¿Fue Julio César un buen líder?

Publicado el 22 octubre, 2020

¿Fue Julio César un buen líder?

¿Fue Julio César un buen líder? Esta es una pregunta complicada, algo así como preguntar: ¿McDonald’s es bueno o malo? Se podría decir que la comida sabe bien, ¡pero es mala para ti! Julio César es un personaje controvertido de la historia; se podría discutir sus cualidades de liderazgo y su impacto en Roma durante días.

Así que volvamos a la pregunta: ¿Julio César fue un buen líder? La respuesta corta a la pregunta es sí y no. César hizo muchas cosas que lo convirtieron en un líder notable. Por otro lado, muchas de sus acciones fueron cuestionables y molestaron a sus compañeros romanos.

César el buen líder

Uno de los primeros ejemplos de César como buen líder proviene de sus primeros años de vida. Julio César nació en una familia patricia en Roma; aunque técnicamente se les consideraba parte de la aristocracia de Roma, no tenían mucho dinero. Este hecho puso a César en clara desventaja. A pesar de la falta de riqueza e influencia, César se distinguió como un individuo inteligente y seguro. Se unió al ejército a una edad temprana, demostró su destreza en el campo de batalla y finalmente formó su propio ejército personal. A lo largo de su carrera temprana, César logró asegurar múltiples puestos en el gobierno, otro testimonio de la confianza que los romanos tenían en sus habilidades.

En el año 60 a. C., a la edad de 40 años, César fue elegido cónsul , uno de los dos hombres a cargo de dirigir Roma al mismo tiempo. Durante su tiempo como cónsul, César aprobó una serie de reformas en el Senado, que incluyen:

  • Dar tierra a los romanos pobres
  • Asegurarse de que los veteranos militares tuvieran tierra después de su servicio
  • Una ley contra la extorsión o amenazar a alguien para obtener lo que quiere

Después de su tiempo como cónsul, César pasó casi una década en la provincia romana de Galia ubicada en la actual Francia. En ese momento, la Galia estaba llena de diferentes tribus en guerra. Gracias a las fuertes habilidades de César como gobernador y general, logró sofocar sus rebeliones y poner a toda la Galia bajo control romano.

En el 44 a. C., César fue nombrado “dictador vitalicio” de Roma, ¡un título que no se da a la ligera! Durante su tiempo como dictador, logró reformar el sistema fiscal, reconstruir partes de la República Romana y mejorar el calendario.

César, el líder no tan bueno

Si bien César ciertamente tenía muchas cualidades positivas e hizo muchas cosas que lo convirtieron en un buen líder, hay una lista igualmente larga de cosas que lo convierten en un líder no tan bueno. Para empezar, César logró convertirse en cónsul a través de una turbia alianza política con otros dos políticos romanos, Craso y Pompeyo. Llamado Primer Triunvirato , los tres hombres manipularon al Senado para obtener lo que querían. Aunque las reformas agrarias aprobadas durante la época de César como cónsul fueron beneficiosas para muchos romanos, la forma en que los obligó a pasar por el Senado no fue exactamente legal. Cuando se dio cuenta de que las cosas no iban como él quería, César inició un motín en Roma y luego aprovechó el caos para aprobar las leyes.

César sabía que mientras todavía fuera un servidor público, nunca podría ser llevado a juicio por las cosas ilegales que hizo. A pesar de su impresionante labor como gobernador de la Galia, el Senado decidió quitarle su título oficial, apartándolo efectivamente del servicio público y abriendo la puerta para su enjuiciamiento. En lugar de regresar a Roma como ciudadano privado, como había pedido el Senado, César decidió ir a la guerra. A través de impresionantes maniobras políticas y militares, César logró conquistar Roma. Si bien esto suena como un aspecto positivo de su liderazgo, sus acciones finalmente lo lastimaron.

Por esta época, César logró tomar el control de Egipto y comenzar una relación con la reina egipcia, Cleopatra . La trajo de regreso a Roma con él. Puede que esto no parezca gran cosa, pero César estaba casado en ese momento y Roma tenía algunas leyes serias sobre tener más de una esposa a la vez.

Cuando César fue nombrado “dictador vitalicio” en el 44 a. C., hizo algunas mejoras importantes en Roma, al tiempo que enfureció al Senado. Al igual que el Senado de los Estados Unidos, el Senado Romano estaba formado por representantes que votaron para hacer y aprobar nuevas leyes. César ignoró la naturaleza democrática del Senado; en cambio, impulsó sus propias leyes y sus propias agendas. Al final del día, el Senado estaba alarmado por las acciones de César y le preocupaba que tuviera demasiado poder. Su comportamiento imprudente y su actitud despreocupada finalmente lo llevaron a su caída. Fue asesinado el 15 de marzo de 44 a. C. por miembros del Senado, ¡una muy buena indicación de que la gente lo veía como un líder pobre!

Resumen de la lección

Julio César puede considerarse tanto un buen como un mal líder. La capacidad de César para ascender rápidamente de rango y comandar ejércitos a una edad tan temprana son buenos ejemplos de sus habilidades naturales de liderazgo. Como cónsul , o como uno de los dos hombres a cargo de dirigir Roma al mismo tiempo, llevó a cabo muchos cambios que mejoraron a Roma; y como gobernador de la Galia, logró conquistar el territorio para Roma. Mientras era dictador, César continuó mejorando Roma reformando su sistema tributario y mejorando el calendario.

Por otro lado, César puede ser considerado un mal líder por la forma en que cambió la república. Como cónsul, muchas de sus acciones fueron ilegales. En lugar de presentarse a juicio, fue a la guerra para apoderarse de la República. Su falta de respeto por el Senado y la toma de poder lo hacían desagradable. Uno de los mayores testimonios de su pobre capacidad de liderazgo fue su asesinato en 44 a. C. a manos de miembros del Senado.

5/5 - (4 votes)