Rodrigo Ricardo

Henry Ford: biografía, hechos, línea de montaje y logros

Publicado el 18 noviembre, 2020

Raíces de un empresario

Henry Ford es uno de esos pocos empresarios que revolucionó la forma de vida de las personas. Muchos historiadores de la industria estadounidense lo ubican como el inventor más importante del siglo XX. Su automóvil no solo alteró el transporte, sino que también cambió el sistema fabril estadounidense.

Ford nació en 1863 en la granja de su familia cerca de Dearborn, Michigan, pero supo desde una edad temprana que la agricultura no era su vida. Ford se mudó a Detroit a los 16 años para trabajar como maquinista, pero después de casarse con Clara Bryant en 1888, regresó a la granja familiar, donde modificó los diseños de automóviles en el granero. En 1891, la pareja se mudó de nuevo a Detroit, donde Henry trabajó para Edison Illuminating Company como ingeniero nocturno. Dos años más tarde, los Ford le dieron la bienvenida a su único hijo, Edsel, quien se convertiría en presidente de la empresa después de su padre.

Para 1896, Ford había ascendido al puesto de ingeniero jefe de Edison Illuminating. Sin embargo, había seguido jugando con los diseños de automóviles y, el mismo año de su promoción, completó su primer modelo, el Quadricycle , un carruaje sin caballos impulsado por gasolina. También en 1896, Ford conoció a Thomas Edison, quien estaba intrigado por sus diseños y ayudó a que Ford se pusiera en contacto con inversores interesados.

Ford dejó Edison Illuminating en 1899 para convertirse en superintendente de la Detroit Automobile Company, lo que le permitió dedicar toda su atención al diseño de automóviles. Sin embargo, las ventas se retrasaron y los inversores disolvieron la empresa en 1900. Sin inmutarse, Ford continuó diseñando y fabricando autos a mano, sin saber que su fortuna estaba a punto de cambiar.


Los tres grandes: Henry Ford, Thomas Edison y Harvey Firestone
Ford, Edison, Firestone

Imperio del automóvil

La gran oportunidad de Ford llegó en 1901, cuando inscribió a uno de sus autos en una carrera de sorteo de 10 millas en Grosse Pointe, Michigan. El automóvil de Ford superó al del legendario diseñador de automóviles, corredor y millonario Alexander Winston, obteniendo a Ford la publicidad y los inversores que necesitaba para incorporar la Compañía Henry Ford.

Solo unos meses después, en marzo de 1902, Ford abandonó la empresa que llevaba su nombre tras disputas con los accionistas sobre los diseños de automóviles. Pero en noviembre, volvió a ser el centro de atención, después de que su auto de carreras 999, conducido por el corredor Barney Oldfield, ganara el Manufacturer’s Cup Challenge, derrotando nuevamente a Winston. La victoria le valió a Ford más inversores y, en 1903, lanzó Ford Motor Company, comenzando la producción del Modelo A.

Ford fabricó varios modelos de automóviles, pero las ventas tuvieron problemas hasta 1908, cuando el Modelo T , o ‘Tin Lizzie’, se convirtió en un éxito instantáneo. Necesitaba dejar de producir autos de carreras y autos de lujo a favor de construir para el público en general. El Modelo T se mantuvo en producción continua, con más de 15 millones fabricados, hasta 1927. El diseño funcionó porque era simple, cada vez más asequible y, como es sabido, venía en un solo color: el negro.

Con el tiempo, Ford se diversificó para fabricar camiones, ambulancias, botes, tanques, tractores e incluso aviones. Esto último fue algo sorprendente, ya que Ford juró que nunca volaría; sin embargo, el famoso aviador Charles Lindbergh convenció a Ford para que tomara su primer vuelo. Durante la Segunda Guerra Mundial, la Ford Motor Company produjo miles de bombarderos B-24 junto con las piezas individuales necesarias para construir miles más.

