foto perfil

Secularismo: Historia, principios y ejemplos

Publicado el 26 febrero, 2024

¿Qué es el secularismo?

El secularismo es lo que mejor se define como un movimiento filosófico que separa los asuntos civiles y la política de la religión. El objetivo del secularismo es mantener al gobierno separado de las leyes, dogmas y otros sistemas de creencias mitológicos o religiosos. Por lo general, no se opone a la religión en sí, sino más bien a la influencia de la religión en los asuntos civiles y políticos. En latín, lo que secular significa es “de este mundo”. Un secularista se define como un individuo o entidad, como un gobierno, que apoya el secularismo. Un estado laico describe una nación o país cuyo gobierno es secularista. Un Estado laico no tiene religión oficial, respeta por igual todas las religiones y excluye al clero de influir en sus procesos políticos.

Ejemplos de estados seculares y no seculares

India es un país del sur de Asia con diversas religiones, incluido el hinduismo, el sijismo, el cristianismo, el islam, el zoroastrismo, el jainismo y el budismo. La India es un estado laico porque no tiene religión estatal y respeta todas las religiones por igual. Estados Unidos y Singapur son dos ejemplos más de estados seculares. Irán y Pakistán, por otro lado, son estados teocráticos y no seculares porque su religión oficial es el Islam y el clero religioso influye en los procesos de toma de decisiones legislativas del gobierno.

La historia del secularismo

La palabra “secularismo” se volvió común en el léxico inglés después de que George Jacob Holyoake, un secularista de Inglaterra, la utilizara para fomentar el pensamiento racional sobre los dogmas autoritarios y religiosos durante el siglo XIX. El término “secular” también fue utilizado por los cristianos durante la Edad Media para discutir asuntos mundanos, en contraposición a los celestiales. En la actualidad, secular sigue refiriéndose a todo lo que está fuera de la religión. Sin embargo, el secularismo es un concepto mucho más antiguo que el cristianismo. Se remonta a la antigua Grecia, donde las ciudades-estado adoptaron prácticas secularistas al separar los asuntos legislativos y comunitarios de los de los dioses y diosas griegos.

El secularismo no se opone por defecto a la creencia en un dios o dioses. Aunque los secularistas pueden ser ateos, también pueden ser personas religiosas. Durante la Edad Media, Europa estaba compuesta principalmente por naciones teocráticas. En el siglo XIII, el sacerdote católico Tomás de Aquino sugirió en sus escritos la separación de la Iglesia y el Estado, citando las perspectivas de filósofos griegos, como Aristóteles. Sin embargo, la discusión sobre la separación de la Iglesia y el Estado no resurgió con peso significativo hasta el Renacimiento. El secularismo se volvió más comúnmente discutido a partir del siglo XVI en adelante, cuando las denominaciones protestantes se separaron de la Iglesia Católica Romana.

Durante el siglo XVI, el sacerdote protestante Martín Lutero abogó por la separación de la iglesia de los asuntos civiles y políticos en sus sermones. En el siglo XVII, filósofos como Baruch Spinoza y John Locke defendieron en sus obras escritas que la religión y la iglesia deberían estar separadas de los asuntos civiles y estatales. El secularismo se afianzó aún más en el mundo occidental durante el Siglo de las Luces (siglos XVII al XVIII), y los filósofos del pasado influyeron en las perspectivas seculares de figuras políticas importantes como John Adams, James Madison, Thomas Jefferson y Benjamin Franklin.

Los tres principios del secularismo

En la actualidad, el secularismo se define por tres principios o principios clave, que fueron adaptados de los escritos del sociólogo del siglo XX, Jean Baubérot. En primer lugar, la religión y las instituciones religiosas deben estar separadas del Estado y de las instituciones estatales. En segundo lugar, los individuos dentro de una sociedad tienen derecho a la libertad de religión y de pensamiento. Por último, el Estado debe tratar a todas las religiones por igual y sin discriminación.

Separación de la religión del Estado

La característica definitoria del secularismo es su separación de religión y gobierno. El principio de “separación de la Iglesia y el Estado” es la base del secularismo. Como tales, los estados seculares no tienen religión estatal oficial y la estructura de poder del clero está separada de la estructura de poder del gobierno.

Sin embargo, las fronteras entre Estado y religión pueden convertirse en ocasiones en una zona gris. También hay variaciones en la implementación del secularismo. El secularismo puede funcionar para impedir que las religiones interfieran en los asuntos gubernamentales, impedir que los gobiernos interfieran en los asuntos religiosos, promover el individualismo o apoyar el pluralismo religioso (políticas que apoyan la coexistencia de muchas religiones).

