Consumo sostenible: definición y complejidades

Publicado el 7 septiembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Consumo

¿Por qué se producen los productos? Bueno, la respuesta más sencilla es que se puedan consumir. Una pizzería hace pizzas, para que los clientes puedan comprarlas y comerlas. Un fabricante de automóviles construye automóviles para que los viajeros los compren y usen durante sus viajes diarios. Y las empresas de energía generan energía, por lo que los consumidores pueden utilizar la electricidad para encender las luces de sus hogares. Cuando los consumidores consumen bienes y servicios, la economía crece porque hay más dinero cambiando de manos.

Sin embargo, la producción de bienes y servicios utiliza materias primas proporcionadas por el medio ambiente, como agua, maderas y combustibles fósiles. Por lo tanto, satisfacer los deseos del consumidor de más bienes y servicios puede conducir a más procesos industriales y de fabricación, que pueden agotar los recursos y aumentar la contaminación. En esta lección, veremos cómo se puede manejar el consumo de manera que se minimice el daño al medio ambiente, de modo que los productos y servicios estén disponibles para que los consuman las generaciones futuras.

Consumo sustentable

El consumo sostenible es el uso de productos y servicios de manera que se minimice el impacto en el medio ambiente, de modo que las necesidades humanas puedan satisfacerse no solo en el presente sino también para las generaciones futuras. Cuando se practica el consumo sostenible, los recursos se utilizan con prudencia y se minimizan los productos de desecho y la contaminación. La principal forma de lograrlo es haciendo más y mejor con menos. En otras palabras, podemos encontrar formas de satisfacer nuestras necesidades y deseos sin agotar los recursos naturales finitos de nuestro planeta.

Esto podría incluir el uso compartido de automóviles, el uso de fuentes de energía renovables, como la energía solar o eólica, el desarrollo de fuentes de combustible alternativas, como los biocombustibles, para nuestras necesidades de transporte y el uso de productos de limpieza ecológicos. Practicar el consumo sostenible puede garantizar que el medio ambiente tenga recursos disponibles en el futuro. Sin embargo, en la mayoría de las naciones industrializadas y desarrolladas, los patrones de consumo no son sostenibles.

Sus productos y servicios dependen de demasiados recursos naturales y generan demasiadas emisiones nocivas cuando se consumen. Por ejemplo, la mayoría de los países desarrollados dependen de combustibles fósiles no renovables para sus necesidades de transporte. A medida que más conductores llegan a las carreteras y se consume más combustible, las reservas de combustibles fósiles se agotan y, debido a que los combustibles fósiles emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera cuando se queman, un mayor consumo significa más contaminación.

Este nivel de consumo no puede sostenerse por el agotamiento del recurso no renovable y los efectos adversos al medio ambiente. Por supuesto, los patrones de consumo insostenibles no son solo un problema para los países desarrollados, sino también para muchos países en desarrollo.

En los países en desarrollo, los patrones de consumo pueden ser insostenibles porque los ciudadanos de estos países pueden necesitar explotar sus recursos naturales para satisfacer sus necesidades básicas de vida. Por ejemplo, la agricultura de subsistencia , que es una agricultura que cubre solo las necesidades del agricultor sin excedentes para el mercado, requiere la tala de bosques para dejar espacio para las granjas y es una de las principales causas de deforestación. Esto puede provocar daños ambientales, como la erosión del suelo, climas más secos y niveles más altos de dióxido de carbono en la atmósfera.

Complejidades del consumo sostenible

Vemos que hay muchas complejidades del consumo sostenible que deben tenerse en cuenta. Por ejemplo, el consumo de bienes impulsa una economía fuerte. Sin embargo, los patrones de consumo insostenibles degradan el medio ambiente, agotan los recursos naturales y obstaculizan la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades básicas. Por lo tanto, los objetivos de crecimiento económico pueden entrar en conflicto con los objetivos de consumo sostenible.

Otro obstáculo que hay que superar con el consumo sostenible es la escasa conciencia de los consumidores. Las personas simplemente no conocen el costo ambiental de los productos que compran y los servicios que utilizan. Para que se adopte el consumo sostenible, primero existe la necesidad de superar los patrones de pensamiento y comportamiento arraigados entre los consumidores.

Otra complejidad surge cuando consideramos los costos sociales en los países en desarrollo. Por ejemplo, si un agricultor necesita practicar la agricultura de subsistencia para alimentar a su familia, sin embargo, esta práctica conduce a la destrucción de un ecosistema forestal, ¿es aceptable negarle al agricultor esta práctica?

Por último, el consumo sostenible se enfrenta a la falta de productos y servicios sostenibles disponibles en el mercado. Por ejemplo, ha habido algunos avances en la fabricación de productos más respetuosos con el medio ambiente, como los artículos biodegradables. También ha habido un aumento en el uso de servicios de energía sostenible, como la energía solar y eólica. Sin embargo, la producción de estos productos y servicios es actualmente insuficiente para satisfacer las necesidades de la creciente población.

Resumen de la lección

El consumo sostenible es el uso de productos y servicios de manera que se minimice el impacto en el medio ambiente, de modo que las necesidades humanas puedan satisfacerse no solo en el presente sino también para las generaciones futuras. La principal forma de lograrlo es haciendo más y mejor con menos, lo que podría incluir el uso compartido de automóviles, el uso de fuentes de energía renovables, el desarrollo de fuentes de combustible alternativas y el uso de productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente.

Hay muchas complejidades del consumo sostenible que deben tenerse en cuenta. Por ejemplo, los objetivos de crecimiento económico pueden entrar en conflicto con los objetivos de consumo sostenible. Además, el consumo sostenible debe superar la baja conciencia de los consumidores, los costos sociales en los países en desarrollo y la falta de productos y servicios sostenibles disponibles en el mercado.

Los resultados del aprendizaje

Después de completar la lección, debería poder:

  • Definir consumo sostenible y agricultura de subsistencia.
  • Discutir los problemas asociados con el consumo sostenible.

Articulos relacionados