foto perfil

Cartesianismo: Definición, principios y métodos

Publicado el 26 febrero, 2024

¿Qué es el cartesianismo? Una descripción general

El cartesianismo representa un enfoque filosófico e intelectual en el que las ideas, los datos y la información se ven desde la perspectiva del dualismo. En el dualismo, desarrollado por el matemático y erudito francés René Descartes, los pensamientos y las ideas humanos se organizan en dos categorías distintas y opuestas.

Por ejemplo, el comportamiento humano a veces se considera en términos de dualismo como reflejo de la naturaleza o de la crianza. Esto significa que el comportamiento humano es un reflejo de la crianza (las personas aprenden comportamientos a través de sus antecedentes y educación) o de la naturaleza (las personas nacen para tener ciertos comportamientos). Como lo demuestra este ejemplo, la filosofía cartesiana proporciona a los estudiosos una forma de ver los fenómenos del mundo. También se ha utilizado para describir cómo el cerebro humano crea diferentes categorías para darle sentido al mundo.

Después del Renacimiento y el resurgimiento de las investigaciones científicas sobre la mente humana, René Descartes (1596-1650) se convirtió en uno de los eruditos más destacados de Europa. Nacido en Francia, Descartes se formó para ser abogado, pero quedó fascinado con las matemáticas y la física después de conocer a Isaac Beeckman, un científico holandés. Juntos, Descartes y Beeckman desarrollaron los fundamentos de la teoría del átomo, según la cual toda la materia está formada por pequeñas partículas llamadas átomos.

Descartes también contribuyó al campo de las matemáticas mediante el uso de técnicas algebraicas para analizar figuras geométricas. Desarrolló múltiples tratados centrados en la metafísica o el estudio de la naturaleza, Dios y el alma humana. Parte de su importante obra incluyó una discusión sobre el dualismo y la propensión de la mente humana a organizar ideas e información en categorías.

Principios de la filosofía cartesiana

Hay numerosos aspectos involucrados en la filosofía cartesiana, incluida una combinación de metafísica, teología y ciencias naturales. Un hilo subyacente importante en cada uno de estos componentes es el concepto de escepticismo o duda. Descartes creía en la importancia de cuestionar las propias suposiciones y observaciones para llegar a verdades científicas.

Metafísica

En su trabajo con Beeckman, Descartes ya había establecido que toda la materia está compuesta de pequeñas partículas conocidas como átomos. Descartes amplió este trabajo en física y matemáticas para incluir una rama de la filosofía conocida como metafísica. La metafísica examina el universo en términos de tres áreas principales: la materia que forma la naturaleza, la mente/alma humana y Dios. Esta forma de filosofía cartesiana se centra en la exploración metafísica de las intersecciones entre la materia, la mente y Dios.

Racionalismo

Los eruditos y filósofos de la antigua Grecia y Roma describieron la materia en términos de categorías como caliente, fría, húmeda y seca. En el aristotelismo, la filosofía natural desarrollada por Aristóteles, estas cualidades se utilizan junto con los cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire. En términos de materia, Descartes fue más allá de estos modelos clásicos de evaluación de la naturaleza para incluir el conocimiento innato con el que nacen los humanos.

Descartes se refiere a esto no sólo como racionalismo, o un método para comprender el mundo natural no sólo a través de los sentidos y observaciones humanos, sino también de aquellas ideas innatas que se encuentran al nacer en la mente humana. Esto permite a los académicos aprender sobre el universo en ausencia de percepción sensorial utilizando el conocimiento, la lógica y la razón con los que los humanos vienen al mundo. La clave del concepto de racionalismo de Descartes es el uso del razonamiento deductivo, en el que las ideas y observaciones generales generan conclusiones específicas. El uso del razonamiento deductivo en el racionalismo cartesiano lo distingue del aristotelismo y el empirismo, que dependen más de las observaciones realizadas por los sentidos.

Dualismo

Otro componente importante del cartesianismo es el concepto de dualismo. El núcleo del concepto de dualismo de Descartes es la idea de que la mente está separada del cuerpo. Esto obliga a los humanos a percibir el mundo en términos de categorías compuestas de pares opuestos, como bueno versus malo, caliente versus frío o duro versus blando. Para que la mente y el cuerpo trabajaran juntos, Dios necesitaba intervenir para ayudar a reconciliar estas distinciones.

Escepticismo cartesiano

El escepticismo cartesiano, también conocido como duda metódica, representa otro aspecto de la metafísica descrita por Descartes. La duda metódica surge del dualismo inherente a la división mente-cuerpo. Por lo tanto, al determinar la realidad de las observaciones hechas por la mente humana, Descartes insistió en que los verdaderos eruditos cuestionen todas las percepciones como dudosas hasta que puedan ser verificadas. La verificación del conocimiento requiere un proceso metódico en el que se presentan y prueban una serie de proposiciones mediante razonamiento deductivo hasta encontrar una respuesta verificable.

