Rodrigo Ricardo

Cómo los niveles de madurez de los estudiantes afectan el aprendizaje

Publicado el 15 noviembre, 2020

La madurez importa

Considere esto: tiene un salón de clases lleno de estudiantes que tienen aproximadamente la misma edad. ¿Significa esto que están igualmente preparados para aprender un concepto, habilidad o idea en particular? La respuesta sorprendente es probablemente no. Si bien es justo decir que la edad es típicamente una medida de madurez, la edad y la madurez no son necesariamente lo mismo, especialmente cuando se trata de estudiantes. La madurez juega un papel importante en el éxito de los estudiantes.

¿Qué entendemos por madurez? Generalmente, el término se refiere a los cambios y el desarrollo en la estructura del cerebro, así como en el resto del cuerpo humano. La madurez es una medida del uso del buen juicio, la comprensión de la causa y el efecto, la posibilidad de asociar lo que está haciendo ahora con los resultados de sus acciones más adelante y otros procesos de pensamiento que van de la mano con un comportamiento razonable y aceptable. La madurez juega un papel en la capacidad de una persona para aceptar la responsabilidad de sus propios pensamientos, sentimientos y comportamientos. Afecta su capacidad para realizar un seguimiento de su pensamiento y, en este caso, para controlar las diversas emociones que pueden experimentar en una situación de aprendizaje. La madurez rige la responsabilidad personal, la comunicación compartida, la apertura a nuevas ideas y la capacidad para encontrar soluciones a los problemas. Los profesores ya saben que también se relaciona directamente con el control emocional y el razonamiento. Hay muchos tipos diferentes de madurez, y aquí abordaremos dos importantes.

  • La madurez cognitiva está relacionada con cómo pensamos. Se puede definir como la forma en que se desarrollan nuestros cerebros: cómo procesamos el conocimiento, conceptos abstractos, nuestra capacidad para reconocer y analizar, aprendizaje de idiomas y más. Ahora sabemos que el cerebro es plástico, cambia con la experiencia y el desarrollo. La evidencia muestra que en lugar de terminar con el desarrollo en la niñez, el desarrollo del cerebro continúa hasta los veinte años e incluso hasta los 25 para algunos. Los cerebros de las personas se desarrollan a diferentes ritmos y se ven afectados por influencias tanto genéticas como ambientales.
  • La madurez social es una medida de cómo una persona se relaciona con sus amigos, familia, compañeros de trabajo y la sociedad en la que vive. La madurez social progresa y se desarrolla en etapas sucesivas al igual que la madurez cognitiva, lo que hace que las personas pasen de la comprensión más simple del mundo que las rodea a una comprensión más completa del mundo social en el que vivimos. No es sorprendente que la madurez social aumente con la edad, pero no siempre .

Preparación para el aprendizaje

Es importante que los profesores comprendan que la forma en que se desarrolla el cerebro influye en la madurez y, por extensión, en la preparación para el aprendizaje. Para los maestros, esto es especialmente importante al seleccionar qué estrategias de instrucción usar al diseñar lecciones. Investigaciones educativas recientes indican que la madurez cognitiva y, por extensión, la edad, sí importan cuando se trata de elegir un enfoque de aprendizaje profundo o superficial. Un enfoque de aprendizaje profundo incluye el compromiso del alumno y la automotivación, un enfoque superficial se basa en enfoques más rápidos del material. El aprendizaje profundo generalmente da como resultado mejores resultados. Se ha demostrado que los estudiantes más maduros tienen más probabilidades de adoptar un enfoque de aprendizaje profundo y menos probabilidades de adoptar un enfoque superficial.

Para lograr los mejores resultados de aprendizaje posibles, los profesores deben profundizar un poco más. Deberán ser capaces de evaluar los niveles de desarrollo cognitivo de los estudiantes en diferentes dominios, así como determinar cómo procesan mejor la información. Deberían preguntarse: “¿Cuáles son las áreas de fortaleza de mis alumnos?” Solo entonces los maestros pueden comenzar a desarrollar experiencias de aprendizaje apropiadas, programar y controlar el ritmo de su instrucción y proporcionar contenido de aprendizaje de manera que realmente se adapte a las habilidades y estilos de aprendizaje de sus alumnos.

Sugerencias para el éxito educativo

  • Comprenda los niveles cognitivos y de desarrollo de sus estudiantes y reconozca las diferencias individuales. Los estudiantes tienen diferentes estilos, enfoques y capacidades que cambian con su nivel de madurez.
  • Tenga en cuenta que es probable que existan diferencias de desarrollo entre sus estudiantes y recuerde que el desarrollo normal varía mucho dentro de la misma edad y el mismo grado. El hecho de que los estudiantes comenzaran la escuela a la misma edad no significa que todos tengan el mismo nivel de madurez cognitiva y social en todos los grados posteriores.
  • Utilice las evaluaciones como diagnósticos que le ayudarán a proporcionar una imagen más clara de los niveles de sus estudiantes. Dé uno antes de enseñar el contenido real para ayudar a medir los niveles de conocimientos y habilidades iniciales.
  • El seguimiento del progreso lo ayudará a realizar un seguimiento de quién ha dominado qué objetivos. Es una herramienta importante para apoyar a aquellos que se están desempeñando en niveles más bajos porque le ayuda a identificar las áreas de mejora en las que cada uno de sus estudiantes puede necesitar un mayor apoyo y determinar quién no necesita más instrucción.
  • Los estudiantes aprenden mejor si las tareas se ajustan a sus habilidades y comprensión. Si una tarea está mucho más allá de su alcance, los alumnos no tendrán mucha motivación para intentarla. Siempre es una buena idea enseñar donde se encuentran los niveles de desafío y capacidad de aprendizaje para desarrollar la capacidad del estudiante de auto-motivarse y aprender cosas nuevas.
  • La autoeficacia , o la creencia de las propias habilidades, se ha demostrado una y otra vez como un excelente indicador del éxito del alumno. Los profesores pueden utilizar estas cuatro estrategias para desarrollar la autoeficacia:

    • Experiencias de dominio: las experiencias exitosas fomentan la autoeficacia y el fracaso la inhibe. Asegúrese de incluir pequeñas victorias siempre que sea posible en las lecciones.
    • Éxito de los compañeros: ver a un compañero triunfar puede fortalecer la fe en sus propias habilidades.
    • Retroalimentación positiva: los profesores pueden aumentar la autoeficacia con retroalimentación a lo largo de la tarea y motivar a los alumnos a hacer lo mejor.
    • Energía positiva: una actitud positiva puede hacer maravillas a cualquier edad. Los maestros pueden contribuir a un desempeño sólido reconociendo una perspectiva positiva incluso si los resultados no son óptimos.

Resumen de la lección

La madurez se refiere a cambios y desarrollo en la estructura del cerebro. Los cerebros de las personas se desarrollan a diferentes ritmos y se ven afectados por influencias tanto genéticas como ambientales. La madurez cognitiva está relacionada con cómo pensamos. La madurez social es una medida de qué tan bien nos relacionamos y coexistimos con amigos, familiares, compañeros de trabajo y otros. Los alumnos maduran a diferentes velocidades y en diferentes momentos. La forma en que se desarrolla el cerebro influye en la madurez y, por extensión, en la preparación para el aprendizaje. Esto es especialmente importante al seleccionar qué estrategias de instrucción utilizar al diseñar lecciones. Al reconocer, evaluar y abordar los diferentes niveles de madurez que tienen los estudiantes, los maestros pueden adaptar las actividades para mejorar los resultados del aprendizaje.

¡Puntúa este artículo!