Reformas en psicología anormal: demonología a través de reformas humanitarias

Publicado el 15 noviembre, 2020

Historia de anormalidad

Henry sufre convulsiones. Cuando suceden, experimenta un olor extraño, seguido de pequeñas luces bailando ante sus ojos. Finalmente, si la convulsión es mala, dice cosas que no tienen sentido y convulsiona. A veces, todo su cuerpo se convulsiona, dejándolo en el suelo indefenso.

En el siglo XXI, sabemos bastante sobre las convulsiones, incluidas algunas de las causas y cómo tratarlas con medicamentos o cirugía. Pero ese no fue siempre el caso. A lo largo de la historia, las personas vieron las convulsiones y otros comportamientos anormales de diferentes maneras. Hagamos un breve recorrido por la historia y veamos cómo se veían las enfermedades mentales y la aflicción en diferentes momentos de la historia.

Demonología

Los arqueólogos han encontrado cráneos que datan de decenas de miles de años antes de Cristo y que tienen agujeros. Algunos de ellos muestran evidencia de que los cráneos habían comenzado a sanar, lo que indica que fueron hechos mientras la persona estaba viva. La trepanación es la práctica de perforar un agujero en el cráneo para aliviar una dolencia cerebral o mental. En los días del Neolítico, la trepanación probablemente se usaba para permitir que los demonios escaparan del cráneo, pero en la neurología moderna, a veces se usa para tratar la inflamación del cerebro.

La sociedad neolítica y la mayoría de las personas durante la antigüedad creían que las enfermedades mentales y las anomalías se debían a los demonios. Las convulsiones de Henry, por ejemplo, se habrían considerado posesión y la trepanación u otras ceremonias religiosas se habrían utilizado para tratar enfermedades mentales.

En algunas sociedades, como la antigua Roma, mucha gente creía que la enfermedad mental era un castigo de los dioses. Enfurecer a los dioses podría, por lo tanto, provocar una enfermedad mental en usted o en otros miembros de su familia. Aunque la idea de la enfermedad mental como una enfermedad física se remonta a la antigua Grecia, la mayoría de las personas del mundo antiguo creían en la demonología u otros tipos de espiritualismo. Es decir, se dieron razones religiosas para la mayoría de las enfermedades mentales que experimentaron las personas.

Brujería en la Edad Media

La demonología y el espiritismo persistieron durante miles de años. Durante la Edad Media, tomó la forma de ver la enfermedad mental como resultado de la brujería. Algunos problemas, como las convulsiones de Henry o las alucinaciones debidas a la esquizofrenia, pueden haber sido vistos como el resultado de una maldición que te puso una bruja. Otros podrían haber sido vistos como un signo de brujería, por lo que la persona mentalmente enferma sería acusada de brujería.

Muchas veces, el comportamiento anormal fue visto como un signo de debilidad o vulnerabilidad moral. Debido a que se consideraba que los enfermos mentales tenían la culpa de su comportamiento, se consideraba que estaban abiertos a demonios y brujas. Como resultado, se desarrolló un profundo estigma en torno a la anomalía. El residuo de esto se puede ver en el estigma que rodea a las personas con problemas psicológicos en la actualidad, donde algunas personas todavía creen que ciertos tipos de enfermedades mentales son un signo de debilidad.

Teoría Psicogénica

En los siglos XVIII y XIX, a medida que los avances médicos presentaban una visión actualizada de los fundamentos biológicos de la anomalía, también se desarrolló una nueva teoría. La teoría psicógena ve la causa de la anomalía como problemas psicológicos.

De aquellos que creen en la psicogénesis, quizás el más famoso e influyente fue Sigmund Freud . Freud y sus seguidores creían que gran parte de la enfermedad mental podía explicarse en el conflicto entre las personalidades consciente y subconsciente. Por ejemplo, Freud podría considerar que la causa de la depresión son los deseos subconscientes insatisfechos. Muchos psicólogos famosos, incluidos Carl Jung y Jean Piaget, desarrollaron sus propias teorías de normalidad y anormalidad que fueron fuertemente influenciadas por Freud.

Instituciones y reformas

El primer asilo para enfermos mentales probablemente fue en el mundo islámico en el primer siglo, pero se hicieron más comunes en Europa durante la Edad Media. Sin embargo, estas instituciones no eran grandes lugares. Las instalaciones eran insalubres y los tratamientos implicaban a veces experimentos horribles. Uno de los asilos más notorios fue Bedlam , que estaba en Londres. Las descripciones de Bedlam del siglo XVIII muestran un lugar de trato inhumano. Durante el día, se dejaba a los pacientes vagar por el patio, donde los turistas y los escolares los observaban y se burlaban. Por la noche, estaban encadenados.

Al otro lado del Canal de la Mancha en París, el Dr. Philippe Pinel trabajaba como médico en una institución mental. Horrorizados por el tratamiento de los pacientes, Pinel y su predecesor Jean-Baptiste Pussin iniciaron un movimiento humanitario en el tratamiento de los enfermos mentales. Quitaron las cadenas a los pacientes que se consideraban peligrosos.

Para sorpresa de muchas personas, los hombres se volvieron más amables cuando se les trataba con amabilidad y se les liberaba de las cadenas. El éxito de Pinel y Pussin llevó a otros a unirse al movimiento humanitario, como William Tuke en Inglaterra y Dorothea Dix en Estados Unidos. Lentamente, las condiciones en las instituciones mejoraron.

Resumen de la lección

La forma en que las personas han visto las anomalías a lo largo de la historia ha cambiado y evolucionado. Durante muchos años, la enfermedad mental se consideró en términos de demonología, brujería y espiritualismo. Esto llevó a un estigma basado en la creencia de que los enfermos mentales eran malos o débiles.

En el siglo XIX, psicólogos como Sigmund Freud desarrollaron la teoría psicógena, que dice que la enfermedad mental es el resultado de problemas psicológicos. La historia de las instituciones mentales es oscura, con muchos pacientes maltratados. Sin embargo, a partir del siglo XVIII, las reformas humanitarias de las instituciones mentales ayudaron a salvaguardar la seguridad de los enfermos mentales.

Los resultados del aprendizaje

Después de esta lección, podrá:

  • Resumir cómo se ha tratado a los enfermos mentales a lo largo de la historia.
  • Describir las teorías de anormalidad que se basaron en demonología y brujería.
  • Explicar el desarrollo de la teoría psicógena.
  • Identificar los actores principales en la reforma de las instituciones mentales.

¡Puntúa este artículo!

Articulos relacionados