Características de la sociedad humana

Publicado el 3 noviembre, 2022

¿Qué es la sociedad humana?

Los flamencos acuden en bandada, los ñus viven en manadas, los delfines nadan en manadas y los humanos construyen sociedades. Las sociedades humanas comenzaron como agrupaciones de personas bastante simples, pero evolucionaron durante miles de años hasta convertirse en sistemas más complejos.

Se podría argumentar que la sociedad humana es su propio ecosistema, increíblemente especial, en el que los organismos vivos, similares y no similares, interactúan juntos y en un entorno compartido. Echemos un vistazo a algunas de las características de este ecosistema que llamamos sociedad humana.

Homogeneidad y heterogeneidad

La homogeneidad, que es la similitud de grupos, se puede aplicar fácilmente a la sociedad. Al igual que el viejo cliché “los pájaros del mismo plumaje vuelan juntos”, también lo hacen los humanos que tienen atributos físicos, creencias, actitudes y perspectivas similares.

Por el contrario, la sociedad humana también necesita heterogeneidad, como en los humanos que piensan de manera diferente, que son diversos en sus fortalezas y habilidades. ¿Cómo se consigue la innovación y la visión de futuro de otra manera? Si somos verdaderamente homogéneos en todo lo que hacemos, es bastante poco probable que la sociedad pueda crecer y adaptarse, y para que una sociedad tenga éxito, debe poder cambiar y progresar según sea necesario.

Reciprocidad e interdependencia

Otra característica de la sociedad humana es la reciprocidad, que es un toma y daca, o intercambio, que puede presentarse de muchas formas. La reciprocidad puede ser de naturaleza económica, “Te daré mi manta de lana a cambio de tu olla de hierro”, o ser más sociable, como “Aceptaré ayudarte con tu tarea de matemáticas si me ayudas con mis Lección de gramática inglesa”.

La reciprocidad también se puede ver en cómo dividimos el trabajo entre personas con diferentes conjuntos de habilidades que, a cambio de su trabajo, reciben algún tipo de recompensa. La reciprocidad en las sociedades humanas modernas también puede implicar, para muchos, un intercambio de mercado, donde las personas se agrupan para intercambiar dinero por bienes en función de la oferta y la demanda con aquellos que tienen los bienes y buscan obtener algún tipo de beneficio.

En las sociedades humanas, las personas son interdependientes y deben cooperar en beneficio de todos. Esto incluye tomar decisiones sobre lo que es mejor para quienes viven en una sociedad, así como las leyes y reglas que gobiernan la interacción entre los miembros de la sociedad. La interdependencia puede incluir instituciones que apoyan funciones sociales importantes, como la distribución de recursos, la administración de justicia, la aplicación de la ley y el mantenimiento de la infraestructura.

Relaciones complejas múltiples

Las relaciones entre el nivel familiar (parentesco) y el nivel comunitario más amplio (sin parentesco) caracterizan a una sociedad y su capacidad para funcionar. Casi todos los días, los humanos deben navegar la vida en el hogar y fuera del hogar e interactuar con diferentes segmentos de la sociedad.

Por ejemplo, puede comenzar la mañana desayunando con sus hijos. Más tarde, está interactuando con compañeros de trabajo en un proyecto, almorzando con amigos y hablando con un oficial de la ley que le dio una multa por exceso de velocidad después del trabajo. De camino a casa, puede hacer una parada para comprar alimentos en un mercado de origen local que vende solo alimentos cultivados por temporada y en la zona. Una vez en casa y de regreso con la familia, preparas la cena y luego ves la televisión o juegas, haces las tareas del hogar, lees cuentos para dormir, etc.

Perspectivas adicionales

Muchas sociedades humanas pueden caracterizarse por una jerarquía social en la que algunas personas tienen más autoridad, riqueza y prestigio que otras. Esto se presta a que algunas personas tengan más poder en la distribución de recursos y, como se mencionó anteriormente, una división del trabajo. Las jerarquías sociales se pueden encontrar desde las aldeas más pequeñas hasta las ciudades y naciones más grandes. Una forma compartida de comunicación, escrita, verbal y simbólica, también es vital para garantizar que todos sigan y comprendan las mismas reglas y normas.

Resumen de la lección

Muy bien, tomemos un momento para revisar. No todas las sociedades son iguales en lo que respecta a los detalles, pero muchas sociedades, independientemente de sus creencias, tienen ciertas características comunes. Las sociedades, para tener éxito, necesitan cierto nivel de homogeneidad en el sentido de que la población es similar en sus sistemas de creencias, apariencia física y perspectivas. Sin embargo, deben tener, hasta cierto punto, heterogeneidad, personas que piensen de manera diferente y tengan diversas habilidades .

Es importante que las sociedades tengan reciprocidad entre sus ciudadanos, una especie de toma y daca, un intercambio de bienes y servicios. Otro rasgo clave es la capacidad de las personas para cooperar entre sí y crear leyes, reglas e instituciones públicas que beneficien a todos.

Las sociedades tienden a ser complejas en estos días e incluyen grupos de parentesco y personas que no son parientes que interactúan entre sí a diario. Es importante que todos aquellos que interactúan entre sí puedan entablar una comunicación que utilice un sistema que todos puedan entender. La comunicación es importante para garantizar que todos los miembros de una sociedad puedan comprender las reglas y normas. Las sociedades también tienden a tener algún tipo de jerarquía social en la que algunas personas tienen más autoridad, prestigio y riqueza. La división del trabajo también es una característica clave de las sociedades humanas.

5/5 - (28 votes)