Estímulos Internos: Definición y ejemplos

Publicado el 24 abril, 2024 por Rodrigo Ricardo

¿Qué son los estímulos internos?

Los psicólogos conductuales estudian los mecanismos y experiencias que influyen en el aprendizaje y el comportamiento humanos. Los investigadores en este campo atribuyen gran parte del aprendizaje al condicionamiento clásico y operante, y a la asociación de estímulos y resultados. Los estímulos son cosas o eventos en el entorno que pueden desencadenar reacciones e influir en el comportamiento. Por ejemplo, oler pan recién horneado puede hacer que alguien desee un tipo particular de comida, especialmente si la persona ya tenía hambre antes de oler el pan. Como otro ejemplo, oler comida podrida puede motivar a alguien a mantenerse alejado de un objeto o sustancia en particular. En estos ejemplos, las acciones de un individuo están influenciadas por el hecho de que ha asociado un estímulo específico (es decir, un olor particular) con recompensas (es decir, pan sabroso) o experiencias desagradables (es decir, comida podrida).

Los cambios, experiencias o sentimientos que ocurren dentro de alguien se denominan estímulos internos. Por ejemplo, una persona puede tener buenos recuerdos de una relación pasada con un viejo amigo o un familiar fallecido. Recordar experiencias con esa persona puede hacer que alguien sienta emociones cálidas o positivas, lo que a su vez puede motivarlo a buscar compañía con alguien a su alrededor en ese momento. Como otro ejemplo, alguien podría despertarse de mal humor y eso podría motivarlo a gritarle a uno de sus amigos. En estos ejemplos, el comportamiento de la persona puede estar impulsado por señales y estímulos internos, como las emociones y el estado de ánimo.

Otros ejemplos de estímulos internos incluyen el hambre, la sed y sentir los síntomas de un resfriado o gripe.

Relación con el reconocimiento de necesidades

Los estímulos internos a menudo pueden desempeñar un papel en el proceso de decisión de compra y pueden vincularse al reconocimiento de las necesidades de un individuo. El reconocimiento de la necesidad es el primer paso del proceso de decisión de compra y se puede definir como cuando una persona se da cuenta de que existe una discrepancia entre su estado o condición actual y un estado o condición deseado. En otras palabras, alguien se da cuenta de que necesita algo y piensa en una meta que puede ayudarle a satisfacer esa necesidad. Una vez que un individuo identifica esta necesidad, puede buscar formas de saciar sus necesidades buscando información interna y externamente, explorando sus pensamientos y sentimientos en relación con su entorno.

Por ejemplo, las personas suelen dejarse llevar por la intención. Las personas tienen la intención de satisfacer algún tipo de necesidad y la compra de un producto específico es parte de un proceso intencional y dirigido a un objetivo. La inhibición también influye en este proceso y puede actuar como mediadora entre las intenciones y las compras de alguien. Una vez que se realiza una compra y el individuo consume el producto, realiza una evaluación posterior al consumo que le brinda retroalimentación que puede usarse para guiar creencias futuras sobre cómo realizar compras para satisfacer necesidades. Por último, el individuo tiene que decidir cuándo deshacerse del producto una vez satisfechas sus necesidades, lo que se denomina desinversión. En pocas palabras, las personas se ven impulsadas a realizar compras en función de las necesidades percibidas y basan sus decisiones de consumo en experiencias pasadas y en qué tan bien los productos consumidos anteriormente proporcionaron resultados satisfactorios.

Estímulos internos versus externos

Mientras que los estímulos internos son cambios, experiencias o sentimientos que ocurren dentro de alguien, los estímulos externos son cambios o experiencias que ocurren fuera de alguien. Los estímulos externos suelen ser cosas que están fuera del control de un individuo y que pueden desencadenar algún tipo de reacción o respuesta. A veces esto puede ocurrir sin que sea consciente. Por ejemplo, el aprendizaje suele ocurrir cuando un estímulo externo se asocia con otro estímulo que puede desencadenar una reacción automática o natural. El olor de la comida automáticamente puede hacer que a alguien se le haga la boca agua. Si la comida va acompañada de un ruido particular (p. ej., un chasquido), la persona puede aprender a asociar el ruido con el olor de la comida. El ruido hará que a alguien se le haga la boca agua, incluso si no va acompañado de comida. Esto se conoce como condicionamiento clásico y ocurre cuando un individuo aprende a responder a un estímulo cuando está asociado con un resultado o efecto particular.

Las personas también pueden aprender a asociar ciertos comportamientos con resultados específicos, lo que puede influir en si ese comportamiento se repite o no. Este tipo de aprendizaje se conoce como condicionamiento operante y se utiliza para moldear el comportamiento mediante refuerzo y castigo. Por ejemplo, a los animales se les pueden enseñar trucos dándoles golosinas para aumentar comportamientos específicos. Del mismo modo, las personas suelen sentirse motivadas a comprar un producto de consumo específico si su consumo está asociado con un resultado agradable o positivo.

Otros ejemplos de variables externas incluyen la publicidad, la presión del tiempo y las limitaciones financieras.

Ejemplos de estímulos internos

  • León acaba de mudarse a una nueva área y comenzó a asistir a una nueva escuela secundaria. Extraña a sus amigos y desea establecer un nuevo círculo social en su nuevo entorno. Durante el fin de semana anterior a la primera semana de clases, va a una tienda de ropa local y compra ropa nueva por valor de unos cientos de dólares, con la esperanza de poder encajar con los demás estudiantes de su nueva escuela. En este ejemplo, la tristeza de León por dejar a sus viejos amigos actúa como un estímulo interno que lo motiva a buscar formas de hacer nuevos compañeros sociales. Piensa que si usa un determinado estilo de ropa, será más probable que los estudiantes de su nueva escuela lo acepten. Si León no hubiera tenido la experiencia interna de sentir tristeza o soledad, no se habría sentido obligado a comprar prendas nuevas.
  • Jessie fue a dar un paseo en bicicleta y, a las tres horas de viaje, se dio cuenta de que no llevaba agua potable. Empezó a sentir sed y empezó a buscar agua. Después de unas horas más, sintió que le venía un dolor de cabeza y empezó a sentirse deshidratada. De repente, notó un charco de agua y corrió a beber usando sus manos como taza. En este ejemplo, sentir sed sirvió como estímulo interno que motivó a Jessie a buscar agua. Nunca habría consumido agua de un charco de agua al azar si no hubiera sentido los síntomas de deshidratación.

Resumen de la lección

Los estímulos internos son cambios, experiencias o sentimientos que ocurren dentro de alguien. Los ejemplos incluyen hambre, sed y estados emocionales. Los estímulos internos suelen contrastarse con los estímulos externos, que son cambios o experiencias que ocurren en el exterior. Ejemplos de estímulos externos incluyen anuncios de marketing, restricciones financieras y leyes o normas.

Los estímulos internos pueden influir en el proceso de decisión de compra. El reconocimiento de la necesidad es cuando alguien se da cuenta de que necesita algo y piensa en formas que pueden ayudar a satisfacer esa necesidad. El reconocimiento de las necesidades es la primera etapa en el proceso de decisión de compra y ayuda a las personas a buscar formas de saciar sus necesidades mediante el uso de estímulos internos y externos.

Articulos relacionados