¿Qué es la amniocentesis? – Definición, propósito, procedimiento y riesgos

Publicado el 5 septiembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Introducción

El embarazo debe ser un momento emocionante y alegre para la futura madre. Los últimos meses suelen estar llenos de anticipación al nacimiento y mucho crecimiento rápido para el bebé. Cuando finalmente llega el día del parto, la mayoría de las madres están felices de finalmente conocer a su pequeño y no estar más embarazadas. En algunos casos raros, ocurren complicaciones y el bebé puede tener uno o varios defectos de nacimiento. Afortunadamente, la medicina moderna ha avanzado para que haya una variedad de pruebas de diagnóstico disponibles para garantizar que el bebé esté sano y para ayudar a los padres de bebés que nacerán con complicaciones a estar mejor preparados. Una de esas pruebas de diagnóstico es la amniocentesis .

¿Qué es la amniocentesis?

La amniocentesis es un procedimiento de diagnóstico realizado en mujeres embarazadas que busca anomalías genéticas y cromosómicas (defectos de nacimiento) en el feto. Algunas afecciones comunes que pueden detectarse incluyen síndrome de Down (trisomía 21), fibrosis quística y defectos del tubo neural (espina bífida). Esta prueba generalmente se realiza entre las semanas 14 y 20 de embarazo, pero se puede realizar en el tercer trimestre para buscar ciertas afecciones, como infección y madurez pulmonar fetal. Es muy preciso (98-99%) y generalmente lo recomiendan los obstetras si el feto tiene un mayor riesgo de tener alguno de los problemas de salud mencionados anteriormente. Los médicos determinan ese riesgo teniendo en cuenta algunos hallazgos de laboratorio, como la prueba triple, los antecedentes familiares y la edad materna.

¿Cómo se realiza este procedimiento?

Todo el procedimiento dura unos 45 minutos. Primero, debes tener la vejiga llena antes de comenzar, lo cual puede ser difícil considerando que a veces se siente como si el bebé ya estuviera bailando en tu vejiga. A pesar de la incomodidad, este paso es importante para poder visualizar mejor al bebé durante el procedimiento. Luego, se le pide que se acueste boca arriba mientras se realiza una ecografía para que el médico pueda ver al bebé en una pantalla. A menudo, se coloca una crema o inyección anestésica en el abdomen donde se realizará el procedimiento. El médico también le lavará la barriga con un líquido antimicrobiano para prevenir infecciones.

Finalmente, se inserta una aguja larga y delgada en el abdomen y en el útero (matriz) donde se recolecta una muestra de líquido amniótico (alrededor de tres a cuatro cucharaditas). Si bien esto suena aterrador, esta parte es realmente muy rápida. El líquido amniótico es el líquido que envuelve al bebé en el útero; contiene células del feto. Esta muestra de líquido se envía para su análisis y los resultados tardan unas dos semanas en devolverse. La mayoría de las mujeres descubren que su feto es normal. La madre generalmente espera otros 20 a 30 minutos después del procedimiento antes de irse a casa, para asegurarse de que tanto la madre como el bebé estén bien.

¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios para la madre y el bebé?

La madre puede experimentar algunos efectos secundarios después de que se completa el procedimiento. Los efectos secundarios comunes incluyen calambres, dolor leve y leves hematomas alrededor del lugar de la inyección. Estos efectos secundarios suelen ser leves y solo duran poco tiempo.

Aunque la amniocentesis se considera un procedimiento seguro, existen algunos riesgos asociados involucrados. Éstos incluyen:

  • Fuga vaginal: en aproximadamente el 1% de los casos, el líquido amniótico sale de la vagina después del procedimiento. En la mayoría de los casos, la fuga se detiene por sí sola en aproximadamente dos días, pero las madres que experimentan estos síntomas deben comunicarse con su médico de inmediato.
  • El aborto espontáneo (pérdida del embarazo) ocurre en aproximadamente menos del 1% de los casos, pero es difícil medirlo con exactitud porque algunos abortos espontáneos pueden ocurrir de manera espontánea independientemente del procedimiento.
  • Infección: los síntomas asociados con la infección incluyen fiebre y malestar general (no sentirse bien). Las madres que experimenten estos síntomas deben comunicarse con su médico de inmediato.
  • Lesión al bebé (muy poco común): la aguja que usa el médico para recolectar líquido amniótico puede tocar o dañar al bebé.
  • Sensibilización al Rh: el Rh es un tipo de proteína que vive en los glóbulos rojos. Si tienes la proteína, entonces eres Rh positivo. Antes del procedimiento, se controlan el tipo de sangre de la madre y el factor Rh. Si la madre es Rh negativa, se administra un medicamento llamado Rhogam, en caso de que la sangre de la madre y el feto se mezclen. Esto evita la sensibilización al Rh . La sensibilización al Rh ocurre si la madre es Rh negativa y está expuesta a sangre Rh positiva (del feto). El cuerpo de la madre crea anticuerpos para destruir la sustancia extraña. Estos anticuerpos en la sangre podrían atacar los glóbulos rojos del bebé y causar anemia e ictericia.

Resumen de la lección

La amniocentesis es un procedimiento de diagnóstico que se realiza en una mujer embarazada para detectar defectos de nacimiento genéticos y cromosómicos en el feto. Este procedimiento generalmente se realiza entre las semanas 14 y 20 de embarazo. A veces, este procedimiento se realiza en el tercer trimestre para evaluar la madurez pulmonar fetal y / o infecciones. El procedimiento consiste en que la madre se acueste mientras se realiza una ecografía para visualizar al feto. Luego, el médico inserta una aguja larga y delgada en el abdomen y el útero para recolectar una muestra de líquido amniótico que se envía para su análisis.

Los resultados tardan unas dos semanas y la mayoría de las madres descubren que su bebé está sano. Los efectos secundarios de este procedimiento incluyen calambres, dolor leve y hematomas en el lugar de la inyección. Los factores de riesgo son raros e incluyen aborto espontáneo, fuga de líquido amniótico, infección, lesiones al feto y sensibilización al Rh. Esta es una importante herramienta de diagnóstico que puede aliviar el miedo de los padres o ayudarlos a prepararse para un parto complicado.

Descargo de responsabilidad médica: la información de este sitio es solo para su información y no sustituye el consejo médico profesional.

Articulos relacionados