Por ejemplo, algunos gobiernos secularistas, como el de Estados Unidos, pueden incorporar términos religiosos, como “Dios”, en sus documentos oficiales, incluida la moneda y el himno nacional. En otros casos, las ideologías religiosas se han arraigado tan profundamente en la cultura y el marco social de la sociedad, como ocurre con el sintoísmo en Japón, el cristianismo en Europa y el hinduismo en la India, que las ideologías religiosas aún pueden influir indirectamente en los asuntos civiles y la toma de decisiones políticas.

La libertad de religión

El segundo principio del secularismo apoya la libertad de religión, de conciencia y de pensamiento como un derecho humano. También garantiza el derecho a creer, o no creer, en un dios, dioses o cualquier tipo de poder divino o superior. Sin embargo, el secularismo no apoya el derecho a reemplazar el estado de derecho o los derechos de otros sobre la base de creencias filosóficas, religiosas o espirituales. Por ejemplo, el sacrificio humano no sería aceptado ni protegido bajo la libertad de religión porque quitar una vida humana es contrario a la ley e ignora los derechos de los demás.

El segundo principio del secularismo apoya la libertad de creencias religiosas y no religiosas dentro de un marco legalmente definido. También apoya el derecho de cada uno a la libertad de religión. Por ejemplo, bajo el secularismo, las religiones, las ideologías no religiosas y el ateísmo son escuelas de pensamiento legalmente protegidas. Bajo un gobierno secularista, el cristianismo, el islamismo, el budismo, el judaísmo y el hinduismo son religiones protegidas, mientras que el ateísmo y el satanismo son ideologías no teístas protegidas.

Igualdad religiosa

La combinación de separación de la religión del Estado y la libertad de pensamiento religioso o no religioso respalda el tercer principio del secularismo: la igualdad religiosa. Bajo un gobierno secular, lo ideal es que exista neutralidad hacia todas las religiones. Las políticas deben apoyar la no discriminación y la igualdad de acceso a los servicios públicos, independientemente de las creencias religiosas o no religiosas.

Un Estado laico también puede involucrarse en asuntos religiosos cuando sea apropiado, como aprobar leyes para prevenir la discriminación por religiones o contra las religiones. En un Estado laico, la población, independientemente de sus creencias religiosas o de la falta de ellas, debe ser tratada de manera igualitaria y justa ante la ley. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la Ley de Igualdad hace cumplir leyes para prevenir la discriminación basada en la religión o las creencias filosóficas. Si los gobiernos, las empresas, los empleadores o los compañeros de trabajo tratan de manera diferente a grupos específicos de personas debido a su religión, por ejemplo, como una empresa que rechaza un servicio a alguien debido a su religión o creencias, generalmente se considera una forma de discriminación.

Resumen de la lección

El secularismo es una ideología y un movimiento filosófico no religioso que separa la religión de los asuntos civiles y políticos. La palabra fue popularizada por George Jacob Holyoake durante el siglo XIX. El término secular significa “mundano” y se refiere a cualquier cosa fuera de la religión. El secularismo no está en contra de la religión, sino que apoya la separación de la religión y el gobierno. Cuando una persona o entidad organizacional apoya el laicismo, se le llama laicista. Cuando una nación o gobierno es laico, se le llama estado laico. Los estados seculares no tienen religión oficial y respetan todas las religiones por igual ante la ley. India es un ejemplo de Estado laico, mientras que Irán es un ejemplo de Estado no secular. El secularismo moderno se define por tres principios derivados de los escritos de Jean Baubérot, un sociólogo del siglo XX.

El primer y fundamental principio del secularismo es la separación de la religión del Estado. En un estado laico, la estructura de poder y la influencia del clero están separadas del gobierno. El segundo principio del secularismo es la libertad de religión. Bajo la libertad religiosa, los individuos tienen el derecho legal de seguir cualquier sistema de creencias teísta o no teísta, siempre y cuando sus creencias no impidan los derechos de otros ni vayan en contra de la ley. El tercer principio del secularismo es la igualdad religiosa. Lo que esto significa es que un gobierno secular se esfuerza por no discriminar a ninguna religión. Las políticas legislativas tienen como objetivo apoyar por igual a todas las religiones, promover la igualdad de acceso a los servicios públicos y prevenir la discriminación por parte de o contra las religiones.

Articulos relacionados