Rodrigo Ricardo

La regla de Alejandro III de Rusia

Publicado el 18 noviembre, 2020

Zar Alejandro III de Rusia

Todo el tiempo suceden cosas inesperadas. A veces, en los deportes, un equipo desvalido surge de la nada para derrotar a los campeones. O simplemente mire su propia vida: ¿alguna vez ha superado un examen para el que no estudió o consiguió un trabajo que estaba seguro que estaba fuera de su alcance? Estos giros inesperados del destino también han ocurrido a lo largo de la historia. Basta con mirar al zar Alejandro III de Rusia, quien ascendió al trono a pesar de que nadie esperaba que se convirtiera en monarca.

Vida temprana y sucesión

Alejandro nació en 1845, el segundo hijo del zar Alejandro II, y no se esperaba que le sucediera en el trono. Su hermano mayor, Nicolás, era un joven sano y enérgico que fue preparado para gobernar, mientras que Alejandro recibió una educación más relajada. Alejandro esperaba vivir su vida como Gran Duque, el hermano del rey. En cambio, Nicolás murió inesperadamente en 1865, pocos meses antes de que se esperaba que se casara con la hija del rey danés. A los 20 años, Alejandro se vio obligado inesperadamente al papel de heredero al trono. Además, ¡también heredó al prometido de su hermano! Se casó con la princesa Dagmar al año siguiente.

Tan inesperado como la muerte de Nicolás fue el ascenso al trono de Alejandro. En 1881, el padre de Alexander fue asesinado por revolucionarios de izquierda rusos cuando dos bombas caseras fueron lanzadas contra su carruaje. La corona recayó en Alejandro y, en 1883, fue coronado oficialmente Zar Alejandro III.

Reinado

Al tomar el trono, Alejandro III decidió restaurar la ley y el orden en Rusia. Ordenó la ejecución de los líderes del asesinato de su padre, y reunió y ejecutó o exilió a muchos líderes de grupos políticos revolucionarios. Además, Alejandro hizo cumplir estrictas leyes de censura en los panfletos políticos y derogó muchas de las reformas y libertades que le había otorgado su padre.

Su padre había sido un gran reformador: liberó a los siervos en 1861 y estaba a punto de firmar la primera constitución de Rusia antes de su asesinato. Por el contrario, Alejandro III decidió fortalecer su autoridad personal. Hizo varias reformas administrativas que debilitaron los órganos de gobierno locales y regionales, centralizando el poder en su administración.

Alejandro era devotamente religioso, un cristiano ortodoxo oriental, como lo eran todos los zares rusos, y era ferozmente antisemita. Según los informes, alentó los pogromos (ataques generalizados en el campo contra las comunidades judías) que prevalecieron en la Rusia de fines del siglo XIX. De hecho, la vida de los judíos en Rusia fue tan difícil bajo el reinado de Alejandro III que algunos historiadores lo culpan por el comienzo del movimiento sionista que alentó a las comunidades judías a reasentarse en Palestina y el Medio Oriente.

A pesar de su aprobación tácita de la violencia contra los judíos en casa, Alexander mantuvo a Rusia fuera de las principales guerras extranjeras durante su tiempo en el trono y ganó el apodo un tanto irónico de “El Pacificador”. Hizo una alianza con Francia contra su enemigo común, Alemania, pero Alejandro aún logró mantener relaciones pacíficas con Alemania. También logró contener la guerra con Gran Bretaña mientras expandía la influencia rusa en Asia. Estos fueron logros sorprendentes considerando que la expansión rusa fue en parte lo que causó que Gran Bretaña y Francia lucharan contra Rusia menos de medio siglo antes en la Guerra de Crimea.

El reinado de Alejandro llegó a su fin en 1894 cuando desarrolló una infección renal y falleció en noviembre, con solo 49 años. Dejó el trono a su hijo, quien se convirtió en Nicolás II. Nicolás resultaría ser el último zar ruso, ya que la Revolución Rusa a fines de la década de 1910 y principios de la de 1920 abolió la monarquía.

Resumen de la lección

El reinado del zar Alejandro III cuenta dos historias diferentes. A nivel nacional, fue un gobernante severo que, tras el asesinato de su padre por parte de los revolucionarios, impuso duras leyes de censura y exilió o ejecutó a muchos líderes políticos cuyas ideas consideraba amenazantes. El devoto religioso también fomentaba tácitamente la violencia contra los judíos. Por otro lado, Alexander era un diplomático tan hábil que logró expandir la influencia rusa en el exterior sin nunca involucrar a Rusia en una guerra importante, lo que lo llevó a ser apodado ‘El Pacificador’. Sin embargo, ciertamente se estaban gestando problemas en Rusia. Su muerte en 1894 dejó el trono a su hijo, quien se convirtió en el último zar ruso de la historia cuando Nicolás II fue derrocado en la Revolución Rusa.

¡Puntúa este artículo!