Métodos en el modelo cartesiano

En el corazón del modelo cartesiano está el uso del método científico para verificar el conocimiento utilizando la racionalidad dada por Dios a los humanos. Descartes comprobó la presencia de este conocimiento a priori a través de una serie de meditaciones en las que concluyó Cogito, ergo sum, que se traduce del latín al inglés como “pienso, luego existo”. Descartes razona que la capacidad de pensar otorgada por Dios permite a los humanos utilizar el razonamiento deductivo para establecer hechos científicos.

El proceso de razonamiento deductivo de Descartes implica una serie de componentes importantes, que incluyen:

  • Desarrollar una hipótesis comprobable o una pregunta a responder para determinar hechos y verdades.
  • Recopilar las observaciones necesarias para responder a la pregunta o hipótesis.
  • Probar estas observaciones eliminando aquellas para las que existen contraejemplos.
  • Eliminar observaciones con dudas o observaciones que podrían no ser ciertas, lo que permite al individuo llegar a la conclusión final.

Según Descartes, seguir este método permite al estudioso llegar a una generalización o conclusión aplicable a varias situaciones diferentes.

Influencia del cartesianismo

Como científico y filósofo, René Descartes y el cartesianismo han tenido una fuerte influencia en las matemáticas y las ciencias modernas. En matemáticas, Descartes desarrolló una rama de estudio conocida como geometría analítica o geometría cartesiana, que combina los campos del álgebra y la geometría. Descartes también desarrolló la ley de refracción en el campo de la óptica para describir las propiedades de la luz y los radios del arco iris.

Dentro del campo de la filosofía, el cartesianismo tuvo una fuerte influencia en varios filósofos importantes. Baruch Spinoza (1632-1677), por ejemplo, fue un filósofo del siglo XVII influenciado por Descartes y compartió varias de las mismas perspectivas filosóficas. Por ejemplo, tanto Descartes como Spinoza creían que la mente y el cuerpo representan dos cosas diferentes, aunque Spinoza argumentó que Dios ha dado a los humanos la capacidad de ayudar a integrar estas dos formas de experimentar el mundo.

De la misma manera, Descartes también tuvo una fuerte influencia sobre el filósofo del siglo XVII Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716), quien también creía que Dios representaba lo único verdaderamente independiente de todos los demás seres y materia de la Tierra. Sin embargo, tanto Spinoza como Leibniz criticarían otros aspectos de las opiniones de Descartes sobre la metafísica.

Críticas al cartesianismo

A pesar de la influencia de René Descartes en la filosofía y las ciencias naturales, desde entonces muchos estudiosos han criticado aspectos de su trabajo, particularmente en el área de la metafísica. Quizás la mayor crítica al cartesianismo sea la noción de dualismo y la división entre la mente y el cuerpo. Muchos estudiosos creen que la idea del dualismo ha llevado a una categorización innecesaria de muchos aspectos de la naturaleza y la materia.

Otros filósofos también han criticado los argumentos de Descartes sobre el conocimiento científico y su confianza en verdades universales creadas por Dios. Según algunos estudiosos, esto crea una serie de argumentos que no pueden probarse a menos que se acepte que todas sus premisas subyacentes también son ciertas. De la misma manera, muchos académicos cuestionan la confiabilidad del escepticismo cartesiano como base para adquirir conocimiento científico, ya que se basa demasiado en la duda para generar conclusiones confiables.

Ejemplos de cartesianos

Hay varios ejemplos notables de cartesianos que están fuertemente influenciados por las obras de René Descartes. Algunos de estos académicos incluyen:

  • Giambattista Vico
  • Jean-André Rouchoux
  • Carlos Renouvier
  • Francisco Bouillier

Estos cartesianos trabajaron en diversos campos académicos como la física, las matemáticas, la teología y la metafísica.

Resumen de la lección

El cartesianismo aborda el conocimiento desde la perspectiva del dualismo, un concepto que presenta las observaciones, los hechos y el conocimiento como categorías distintas y opuestas. Tanto el cartesianismo como el dualismo representan enfoques filosóficos desarrollados por el matemático y erudito francés René Descartes. Aunque Descartes originalmente estudió abogado, se interesó por las matemáticas y la física, campos en los que desarrolló la práctica de la geometría analítica y la ley de refracción.

La filosofía cartesiana es una rama de la metafísica, un campo de estudio que examina el universo en términos de la materia que forma la naturaleza, la mente/alma humana y Dios. Otro componente importante de la filosofía cartesiana es la noción de escepticismo o duda. Descartes creía que el conocimiento científico objetivo sólo puede descubrirse cuestionando las observaciones realizadas por los sentidos humanos y confiando en el racionalismo innato que Dios creó en los humanos. Como parte de esta exploración metafísica del conocimiento, Descartes acuñó la frase Cogito, ergo sum, o “pienso, luego existo”. Esta frase refleja la creencia de Descartes de que Dios ha permitido a los humanos usar su capacidad innata de razonar para adquirir conocimiento científico mediante el uso del razonamiento deductivo.

Articulos relacionados