Estrategias de afrontamiento desadaptativas: definición y ejemplos

Publicado el 9 noviembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

Afrontamiento y estrés

Henry es un ingeniero desempleado de 30 años. Había estado trabajando para su empleador anterior durante 15 años antes de que la empresa redujera su tamaño y lo despidiera. Henry ha intentado durante meses encontrar un nuevo trabajo sin éxito. Debido a la reducción de sus ingresos, Henry ya no puede permitirse enviar a sus hijos a una escuela privada y tuvo que cancelar todas las vacaciones familiares. El mes pasado, su auto fue embargado.

Henry encuentra el desempleo muy estresante. En un esfuerzo por sentirse mejor, Henry bebe medio litro de licor cada noche. Durante el día, a menudo es hostil hacia su esposa e hijos y rara vez socializa con amigos. Ya sea que se dé cuenta o no, Henry está usando varias estrategias de adaptación desadaptativas para lidiar con su estrés.

Afrontamiento adaptativo y desadaptativo

Todos nos hemos encontrado con una situación estresante en un momento u otro. Tal vez haya perdido a un ser querido, haya pasado por una mala ruptura o haya experimentado problemas financieros. La forma en que manejamos o manejamos el estrés se llama afrontamiento . Podemos lidiar con el estrés de maneras adaptativas o desadaptativas. Las estrategias de afrontamiento adaptativas son aquellas que aumentan nuestro funcionamiento mientras disminuyen el nivel de estrés percibido; incluyen ejercicio, meditación, sueño y escritura en un diario.

Las estrategias de afrontamiento desadaptativas no aumentan nuestro funcionamiento. Más bien, disminuyen temporalmente los síntomas mientras el factor estresante mantiene su fuerza o se vuelve más estresante. Por ejemplo, emborracharse le permite a Henry olvidarse del estrés relacionado con el desempleo, pero los efectos del alcohol son solo temporales. Una vez que recupera la sobriedad, Henry recuerda que está desempleado y que su situación sigue siendo estresante o, peor aún, se vuelve más estresante con el tiempo.

Hay muchos tipos diferentes de estrategias de afrontamiento desadaptativas. Incluyen:

  • Evitación: los comportamientos de evitación incluyen adicciones a las drogas, la comida, el licor y las actividades de búsqueda de emociones, así como el aislamiento psicológico y social o el enfoque en el alivio a corto plazo de una situación estresante. Por ejemplo, para hacer frente a un matrimonio infeliz, un hombre puede comenzar a apostar como una forma de obtener la emoción y la satisfacción que le falta a su relación. En otra situación, una niña que está siendo intimidada o molestada por sus compañeros de clase puede comenzar a comer en exceso como una forma de afrontar el abuso. Para lidiar con el estrés de un divorcio reciente, una mujer puede evitar reconocer sus sentimientos o volverse emocionalmente insensible. En el peor de los casos, alguien a quien se le diagnostica una enfermedad terminal puede alejar a familiares y amigos y volverse socialmente retraído.
  • Enmascaramiento emocional: esta estrategia de mala adaptación implica ocultar su angustia a los demás o poner una ‘buena cara’ en su verdadero yo.
  • Valoración negativa: Algunas personas esperan fracasar o que las situaciones saldrán mal. También utilizan juicios negativos para prepararse para los peores escenarios.
  • Sobrecompensación: la agresión, el dominio, la manipulación y los comportamientos obsesivos son todas formas de sobrecompensación. Las respuestas de búsqueda de atención y pasivo-agresivas, como parecer cooperativo mientras apuñalan por la espalda, se quejan, no cumplen o se rebelan, también entran en esta categoría.
  • Persistencia de respuesta: como estrategia desadaptativa, la persistencia de respuesta se refiere al uso de los mismos enfoques antiguos para situaciones similares.
  • Rumiación: las conductas de rumiación incluyen el uso de juicios y pensamientos obsesivos en un esfuerzo por evitar el miedo a lo desconocido y mejorar el desempeño.
  • Búsqueda de seguridad y entrega: lo único de este tipo de comportamiento desadaptativo es la dependencia de la familia y los amigos, junto con el cumplimiento y el deseo de complacer a otras personas.
  • Sensibilización: este tipo de estrategia de afrontamiento incluye colocarse en situaciones atemorizantes para aprender a lidiar con ellas.

Cuando usamos estrategias de afrontamiento desadaptativas, en realidad no estamos lidiando con la raíz del problema; solo cubrimos los síntomas a corto plazo. Esto, a su vez, puede provocar un mayor estrés psicológico y enfermedades mentales, como ansiedad y depresión.

Resumen de la lección

Hacer frente es la forma en que manejamos y lidiamos con el estrés. Las técnicas de afrontamiento pueden ser adaptativas , que aumentan nuestro funcionamiento, o desadaptativas , que alivian los síntomas temporalmente, pero no abordan la causa raíz del estrés.

Ejemplos de estrategias de afrontamiento desadaptativas incluyen conductas de evitación como beber, entumecimiento emocional, juego y aislamiento social. El enmascaramiento emocional, los juicios negativos, la compensación excesiva y la confianza en el mismo enfoque una y otra vez para situaciones similares también son formas de afrontamiento desadaptativo. Algunas personas en situaciones estresantes se adaptan a través de la rumia y la sensibilización. Las personas también pueden buscar alivio del estrés volviéndose demasiado obedientes y dependientes de otras personas, o estando demasiado ansiosas por complacerlas.

Como estas estrategias solo cubren, en lugar de abordar realmente una situación estresante, pueden provocar estrés psicológico adicional y enfermedades mentales, incluidas ansiedad y depresión.

Articulos relacionados