizaron la iluminación para ilustrar las Biblias, como esta escena del Génesis de Viena. La iluminación de manuscritos alcanzó nuevos niveles de refinamiento en Irlanda. Las bandas entrelazadas del trabajo en metal anglosajón encontraron una expresión impresionante en las iluminaciones de la Edad de Oro irlandesa. Podemos ver el desarrollo de esta forma de arte en tres famosas Biblias iluminadas: el Libro de Durrow, los Evangelios de Lindisfarne y el Libro de Kells.


Los Evangelios de Lindisfarne describieron a los apóstoles como personas
Evangelios de Lindisfarne

El Libro de Durrow se compuso en el siglo VII. En él, vemos el establecimiento del estilo icónico de bandas entrelazadas Insular. También comenzamos a ver estándares de composición que se repetirían en iluminaciones posteriores. Prácticamente todas las Biblias iluminadas de este período tienen: páginas de alfombra , con diseños intrincados entre libros; páginas de incipit al principio de cada libro; un Chi Rho distinto , por las primeras iniciales de Cristo; e iconos que representan a los cuatro evangelistas. Cada uno de los cuatro evangelios tenía su propia página exclusiva dedicada al apóstol que lo escribió. Puede identificar a los apóstoles por su icono cristiano: Mateo está representado por un ángel, Marcos por un león, Lucas por un buey y Juan por un águila.

Estas tendencias se refinan en los Evangelios de Lindisfarne de finales del siglo VIII. Eche un vistazo a la increíble complejidad de esta página de alfombras. Vea lo complicadas que se han vuelto las iniciales en esta página de Incipit. Y el Chi Rho de Cristo ocupa ahora la mayor parte de media página. Cuando miramos los evangelios, nos espera una gran sorpresa: ¡ahora tenemos personas en lugar de solo animales! Cuando miras a estas personas, puedes notar que las cifras son realmente primitivas. Parece extraño que el escriba pusiera tan minucioso detalle en estos intrincados patrones superpuestos y luego mostrara un desprecio tan absoluto por la forma humana. Entonces, ¿cómo explicamos esta desconexión? Ciertamente no se debe a una falta de habilidad. Algunos historiadores del arte han postulado que los dibujos de figuras humanas eran simplemente menos importantes para los iluminadores de la Edad de Oro irlandesa.

Para cuando llegamos al Libro de Kells, creado alrededor del 800 d.C., la iluminación del manuscrito había alcanzado su cúspide. Los detalles en esta página de alfombras se han vuelto tan finos que necesitas una lupa para verlo todo. La página Incipit se ha vuelto tan ocupada que apenas hay espacio para ningún texto. Y el Chi Rho de Cristo ahora tiene una página para sí mismo. Los iconos de los apóstoles de los cuatro evangelios han vuelto a imágenes muy estilizadas de animales y ángeles, en lugar de figuras de hombres. Esto refuerza la teoría de que a los irlandeses no les preocupaban tanto las figuras de las personas como sus delicados patrones entrelazados. El Libro de Kells marca la cúspide de la iluminación de manuscritos. Nada antes o después se compara con la increíble profundidad, complejidad y belleza de estas iluminaciones.


Una página del Libro de Kells
Libro de Kells

Resumen de la lección

Para repasar, Irlanda fue única entre los países de Europa occidental en el sentido de que nunca cayó bajo el control del Imperio Romano. Cuando el Imperio Romano colapsó, gran parte de Europa colapsó en una era oscura. Sin embargo, los irlandeses independientes no echaron de menos la cultura romana, ya que apenas la conocían. En lugar de suspirar por la gloria perdida de la época romana, los artistas y eruditos de Irlanda iniciaron una gloriosa edad de oro propia. Esta Edad de Oro irlandesa estuvo fuertemente influenciada por la expansión del cristianismo a Irlanda. Con el colapso del Imperio Romano, los irlandeses, a su vez, se dispusieron a extender el cristianismo hacia el continente, acelerando la conversión de Inglaterra, Escocia, Francia, Alemania y los Países Bajos. Estos misioneros irlandeses establecieron monasterios en el norte de Europa, desde Poitiers hasta Viena.

El arte de esta Edad de Oro irlandesa, o arte insular como se le conoce, tiene sus raíces en las bandas entrelazadas de la metalurgia anglosajona. Los artistas insulares transfirieron estas bandas entrelazadas de trabajos en metal a trabajos en piedra y comenzaron a erigir cruces de piedra en las Islas Británicas. Los ejemplos más famosos de estas cruces de piedra son las cruces altas de Bewcastle y Ruthwell. Los escribas insulares aplicaron el mismo estilo de bandas entrelazadas a la iluminación de manuscritos, estableciendo un estilo de iluminación que solo mejoró con los años. Podemos ver el progreso de este arte a lo largo del tiempo comparando las tres Biblias iluminadas más famosas de la época: el Libro de Durrow del siglo VII, los Evangelios de Lindisfarne del siglo VIII y el Libro de Kells del siglo IX.

Resultado de aprendizaje

Cuando haya terminado el video, debería poder:

  • Comprender la Edad de Oro del arte irlandés y la influencia que tuvo en él el cristianismo primitivo.
  • Reconocer la reconversión irlandesa de la Europa continental y el establecimiento de monasterios allí.
  • Cuente el arte insular de la Edad de Oro irlandesa
  • Identificar el uso de metal entrelazado incluido en las cruces de piedra y hermosas iluminaciones ornamentadas de manuscritos.

¡Puntúa este artículo!