Cómo la ciencia, la tecnología y la actividad económica dan forma a las sociedades

Publicado el 11 septiembre, 2020

Sociedades Agrarias

Hace unos 12.000 años, las sociedades humanas comenzaron a cambiar. Una vez que vivimos una vida nómada como cazadores-recolectores en la que estábamos en constante movimiento temporada tras temporada, año tras año, los humanos comenzaron a establecerse y vivir en lugares específicos. Este fue el desarrollo de las sociedades agrarias. Una sociedad agraria es una sociedad en la que el cultivo de la tierra es la principal fuente de riqueza: la atención se centra en la agricultura y la ganadería.

No está claro por qué o cómo los humanos tomaron la decisión de convertirse en agricultores. Quizás fue a través de la experimentación o los humanos solo querían más comida. Pero sea cual sea la razón, este fue un cambio dramático en la forma en que vivían los humanos. Aunque no lo consideremos como tal, este fue un momento en la historia de la humanidad en el que los humanos estaban haciendo grandes avances tecnológicos. La tecnología agrícola, aunque relativamente modesta al principio, comenzó a desarrollarse.

La tecnología y la actividad económica van de la mano. A medida que los humanos adquirieron habilidades agrícolas, por primera vez pudieron producir más alimentos y bienes de los que necesitaban. Y esto dio la oportunidad de comerciar con otros grupos de humanos. Esta actividad económica continuó impulsando una mejor tecnología, lo que permitió a los humanos producir aún más alimentos y así sucesivamente. Con el tiempo, llegó al punto de que algunos humanos podían trabajar exclusivamente en la agricultura, mientras que otros podían tener diferentes trabajos, como hacer edificios o artesanías. Esta idea de tener a cada persona con un trabajo específico se llama división del trabajo y era una forma súper eficiente de trabajar para los humanos.

Sin embargo, el cambio a sociedades agrarias no fue del todo bueno. Los cazadores-recolectores estaban en constante movimiento, pero eso también los mantenía delgados, fuertes y saludables. Quemaban todas las calorías que comían y tenían vidas que contenían mucho tiempo libre. La agricultura era a menudo difícil y requería mucho tiempo, y los humanos trabajaban hasta el hueso para sacar ventaja.

Revolución industrial

Miles de años después, a medida que mejoraba nuestro conocimiento tecnológico, la ciencia comenzó a desarrollarse. A través de la ciencia, entendimos el mundo mejor que nunca y pudimos usar ese conocimiento a nuestro favor, tomando el control de los recursos disponibles para nosotros.

La Revolución Industrial supuso el cambio a los procesos mecánicos de fabricación entre aproximadamente 1760 y 1830. Nos permitió utilizar máquinas para crear hierro y otros metales e introdujo el uso intensivo de máquinas de vapor y carbón. La división del trabajo realmente entró en pleno apogeo en esta parte de la historia, ya que incluso las fábricas que producían bienes dividían a sus trabajadores en puestos de trabajo. Cada persona hacía la misma tarea una y otra vez, lo que era mucho más eficiente. La actividad económica estaba en auge y la fabricación de alimentos y productos nunca había sido tan fácil y barato.

Estos avances impulsaron la creación de superpotencias e imperios. El Imperio Británico, por ejemplo, se construyó sobre él, al igual que las expansiones de territorios franceses y españoles posteriores. De manera similar al desarrollo de las sociedades agrarias, el cambio fue heterogéneo. Los trabajadores a menudo eran explotados y tenían que hacer frente a condiciones terribles. La esperanza de vida fue extremadamente baja durante este tiempo y los ricos obtuvieron los mayores beneficios.

La era digital

Esta tendencia solo continúa hoy en la revolución digital. Dado que las computadoras y la tecnología de la comunicación en general han mejorado en el transcurso del siglo XX hasta la actualidad, nuestra capacidad para producir grandes cantidades de bienes y servicios a bajo costo mejora todo el tiempo.

¿Cuál fue el resultado neto de toda esta ciencia, tecnología y producción económica? Siempre hubo muchas desventajas, y todavía hay desventajas hasta el día de hoy. Pero quizás la revolución digital tenga la menor cantidad. La tecnología médica mejoró a pasos agigantados durante el siglo XX, y la esperanza de vida es más alta de lo que ha sido en toda la historia humana conocida. Siempre hay un precio: el mundo natural se ha explotado en el proceso, por ejemplo. La forma en que vivimos nuestras vidas, con máquinas para hacer gran parte de nuestro trabajo y muchos de nosotros trabajando en trabajos que involucran computadoras y movimientos extremadamente limitados, tiene sus problemas y desventajas.

Pero con lo bueno y lo malo, parece probable que la ciencia, la tecnología y la productividad económica continúen teniendo un gran impacto en la forma en que se desarrolla la sociedad en los próximos años.

Resumen de la lección

Hace unos 12.000 años, las sociedades humanas comenzaron a cambiar de una vida nómada como cazadores-recolectores a sociedades agrarias. Una sociedad agraria es una sociedad en la que el cultivo de la tierra es la principal fuente de riqueza: la atención se centra en la agricultura y la ganadería.

A medida que los humanos adquirieron habilidades agrícolas, por primera vez pudieron producir más alimentos y bienes de los que necesitaban. Y esto dio la oportunidad de comerciar con otros grupos de humanos. Esta actividad económica continuó impulsando una mejor tecnología, lo que permitió a los humanos producir aún más alimentos y así sucesivamente. Eventualmente llegó al punto en que algunos humanos podían trabajar exclusivamente en la agricultura, mientras que otros podían tener diferentes trabajos, como hacer edificios o artesanías. Esta idea de tener a cada persona con un trabajo específico se llama división del trabajo y era una forma súper eficiente de trabajar para los humanos. Sin embargo, el cambio a sociedades agrarias no fue del todo bueno: los agricultores estaban menos sanos y tenían menos tiempo libre que los cazadores-recolectores.

Miles de años después, a medida que mejoraba nuestro conocimiento tecnológico, la ciencia comenzó a desarrollarse, lo que, a su vez, condujo a la Revolución Industrial. La Revolución Industrial supuso el cambio a los procesos mecánicos de fabricación entre aproximadamente 1760 y 1830. Nos permitió utilizar máquinas para crear hierro y otros metales e introdujo el uso intensivo de máquinas de vapor y carbón. Aunque hubo muchos beneficios, los trabajadores a menudo fueron explotados y tuvieron que lidiar con condiciones terribles.

Esta tendencia solo continúa hoy en la revolución digital. A medida que las computadoras y la tecnología de la comunicación han mejorado en el transcurso del siglo XX hasta hoy, nuestra capacidad para producir grandes cantidades de bienes y servicios a bajo precio mejora todo el tiempo.

Hay impactos positivos e impactos negativos de la ciencia y la tecnología en la actividad humana. Pero se podría argumentar que los aspectos positivos superan a los negativos. La tecnología médica ha mejorado a pasos agigantados durante el siglo XX, y la esperanza de vida es más alta de lo que ha sido en toda la historia de la humanidad. Una cosa es segura: la ciencia, la tecnología y la productividad económica seguirán teniendo un gran impacto en la forma en que se desarrolla la sociedad humana.

Los resultados del aprendizaje

A medida que completa el video, debe establecer un objetivo para:

  • Explica que es una sociedad agraria
  • Considere cómo la tecnología y la actividad económica afectaron a la sociedad humana.
  • Recordemos qué es la Revolución Industrial y cómo moldeó la sociedad
  • Discutir el impacto de la revolución digital

¡Puntúa este artículo!

Articulos relacionados