foto perfil

¿Qué es la codeína? – Efectos y abstinencia

Publicado el 4 septiembre, 2020

¿Qué es la codeína?

La codeína es un analgésico narcótico que se usa para controlar los niveles de dolor de leves a moderados y es similar a la morfina y la hidrocodona. También se puede utilizar para ayudar a suprimir la tos. La codeína tratará los síntomas pero no hace nada para tratar la causa del dolor o la tos. Por lo general, se toma por vía oral, en forma de píldora o líquido, y puede mezclarse con analgésicos adicionales (como Tylenol). El cuerpo convierte de forma natural parte de la codeína en morfina, por lo que es importante seguir la dosis prescrita (tanto la cantidad como la frecuencia).


La codeína generalmente se toma por vía oral, en forma de tableta o líquido.
nulo

Efectos secundarios de la codeína

Hay una serie de efectos secundarios de la codeína que se informan con frecuencia, incluida la dependencia mental y física si se toma durante un período prolongado. Echemos un vistazo a algunos de ellos.

  • Puede ralentizar o dejar de respirar
  • Somnolencia
  • Sentimientos de relajación o tranquilidad.
  • Aturdimiento
  • Mareo
  • Dificultad para respirar
  • Náusea
  • Vómitos
  • Estreñimiento
  • Transpiración
  • Dolor de cabeza
  • Cambios de humor
  • Dificultad para orinar

Algunos efectos secundarios adicionales, pero más graves, ocurren con menos frecuencia y requieren atención médica inmediata. Éstos incluyen:

  • Reacciones alérgicas, que incluyen sarpullido, picazón, urticaria, dificultad para respirar.
  • Dificultad para tragar
  • Frecuencia cardíaca irregular
  • Convulsiones
  • Problemas de vision

Los pacientes de edad avanzada y las personas con problemas respiratorios existentes son particularmente susceptibles a sufrir depresión respiratoria cuando toman codeína. Esto significa que la respiración se ralentiza tanto que el cuerpo deja de recibir el oxígeno adecuado y se acumula dióxido de carbono.

También se sabe que la codeína mata a los niños si se les administra después de una amigdalectomía o una extirpación de adenoides.

Si se consume demasiada codeína, una persona puede sufrir una sobredosis. Los síntomas de una sobredosis incluyen coloración azulada de la piel o los labios, dolores de pecho, desmayos, somnolencia extrema o pérdida del conocimiento, frecuencia cardíaca lenta o irregular y pupilas pequeñas irregularmente.

Posibles interacciones

La codeína no debe ser utilizada por personas con afecciones respiratorias existentes o asma no controlada debido a su capacidad para deprimir aún más la respiración. Tampoco debe tomarlo ninguna persona que experimente episodios frecuentes de hiperventilación. La codeína también afecta el sistema gastrointestinal y no deben tomarla personas con un tipo de obstrucción intestinal llamada íleo paralítico. Finalmente, los efectos de la codeína pueden amplificarse cuando se combina con alcohol u otros sedantes.

Síntomas de abstinencia

Si una persona ha tomado codeína durante un período prolongado, puede volverse dependiente de ella. En este caso, es importante reducir lentamente la dosis con el tiempo, bajo la consulta de un médico, en lugar de interrumpirla abruptamente. Los síntomas de abstinencia son abundantes y pueden incluir inquietud, pupilas dilatadas, ojos llorosos o secreción nasal, irritabilidad o ansiedad, insomnio, vómitos, diarrea, calambres estomacales, bostezos, sudoración excesiva, dolores musculares o de espalda, pérdida del apetito, respiración rápida o frecuencia cardíaca. y escalofríos.

Resumen de la lección

La codeína es un potente analgésico narcótico cuando se usa correctamente. Es similar a otros analgésicos como la morfina y la hidrocodona y puede crear hábito si se abusa o se toma durante largos períodos de tiempo. Los efectos secundarios comunes incluyen respiración lenta, somnolencia, aturdimiento, mareos, estreñimiento, náuseas y vómitos. Los síntomas más graves, como reacciones alérgicas, confusión, dificultad para respirar o tragar, o convulsiones, pueden indicar una complicación grave que requiere atención médica. Las personas con antecedentes de trastornos respiratorios, asma, hiperventilación u obstrucciones intestinales no deben tomar codeína, y puede interactuar con otros sedantes. Si se toma durante demasiado tiempo, será necesario reducir gradualmente la dosis para evitar los síntomas de abstinencia. Estos pueden incluir inquietud, ansiedad, secreción nasal, insomnio, calambres estomacales y más.

Descargo de responsabilidad médica: la información de este sitio es solo para su información y no sustituye el consejo médico profesional.

Articulos relacionados