Rodrigo Ricardo

Habilidades básicas de comunicación interpersonal (BICS): definición y ejemplos

Publicado el 6 octubre, 2021

Comunicación interpersonal

Cuando somos niños, no solo adquirimos habilidades lingüísticas, sino una serie de matices de comunicación extraídos de nuestro entorno, un entorno que abarca influencias culturales, sociales y psicológicas. En otras palabras, no solo aprendemos qué decir, sino cómo decirlo. En esta lección, nos enfocaremos en el cómo.

En pocas palabras, medios interpersonales entre dos personas; por lo tanto, la comunicación interpersonal es cuando te comunicas con otra persona. Además, la comunicación interpersonal cubre una amplia gama de situaciones de comunicación, pero las habilidades empleadas son esencialmente las mismas.

Por ejemplo, la situación puede ser bastante íntima, digamos con un cónyuge, o puede ser con el extraño con el que entablas una conversación mientras esperas en la fila del supermercado. Ya sea que esté hablando con su vecino, un compañero de trabajo, un cónyuge, un hijo o con la junta directiva, el proceso y las habilidades utilizadas son los mismos.

Proceso de comunicación

El proceso de comunicación es un patrón circular de toma y daca. Por ejemplo, usted (el remitente) envía un mensaje de texto a través de un teléfono celular (el canal) a su mejor amigo (el receptor). Luego, el receptor responde y responde con un mensaje de texto (nuevamente usando el teléfono como canal). El mensaje del receptor se denomina retroalimentación y ahora el remitente se convierte en receptor.

El canal es el medio que elige para enviar un mensaje. El canal puede ser un teléfono, una conversación cara a cara, correos electrónicos, correspondencia, fotografías o incluso señales de humo. El caso es que el mensaje necesita algún tipo de dispositivo de entrega.

El proceso de comunicación
Proceso de comunicación interpersonal

Este proceso parece bastante simple y en el que participamos a diario. Sin embargo, lo simple puede engañar en este caso, así que echemos un vistazo más de cerca al proceso de comunicación. Primero, los individuos son una composición compleja de experiencias pasadas, conocimientos, prejuicios y habilidades. Tanto el emisor como el receptor aportan estas características (o filtros) a la conversación.

El remitente crea un mensaje, o lo que se conoce como código. Luego, el receptor necesita procesar ese código, o lo que se conoce como decodificación. Decodificar es el acto de interpretar el mensaje. Durante el proceso de decodificación, todos esos filtros afectan el significado del mensaje.

Por ejemplo, ¿alguna vez te has encontrado en una situación en la que alguien te estaba contando un chiste que pensaba que era realmente divertido, pero que no le veías el humor? Al igual que la belleza, la gracia está en los ojos del espectador, y tanto la belleza como el humor se basan en quiénes somos. Es importante tener esto en cuenta al comunicarse con los demás. Lo que pretendías transmitir puede que no sea lo que escuchó la otra persona.

Decodificación de mensajes
Decodificación de mensajes

¿Qué son los canales?

Lo que elige usar para transmitir su mensaje, el canal, es igualmente complejo. La mayoría de las veces, el canal es tu voz. El acto de hablar es una combinación de tono de voz, cadencia, claridad y tempo.

Un buen ejemplo de tono de voz es el experimento que algunas personas prueban con sus perros. En un tono de voz relajante, el dueño de la mascota transmite el mensaje: “¡Perro malo!” Por supuesto, el perro responde al tono de voz, porque no sabe qué significan las palabras; así que continúan mirando a su dueño con ojos de adoración. Luego, en un tono de voz enojado, el dueño de la mascota dice: ‘¡Buen perro!’ Esta vez el perro inclina la cabeza avergonzado. No es lo que se dijo, sino cómo se dijo.

Además del tono de voz, a veces hablamos demasiado rápido o demasiado lento. Nuestra voz es demasiado fuerte o no lo suficientemente fuerte. Nuestras palabras se enuncian claramente o en un murmullo. Por lo tanto, elegir el canal para su mensaje es tan importante como el mensaje en sí.

Comunicación no verbal

La comunicación no verbal , o el lenguaje corporal, juega un papel importante en la comunicación interpersonal. Esto incluye la posición y los movimientos del cuerpo, el contacto visual, los gestos faciales y de las manos, e incluso qué tan cerca o qué tan lejos se coloca el emisor en relación con el receptor.

Un escenario típico es el adolescente que responde a la advertencia de un padre de llegar a casa a tiempo diciendo: “Está bien, mamá” con los ojos en blanco. Las palabras dicen una cosa, pero el lenguaje corporal contradice el mensaje verbal.

Otro ejemplo de lenguaje corporal que reemplaza al mensaje verbal es algo como esto. Un marido y una mujer acaban de tener una discusión sobre el presupuesto familiar. El esposo dice: ‘Cariño, solo tienes que recortar tus gastos. La factura de la tienda de comestibles de este mes estaba fuera de lugar. La esposa cruza los brazos sobre el pecho y responde: ‘Bien. Reduciré todo lo que me diga. Sus palabras concuerdan; sin embargo, su lenguaje corporal – brazos cruzados sobre su pecho – dice algo bastante diferente. Así que escuche lo que dice la persona, pero también escuche el lenguaje corporal.

Resumen de la lección

Revisemos. La comunicación interpersonal , algo en lo que participamos todos los días, enriquece nuestras vidas. A primera vista, el proceso parece bastante simple; sin embargo, cada paso del proceso es una pieza compleja del rompecabezas. Tanto el emisor como el receptor traen sus filtros, una combinación de experiencias pasadas, conocimientos y sesgos, al intercambio. El sistema de entrega del mensaje (el canal) puede mejorar el mensaje o distraerlo. Finalmente, las señales no verbales tienen un gran impacto en cómo se interpretan nuestros mensajes. Todo esto se reduce a opciones. Podemos elegir nuestras palabras, elegir el método apropiado de entrega y ser conscientes de cómo podemos estar filtrando el mensaje.

5/5 - (7 votes)