Rodrigo Ricardo

Crisis humanitaria en Siria: intervención e impactos globales

Publicado el 23 enero, 2022

La crisis humanitaria de Siria


Un cartel que indica el apoyo al pueblo de Siria que sufre durante la guerra civil.
Cartel de apoyo a Siria

Para comprender la crisis humanitaria de Siria, debemos profundizar en el pasado más reciente de Siria. Siria fue parte de un mandato de la Sociedad de Naciones a principios del siglo XX que resultó en que fuera gobernada por Francia. En 1946, Siria logró la independencia total y se convirtió en una república presidencial. En 1971, la familia Assad, comenzando con Hafez al-Assad, llegó al poder y estableció un régimen autoritario que se enmascaraba como una república presidencial pero en realidad era totalitario.

Después de la muerte de Hafez al-Assad en 2000, su hijo, Bashar al-Assad , se convirtió en presidente. Bashar al-Assad continuó el legado de represión y control autoritario de su padre sobre la nación. En 2011, el pueblo sirio rechazó el gobierno de Bashar al-Assad y buscó establecer a Siria como un estado democrático. Los sirios formaron milicias para luchar contra el gobierno y las fuerzas policiales y la guerra civil envolvió al país mientras el régimen de Bashar al-Assad respondió violentamente; no solo atacaron a miembros de las milicias, sino también a civiles, incluidos mujeres y niños, y a minorías étnicas, como los kurdos.

Las condiciones inestables en Siria se han visto agravadas por la sequía y una economía que es claramente inequitativa y atiende a la minoría adinerada, mientras que todos los demás quedan fuera de cualquier éxito económico.

Debido al valor estratégico de Siria y los recursos petroleros, los actores internacionales se insertaron en el conflicto, incluidos Rusia, Estados Unidos, Irán, Turquía e Israel. Echemos un vistazo más de cerca a cómo este conflicto ha tenido un impacto global y qué intervenciones se han implementado para abordar esta crisis humanitaria.

Impacto global de la crisis humanitaria siria

Uno de los mayores impactos globales de la crisis humanitaria en Siria ha sido la diáspora siria de más de 5,6 millones de refugiados que buscan seguridad y un hogar fuera de su país devastado por la guerra. Dentro de la propia Siria hay más de 6 millones de personas que han sido desplazadas, expulsadas de sus hogares y que viven en condiciones inseguras y viviendas temporales, y al menos 400.000 muertes han sido el resultado de este conflicto.

La mayoría de los refugiados practican el Islam sunita, pero también hay otras minorías religiosas y étnicas que han tenido que huir para salvar sus vidas, incluidos los kurdos, los armenios, los asirios, los yazidíes y los romaníes.

Con tantas personas desplazadas, los países de la región se han visto afectados por la afluencia de refugiados. Los principales países que han acogido a sirios son los países más cercanos a Siria, incluidos Jordania, Irak, Turquía, Egipto y Líbano. Esto ha ejercido presión sobre los recursos de estos países y ha dejado a muchos refugiados en la pobreza. Muchos refugiados viven en campamentos de refugiados que engendran enfermedades debido a lugares tan cerrados, incluido el COVID-19, que se ha extendido por todo el mundo.

El impacto global también se ve agravado por el hecho de que es probable que los refugiados en los países de acogida permanezcan allí durante años y, debido a su condición de invitados o refugiados, no se les permita trabajar o regresar a las profesiones que practicaban antes de salir de Siria. Los países anfitriones también han sufrido un aumento de las divisiones dentro de sus sociedades debido a la llegada de nuevas personas y los problemas económicos y políticos. Los ciudadanos de algunos de estos países han empezado a sentir resentimiento por la presencia de todas estas personas nuevas y se han convertido en blanco de abusos. Todo esto es consecuencia de la crisis humanitaria en curso, y no hay forma de saber cuándo (o incluso cómo) se resolverá.

