¿Cuál es la diferencia entre SRIS y sepsis?

Publicado el 5 noviembre, 2020

SIRS y sepsis en evolución

Se ha identificado que el síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS) está relacionado con la inflamación. Sin embargo, SIRS ha sido el punto de partida para que el campo médico identifique a los pacientes que podrían desarrollar sepsis. La sepsis es una infección que abruma los órganos del cuerpo y disminuye la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones. En la década de 1990, el SRIS se identificó como causado por una infección o un trauma y se convirtió en el indicador temprano de una posible sepsis. Sin embargo, en 2017 y 2018, los cambios en la identificación de SIRS y su validez han provocado discusiones entre los profesionales médicos sobre el uso de SIRS como indicador de sepsis. Hay investigaciones que respaldan que no todos los pacientes que comienzan con SRIS se vuelven sépticos, como alguna vez pensó la comunidad médica.

Conozcamos a Alex, quien ha gozado de relativamente buena salud hasta el mes pasado, cuando desarrolló una infección de las vías respiratorias superiores con resfriado y tos. Dos semanas después, sin haber mejorado, fue a ver a su médico. A Alex le diagnosticaron neumonía y le dieron un antibiótico, le dijeron que descansara y bebiera líquidos. A la medianoche, su fiebre subió a 101,5, tenía temblores, escalofríos y se sentía muy fatigado. Su familia lo llevó al departamento de emergencias local, donde fue admitido de inmediato y comenzó el tratamiento para la sepsis.

Al principio, Alex podría haber tenido SIRS o inflamación por el virus o la bacteria que lo atacó. Ahora, los sistemas de su cuerpo están a toda marcha, lo que provoca cambios que pueden poner en peligro la vida. Estos cambios se proporcionan en esta tabla:

SIRS (2 o más) SEPSIS (cualquier combinación)
Temperatura superior a 100,4 grados Confusión
Respiraciones superiores a 20 por minuto Fiebre o más frío de lo normal
Pulso de más de 90 latidos por minuto Pulso de más de 90 latidos por minuto
Glóbulos blancos más de 12.000 El trabajo de laboratorio revela problemas de órganos
El trauma o la infección pueden ser una causa Causado por una infección
Presión arterial normal Presión arterial baja
Producción de orina normal Baja producción de orina
Oxígeno normal Nivel de oxígeno bajo
Respiración normal Falta de aliento

Como puede ver, el SRIS está relacionado con síntomas como una temperatura corporal de más de 100,4 grados, más de 20 respiraciones por minuto y un recuento de glóbulos blancos superior a 12.000. Sin embargo, la presión arterial, la producción de orina, el oxígeno corporal y la respiración son normales.

Esto es diferente a la sepsis, en la que la presión arterial, el oxígeno y la producción de orina son bajos. Los síntomas exclusivos de la sepsis son la confusión, tanto la fiebre como la temperatura corporal baja y, después de haber sido confirmado por análisis de laboratorio, la evidencia de problemas orgánicos.

Tratamiento y diagnóstico de la sepsis

La clave para tratar la sepsis en pacientes que tienen una infección o que han tenido una infección reciente es la detección temprana. Los pacientes pueden tener disfunción orgánica sin detección, a menos que se realicen análisis de sangre específicos para el paciente. Se controlan sus niveles de oxígeno y se mide la producción de orina. La evaluación completa de los análisis de laboratorio del paciente y la observación cuidadosa permitirán al médico hacer el diagnóstico.

Debido a la alta tasa de mortalidad con sepsis, tenemos algo llamado Evaluación Sequential Organ Failure (SOFA) . Esta es una puntuación que se ha desarrollado para predecir la progresión, la recuperación y el riesgo en pacientes con sepsis al observar estudios de laboratorio de diferentes órganos del cuerpo. El SOFA se toma al ingreso y luego cada 24 horas para monitorear el progreso del paciente. Cuanto mayor sea la puntuación SOFA, mayor será el riesgo de muerte si la puntuación continúa subiendo. Una mirada rápida puede indicar el declive del paciente y requerir intervención.

qSOFA , o SOFA rápido, evalúa tres criterios importantes para el paciente:

  • ¿El paciente respira rápido? ¿Es la frecuencia superior a 22 respiraciones por minuto?
  • ¿Está baja la presión arterial del paciente? ¿Está la presión arterial sistólica (el número superior) por debajo de 100?
  • ¿El paciente está confundido o no responde? ¿Hay cambios en el estado mental? ¿Puede despertar al paciente o hablar con él de manera apropiada?

Si estos criterios están presentes, podría indicar un deterioro en la condición del paciente, lo que requerirá la intervención inmediata del equipo médico.

Objetivos del tratamiento de la sepsis

¿Qué hace que la condición de Alex sea tan emergente? Alex tiene disfunción de órganos porque le cuesta respirar y su oxígeno está disminuyendo. Además, su trabajo de laboratorio muestra un recuento alto de glóbulos blancos. Los glóbulos blancos, por si lo has olvidado, son las células que combaten las infecciones, y su producción de orina ha caído por debajo de los 30 ml / hora. Entonces, ahora los riñones están siendo afectados. ¡Hora de actuar! La enfermera ha extraído hemocultivos para averiguar qué infección está ocurriendo y qué antibiótico será eficaz.

Se le administra el antibiótico indicado y se le observará para ver si mejora. Sin embargo, Alex tiene otro problema de salud: la diabetes. La monitorización cuidadosa del nivel de glucosa en sangre de Alex puede ayudar a protegerlo de que su nivel de azúcar en sangre sea demasiado bajo o demasiado alto. Los líquidos y el control de la producción de orina ayudarán a prevenir la deshidratación y a mantener el funcionamiento adecuado de los riñones. El objetivo del tratamiento es ayudar al cuerpo del paciente a combatir la infección, mientras se mantiene el mayor nivel posible de función de los órganos.

Resumen de la lección

El síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS) se ha identificado como relacionado con la inflamación, mientras que la sepsis es el resultado de una infección que ha abrumado las defensas del cuerpo. Las dos condiciones son procesos similares, pero distintos en los resultados. Hay investigaciones que respaldan que no todos los pacientes que comienzan con SRIS se vuelven sépticos, como alguna vez pensó la comunidad médica. El SIRS afecta la temperatura, el pulso y la respiración, mientras que la sepsis afecta a múltiples sistemas corporales, como el cerebro, los riñones, los pulmones, el hígado y las enfermedades agravantes que el paciente ya tiene (como la diabetes, por ejemplo).

La obtención de hemocultivos para determinar el tipo de infección y el mejor antibiótico desde el principio puede hacer que los antibióticos comiencen más rápido en el paciente. El objetivo del tratamiento es ayudar al cuerpo del paciente a combatir la infección mientras se mantiene el mayor nivel posible de función de los órganos.

Para ayudar a identificar esta afección, tenemos la Evaluación Sequential Organ Failure Assessment (SOFA) , que es una puntuación que se ha desarrollado para predecir la progresión, la recuperación y el riesgo en pacientes con sepsis al observar estudios de laboratorio de diferentes órganos del cuerpo. Pero más recientemente, qSOFA , o SOFA rápido, se desarrolló para identificar rápidamente una disminución en la condición del paciente y señalar la intervención inmediata del equipo médico. Se observan rápidamente tres criterios: respirar más rápido de 22 respiraciones por minuto, presión arterial baja y estar confundido o no responder. La investigación está en curso para ayudar al equipo médico a combatir la alta mortalidad debida a la sepsis. Más información está en el horizonte.

¡Puntúa este artículo!