Infecciones virales agudas: síntomas y tratamiento

Publicado el 17 septiembre, 2020

¿Qué es un virus?

Como un campo de batalla con masas de soldados vivos que luchan por su libertad, tu cuerpo está lleno de células vivas. Sus células tienen muchas funciones diferentes, pero la función de las células del sistema inmunológico es combatir los patógenos, como las bacterias y los virus. Las bacterias son como soldados enemigos, células dañinas que ingresan a su país.

Sin embargo, como algunos grupos de milicias usan bombas, que no son vivas pero están diseñadas para hacer daño, los virus también pueden invadir su cuerpo. Los virus son partículas infecciosas muertas. No pueden reproducirse sin un anfitrión y necesitan un cuerpo vivo y cálido para seguir haciendo más de sí mismos. Hay dos tipos de infecciones virales: infecciones crónicas o de larga duración e infecciones agudas, que son el tema de esta lección.

Infecciones virales agudas

Las infecciones virales agudas son infecciones virales que ocurren repentinamente y se resuelven rápidamente o provocan la muerte. Por el contrario, una infección crónica, como el VIH, dura toda la vida de una persona. No se deje engañar por el hecho de que las infecciones agudas comienzan rápidamente; muchas infecciones virales agudas son potencialmente mortales y algunas terminan en una muerte rápida en lugar de resolverse. Hoy veremos tres ejemplos de infecciones virales agudas: influenza, fiebre amarilla y ébola.

Influenza

De todos nuestros ejemplos, probablemente esté más familiarizado con la influenza o la gripe. El período de incubación promedio , o cuánto tiempo pasa desde que se infecta hasta sentir los síntomas, es de uno a cuatro días. Para la mayoría de las personas, después de dos días comienzan a sentir dolor y dolor de garganta. También hay fiebre. Pronto, su nariz podría moco, una señal de que el cuerpo está tratando de expulsar el virus. Durante esta enfermedad también persisten dolores de cabeza, cansancio extremo y tos leve.

Afortunadamente, para la mayoría de las personas, la gripe se resuelve por sí sola en una o dos semanas. Los médicos prescriben reposo y líquidos. Los pacientes también toman medicamentos de venta libre, como Tylenol para el dolor, o jarabe para la tos, para aliviar los síntomas. Aunque esto no acelera el proceso de recuperación, hace la vida más manejable. Desafortunadamente, la tendencia a tomar grandes dosis de vitamina C para prevenir o recuperarse de la gripe no está respaldada por la ciencia. El cuerpo no necesita la vitamina C adicional y se libera en la orina.

Sin embargo, algunos pacientes, como los ancianos, los niños y las mujeres embarazadas, corren el riesgo de sufrir complicaciones graves por la gripe. Si la gripe persiste o los síntomas continúan empeorando, los médicos pueden proporcionar medicamentos antivirales , que eliminan específicamente los virus. Sin embargo, estos medicamentos se guardan para los peores casos, ya que los virus cambian rápidamente para evitar el medicamento después de varias rondas de replicación.

Fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad tropical causada por mosquitos infectados. Cuando los mosquitos pican a los humanos, el virus se transfiere a su torrente sanguíneo. Aunque la mayoría de los casos se resuelven, en algunos pacientes la enfermedad puede ser bastante grave.

Poco después del período de incubación, estos pacientes experimentan dolores de cabeza extremos, fiebre, escalofríos, vómitos, dolor y debilidad. La infección puede sentirse resuelta, pero en cuestión de horas o días, aparecen síntomas graves. La insuficiencia hepática causa una afección llamada ictericia, que vuelve la piel y los ojos amarillos, de ahí el nombre de fiebre amarilla. En breve, el cuerpo entra en estado de shock y el paciente puede morir por insuficiencia orgánica.

Ningún antivírico actúa contra la fiebre amarilla, por lo que los médicos tratan principalmente de controlar los síntomas mientras el sistema inmunológico los combate. Se administran líquidos y la sangre perdida se puede reemplazar con una transfusión de sangre. Si los riñones comienzan a fallar, se puede usar diálisis para filtrar la sangre hasta que sanen. También es importante evitar más picaduras de mosquitos para detener la transmisión de la enfermedad y evitar la reinfección.

Ébola

El ébola ha sido un virus en las noticias últimamente por sus sensacionales brotes y falta de tratamiento. Los brotes se encuentran principalmente en África, pero en 2014, se documentaron casos en otros países debido a viajes por todo el mundo. La tasa de mortalidad promedio de la enfermedad se ha estimado en alrededor del 50%, sin embargo, algunos brotes han tenido una tasa de mortalidad estimada del 90%.

Los síntomas del ébola pueden aparecer dos días después de la infección, pero el promedio es de ocho a diez días. Las personas con ébola experimentan primero un dolor de cabeza, seguido de escalofríos, dolores musculares y debilidad. A medida que avanza la infección, los pacientes comienzan a vomitar y a tener diarrea.

El virus ataca las células inmunes, las células del hígado y las células que recubren nuestros vasos sanguíneos. Cuando el virus se reproduce, rompe estas células y las mata. Si los vasos sanguíneos se rompen, se produce una hemorragia, lo que provoca los característicos ojos rojos de los pacientes. El sangrado interno hace que el interior del paciente se licue. Aparecen hematomas en la piel debido a la rotura de vasos sanguíneos. El vómito y la diarrea están llenos de sangre. A medida que el virus infecta el hígado, el órgano comienza a fallar. El sistema inmunológico se deteriora y, a medida que avanza la enfermedad, el paciente tiene menos posibilidades de combatirla.

Los tratamientos para el ébola son limitados y la mayoría de los pacientes sobreviven gracias a su sistema inmunológico. No existen medicamentos antivirales ni vacunas para el ébola. Los pacientes pueden recibir líquidos por vía intravenosa y transfusiones de sangre para contrarrestar el sangrado. Los médicos pueden estabilizar la presión arterial y administrar oxígeno cuando los pulmones fallan, pero no existe una cura para detener la enfermedad.

Resumen de la lección

Los virus son partículas infecciosas no vivas que necesitan un huésped para reproducirse. Las infecciones virales agudas ocurren repentinamente y pueden resolverse o los pacientes pueden morir rápidamente. Esto contrasta con las infecciones virales crónicas, que pueden durar toda la vida de un paciente.

La influenza es la gripe, que se caracteriza por fiebre, dolores de cabeza, dolor de garganta y tos. Por lo general, se resuelve por sí solo; sin embargo, el tratamiento antivírico se puede utilizar en casos extremos. Algunas personas se vacunan y evitan la gripe por completo.

La fiebre amarilla es una enfermedad tropical que induce insuficiencia hepática e ictericia. Aunque la mayoría de los casos se resuelven, algunos pacientes entran en shock con insuficiencia orgánica múltiple. Aunque los antivirales no funcionan, los médicos pueden tratar los síntomas con líquidos, transfusiones de sangre y diálisis.

El ébola es un virus que causa fiebre hemorrágica, que provoca hemorragias internas graves, vómitos, diarrea y, finalmente, insuficiencia orgánica. No existe cura ni tratamiento, y solo el 50% de los pacientes se recupera en promedio.

¡Puntúa este artículo!