La evolución de las algas verdes en plantas terrestres

Publicado el 11 junio, 2023 por Rodrigo Ricardo

La Evolución de las Plantas

Este es un repollo. Y este es un pino. Y esta es una petunia. ¿Sabes qué tienen todos en común? Todas son plantas terrestres, que es un término que significa exactamente lo que implica. Las plantas terrestres son las que crecen en tierra, a diferencia de las que crecen en el agua. Hay cientos de miles de plantas terrestres, y recientemente los investigadores han confirmado que todas estas plantas provienen del mismo antepasado.

Durante mucho tiempo, la gente había observado las similitudes entre las plantas terrestres y las algas verdes, uno de los cuatro tipos de algas. Pero no fue hasta el surgimiento de tecnologías, que permitieron un mapeo genético más preciso que pudimos demostrar, que todas las plantas terrestres de hecho evolucionaron a partir de algas verdes. Entonces, todas las plantas de la tierra, desde flores hasta frutas y árboles imponentes, evolucionaron a partir de un grupo de microorganismos verde y viscoso. ¿Qué le parece eso para una historia de éxito evolutivo?

Alga verde

Bueno, dado que las algas verdes eran tan importantes para este mundo, creo que deberíamos llegar a conocerlas. Hay cuatro tipos básicos de algas, por lo que las algas verdes se definen por unos pocos rasgos únicos. Todas las algas tienen alguna forma de clorofila, el pigmento verde que permite a las plantas absorber la energía de la luz. Pero la mayoría de las algas solo tienen un tipo.

Las algas verdes tienen dos tipos de clorofila, llamadas clorofila a y clorofila b, que no solo le da ese color verde brillante, sino que le permite absorber la luz de manera más eficiente. Debido a esto, las algas verdes son el único tipo de algas que almacenan carbohidratos como almidón, no como lípidos, lo que es mejor para obtener energía a largo plazo sin secar las células individuales. Estas son las principales características que definen a las algas verdes.

Ahora, dentro del grupo más grande de algas verdes hay tres tipos. Tienes tus algas unicelulares básicas, que forman grandes colonias de microorganismos unicelulares. Luego tienes tus algas multicelulares que solo forman largas hebras de células individuales alineadas de punta a punta. Por último, tienes las carófitas, algas multicelulares que forman filamentos anchos y gruesos. Estos tipos son el punto de partida al observar la evolución de las plantas terrestres.

De las algas verdes a las plantas terrestres

Retrocedamos un poco en el tiempo. Ahora estamos en el período Silúrico de la era Paleozoica, hace aproximadamente 410 millones de años. Los cuatro tipos de algas existen y los cuatro están comenzando a moverse lentamente desde aguas poco profundas hacia la tierra. Solo uno tendrá éxito en última instancia. En este momento, las piscinas de agua dulce poco profundas y los bancos fangosos están cubiertos por grandes esteras planas de carófitas. Estos tapetes pueden existir parcialmente fuera del agua porque están desarrollando lentamente recubrimientos resistentes para evitar que se sequen.

Es a través de este proceso que algunas de estas esteras se convertirán en las primeras plantas terrestres. Lo que significa que las plantas terrestres evolucionaron a partir de agua dulce, no del mar como se pensaba anteriormente. Estas primeras plantas terrestres se llaman briófitas. Hoy los conocemos principalmente como musgos, hepáticas y hornworts. Los briófitos pueden existir en tierra, pero aún requieren un ambiente relativamente húmedo. Al igual que las algas, no tienen una estructura celular firme que permita un gran crecimiento, pero tienen una cutícula, una superficie de cera que retiene la humedad. Todas las plantas terrestres están cubiertas de cutícula y esta adaptación fue fundamental para pasar del agua a un ambiente más seco.

Las briófitas son consideradas las primeras plantas terrestres verdaderas, y desde aquí explotó la diversidad de plantas. La siguiente etapa de desarrollo fue la creación de semillas que no se secarían y no tenían que sumergirse para germinar, así como la adaptación del tejido vascular, los tejidos conectivos en las plantas que transportan agua. Los tejidos vasculares son exclusivos de las plantas terrestres y, en realidad, esto es lo que les permite mantenerse erguidos y firmes. La presión del agua en los tejidos hace que las plantas se vuelvan rígidas y les permite crecer hacia arriba y hacia afuera de una manera que las algas y las briofitas no podrían. Desde aquí el cielo era, literalmente, el límite.

Resumen de la lección

Las plantas terrestres, aquellas plantas que pueden crecer y vivir en tierra firme, todas comparten un ancestro común. Ese antepasado son las algas verdes, un tipo de alga que se caracteriza por tener tanto clorofila ayby ​​procesar carbohidratos como almidón.

Hace unos 410 millones de años, durante el período Silúrico de la era Paleozoica, las esteras de algas verdes anchas y multicelulares llamadas carófitas comenzaron a adaptarse del agua dulce poco profunda al aire libre. Algunas carofitas evolucionaron hasta convertirse en briófitas, plantas terrestres sin tejido vascular, pero con cera de cutícula cubriéndolas para protegerlas de la desecación. Estas fueron las primeras plantas terrestres verdaderas, y desde aquí evolucionaron hasta convertirse en cientos de miles de plantas con tejidos vasculares que vemos hoy a nuestro alrededor. Las algas verdes son la base de un enorme árbol genealógico.

Articulos relacionados