Gestión científica

Lo que hizo que la producción industrial de Ford fuera tan exitosa no fue solo su producto, sino también sus métodos. Ford incorporó los Principios de gestión científica de Frederick Taylor para optimizar la producción. Específicamente, utilizó piezas intercambiables , la línea de montaje y la división del trabajo .

La lógica de las piezas intercambiables no era nueva, pero Ford se aseguró de que todas las piezas del automóvil fueran uniformes e idénticas para el mismo modelo de automóvil. En 1913, creó la primera línea de montaje móvil, en la que cada trabajador se especializó y construyó o ensambló solo una parte de un automóvil a medida que pasaba por ellos. Era como una serie de rompecabezas en los que a cada trabajador se le asignaba un área espacial diferente y, al final, se completaba todo el rompecabezas, aunque nadie había trabajado en todo el formulario.

La planta de Ford en Highland Park se convirtió en una fábrica optimizada, donde el tiempo, la máquina y el trabajador se organizaban de acuerdo con principios científicos. Aunque aceleró el tiempo de producción, también creó tareas monótonas y repetitivas y contribuyó al declive de los artesanos calificados. Para incentivar a los trabajadores, Ford instituyó un día de pago de $ 5 por día , que duplicó la escala salarial de sus competidores. También contrataba habitualmente a trabajadores afroamericanos cuando muchos de los principales empresarios se negaban. Pero a pesar de sus prácticas de contratación progresistas, Ford siguió siendo un firme oponente de los sindicatos.


Línea de montaje en la planta de montaje de Highland Park
Planta de montaje de Highland Park

Buques de paz, antisemitismo y la Unión Soviética

Ford no estuvo exento de controversias. Se opuso a la Primera Guerra Mundial y fue reclutado por el Partido de Mujeres por la Paz de Estados Unidos para ayudar a organizar y financiar una delegación estadounidense a una conferencia de paz de naciones neutrales en Holanda. Ford dispuso que un grupo de pacifistas navegara allí en un “Barco de la Paz” , el Oskar II , para negociar las condiciones de paz. Aunque la conferencia no tuvo ningún efecto sobre la guerra, la prensa criticó a Ford como un millonario entrometido que estaba interfiriendo en los asuntos del gobierno.

Sin embargo, percibido como mucho peor que este incidente, fue la compra por parte de Ford del periódico The Dearborn Independent en 1919 y su decisión de publicar una serie de artículos antisemitas que abarcaron 92 ediciones. Se publicaron tantos de estos artículos que se recopilaron en un libro de cuatro volúmenes con el provocativo título El judío internacional: el problema más importante del mundo . Ford distribuyó más de medio millón de copias de los libros a sus clientes y asociados y se convirtió en una figura tan popular en la Alemania nazi que el gobierno alemán le otorgó la Gran Cruz del Águila Alemana en 1938.

Además, en mayo de 1929, Ford firmó un acuerdo con la Unión Soviética para construir una planta de automóviles en Novgorod, Rusia, que incluía el envío de ingenieros y ejecutivos de Ford a Rusia para impulsar el proyecto. Esto fue controvertido ya que Estados Unidos aún no tenía relaciones diplomáticas formales con la Unión Soviética, pero Ford creía que los principios del libre mercado y el capitalismo eran la mejor manera de socavar el comunismo.

Resumen de la lección

Para muchos historiadores, Henry Ford es el hombre de negocios más influyente del siglo XX. Aunque hubo otros empresarios de automóviles en su época, Ford fue quien hizo de los automóviles un producto práctico para la gente promedio y revolucionó para siempre el transporte.

La incorporación de Ford de los principios de gestión científica, piezas intercambiables, la línea de montaje y la división del trabajo agilizó las prácticas laborales estadounidenses. Aunque se resistió a la sindicalización, su disposición a contratar afroamericanos y pagar a los trabajadores $ 5 por día se adelantó a su tiempo. Si bien el antisemitismo de Ford empañó su reputación, literalmente puso al mundo sobre ruedas y ayudó a crear el creciente imperio económico estadounidense que finalmente ganó la Segunda Guerra Mundial.

¡Puntúa este artículo!