Intervenciones en la crisis humanitaria siria

Intervenciones militares

Las intervenciones militares, incluidos los bombardeos masivos de actores regionales y de extraños invertidos, se han utilizado para apoyar al gobierno sirio y a los rebeldes, dependiendo de quién se ponga del lado de quién. Rusia e Irán han sido los principales aliados del régimen de Bashar al-Assad, mientras que Estados Unidos ha prestado su apoyo a los rebeldes sirios y los kurdos. Parece que las intervenciones militares solo han complicado una crisis que ya tiene varios niveles.

Las intervenciones militares han provocado confusión y más destrucción con el bombardeo de las bases de la Fuerza Aérea Siria por parte de Estados Unidos, los ataques rusos contra los kurdos, que viven en la frontera con Turquía, y los ataques militares sirios contra civiles que han incluido el uso de armas químicas. Para complicar aún más las cosas, las organizaciones terroristas como ISIS continúan operando dentro de las fronteras de Siria.

Intervención internacional no militar

Las intervenciones internacionales no militares provienen de países individuales y grupos internacionales. También han participado instituciones como las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales.

La intervención de la Unión Europea incluye donaciones a personas que aún viven en Siria y luchan por sobrevivir. El dinero, los alimentos, el agua, la atención médica y la mejora del saneamiento son áreas específicas que aborda la Unión Europea. La UE también hace lo mismo para reducir la carga y los costos que afectan a los países de acogida que actualmente albergan a refugiados sirios.

La intervención no militar estadounidense a menudo está dirigida por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) , la Oficina de Asistencia Humanitaria y la Oficina de Población, Refugiados y Migración. Entre estas dos instituciones, se toman decisiones sobre qué ayuda se necesita.

La crisis humanitaria de Siria no es solo producto de la guerra y las consecuencias de la sequía; las personas tienen hambre, necesitan un refugio que pueda soportar condiciones climáticas extremas y atención médica. Según USAID, dos tercios de la población de Siria necesitan ayuda humanitaria que incluye agua potable, condiciones de vida limpias e higiénicas, acceso a atención médica y protección (física y legal). Otro problema son los ataques a los trabajadores de ayuda humanitaria por parte de quienes apoyan al gobierno de Assad; USAID monitorea y documenta estos ataques, así como los ataques a edificios civiles como hospitales.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha estado ocupado proporcionando ropa protectora (EPP) y productos de higiene a las instalaciones médicas, dispensando medicamentos y creando áreas de cuarentena para quienes sufren de Covid 19. El ACNUR también proporciona dinero para ayudar a los refugiados a cumplir con los requisitos básicos necesidades y en algunos lugares gestiona los campos de refugiados.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) aboga por los niños atrapados en el conflicto. Estos niños han sufrido traumas físicos y emocionales y UNICEF brinda servicios psicológicos. UNICEF también monitorea la desnutrición de los niños, se asegura de que tengan agua limpia para beber e intenta brindar algún tipo de servicios educativos.

Estos son solo algunos ejemplos de intervenciones y cómo la crisis humanitaria ha afectado a otras partes del mundo.

Resumen de la lección

La actual crisis humanitaria de Siria incluye una guerra civil entre las fuerzas del presidente autoritario Bashar al-Assad y las milicias que luchan por hacer de Siria una democracia. Para complicar aún más las cosas, ISIS todavía opera dentro del país y los intereses internacionales han llevado a Rusia al conflicto del lado de Bashar al-Assad, mientras que Estados Unidos ha mostrado cierto apoyo a los grupos de milicias y a los civiles atrapados en el medio.

El mayor impacto global de la crisis humanitaria han sido los refugiados que ha producido. Jordania, Irak, Turquía, Egipto y Líbano tienen las mayores poblaciones de refugiados sirios.

La Unión Europea y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) han hecho esfuerzos para aliviar la carga y proporcionar recursos para los países que acogen a refugiados y para aquellos sirios que todavía están dentro de Siria pero en situación de desplazamiento y / o peligro.

Dos agencias internacionales vitales que intervienen en la crisis son el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y los Fondos de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) . Este último también proporciona servicios psicológicos para niños traumatizados.

¡Puntúa este artículo!