Rodrigo Ricardo

Abuso sexual infantil: definición y estadísticas

Publicado el 15 noviembre, 2020

Un problema incomprendido

Los niños son los miembros más vulnerables de la comunidad humana y, como tales, también son el segmento del que se aprovechan con más frecuencia. Debido a esta vulnerabilidad, los padres y otros adultos se asegurarán en gran medida de que los niños estén protegidos y que se les permita tener una infancia segura y cómoda. Desafortunadamente, hay un elemento de la sociedad que explotaría a esta población joven para obtener ganancias o un placer perverso de su inocencia.

El abuso sexual infantil es un problema de inmensas proporciones que solo recientemente ha comenzado a recibir la exposición que merece. La definición de este acto cubre mucho más de lo que la gente cree y debe entenderse en su totalidad. El abuso sexual infantil incluye:

  • Un acto de carácter sexual entre un adulto y un menor.
  • Actos sexuales entre dos menores en los que uno ejerce poder para forzar el acto.
  • Usar persuasión o coerción, como recompensas o amenazas, para involucrar a un menor en cualquier acto sexual.
  • Acciones que no involucran contacto sexual real pero que aún son de naturaleza sexual, como ver pornografía, tomar fotografías pornográficas, comunicaciones sexuales de cualquier tipo u obligar al niño a exhibirse de manera sexual.

Todas estas cosas, ya sea solas o en conjunto, constituyen abuso sexual. Básicamente, el abuso sexual infantil es cualquier tipo de exposición física, emocional o psicológica a actos o manifestaciones de naturaleza sexual. Cada jurisdicción de aplicación de la ley tiene diferentes definiciones legales específicas, pero en ninguna parte es legal ninguna forma de abuso sexual infantil.

¿Cuán prevalente es el abuso?

Es bien sabido que la violación, el asalto y el abuso de adultos no se denuncian significativamente, pero cuando se trata de niños, el problema es aún peor. Según datos recientes sobre abuso sexual infantil del sitio web Darkness to Light y Victimasofcrime.org :

  • Más del 10% de los niños se enfrentarán a algún tipo de abuso sexual antes de cumplir los dieciocho años.
  • Las niñas son mucho más propensas a sufrir abuso sexual infantil. Aproximadamente 1 de cada 6 niñas y 1 de cada 22 niños son abusados ​​sexualmente antes de cumplir los dieciocho años.
  • Se estima que menos del 40% de estos casos se notifican.

Otra estadística que probablemente sorprenderá a muchas personas es que los niños y los jóvenes tienen más del doble de probabilidades de sufrir abuso sexual que los adultos. El problema es que, aunque los casos de abuso sexual han disminuido en las últimas dos décadas, no está claro si se trata de un sesgo de notificación o una disminución real.

Depredadores de abuso sexual infantil

Los padres y otros cuidadores pueden creer que podrían detectar a un depredador sexual infantil si lo vieran, pero es muy probable que sea una creencia falsa. Las estadísticas de depredadores sexuales infantiles relatan que:

  • En el 75% al ​​90% de los casos, el niño conoce a la persona que abusó de él.
  • Aproximadamente el 30% de las veces, el abuso ocurre con un miembro de la familia.
  • En casi el 40% de los casos, el abusador es un menor de edad.
  • Las personas definidas como pedófilos representan menos de la mitad de todos los casos de abuso sexual infantil. Un pedófilo se define como un adulto que se siente atraído sexualmente por niños o menores. En muchos casos de abuso, el abusador es un abusador de una sola vez que no llevará la etiqueta de pedófilo.

Efectos del abuso sexual infantil

Muchos niños reaccionarán a este tipo de trauma de manera similar a las víctimas adultas. El niño a menudo se volverá más temeroso, introvertido y deprimido. Es posible reconocer la posibilidad de abuso sexual si el niño:

  • Es más reservado de lo habitual.
  • No quiere que lo toquen.
  • Tiene pesadillas o problemas para dormir.
  • Es inusualmente agresivo, especialmente con sus hermanos menores.
  • Inventa historias de carácter sexual.
  • Dibuja imágenes de temática sexual.

Es difícil reconocer el abuso sexual a partir de un solo síntoma, por lo que el padre o el cuidador debe observar el comportamiento general del niño y ver cómo reacciona ante las situaciones.

Prevención del abuso sexual infantil

Los padres deben asegurarse de que sus hijos sientan que pueden hablar con ellos en cualquier momento. Asegúrese de pasar tiempo con su hijo y cultive una relación positiva que incluya compartir sentimientos y experiencias. Siempre dígales a los niños que si alguien los toca de manera inapropiada o los obliga a hacer algo con lo que se sientan incómodos, deben alejarse de inmediato y decírselo a un adulto. Los niños también deben saber que si alguien, ya sea otro niño o un adulto, intenta obligarlos a hacer algo en contra de su voluntad, deben decírselo a sus padres. Si un niño ha sido abusado sexualmente, es imperativo que la familia busque terapia lo antes posible. Esto podría minimizar los problemas que podrían ocurrir más adelante en la vida del niño.

Resumen de la lección

Revisemos. El abuso sexual infantil es cualquier tipo de exposición física, emocional o psicológica a actos o exhibiciones de naturaleza sexual con un niño. Desafortunadamente, es mucho más probable que estos actos sucedan con alguien que el niño conoce y muy bien puede ser con un miembro de la familia. Los niños, al ser más vulnerables que los adultos, tienen más del doble de probabilidades de ser víctimas de abuso sexual. Ocurre más con las niñas que con los niños, pero ambos pueden ser victimizados. Es probable que los niños que han sido abusados ​​estén deprimidos, no quieran que los toquen y, a menudo, harán dibujos o inventarán historias de naturaleza sexual. Los padres deben mantener abiertas las líneas de comunicación con sus hijos y enseñarles cómo reaccionar si alguien les pide que hagan algo con lo que se sienten incómodos.

¡Puntúa este artículo!