Rodrigo Ricardo

Hueso hioides dislocado: síntomas y tratamiento

Publicado el 5 noviembre, 2020

Hueso hioides dislocado

Jeff es un gerente de restaurante de 33 años que juega en una liga de softbol masculino todos los viernes por la noche. Durante un juego reciente, Jeff estaba jugando en tercera base, su posición favorita. Mientras jugaba tercero, el mejor bateador del otro equipo le pegó un rodado duro a Jeff. Desafortunadamente, la pelota dio un rebote divertido y golpeó a Jeff directamente en su garganta.

A pesar de que sentía algo de dolor, Jeff estaba mucho más avergonzado que herido. Les dijo a sus compañeros de equipo que estaba bien y jugó el resto del juego en la 3ra base.

Más tarde esa noche en casa, Jeff trató de comer pizza, pero notó que cada vez que intentaba tragar, tenía dolor de garganta. Este dolor preocupó a Jeff, por lo que decidió ir al hospital para que le revisaran la garganta. En el hospital, a Jeff le tomaron varias radiografías de la garganta. Después de evaluar las radiografías, un médico le dijo a Jeff que se había dislocado el hueso hioides de la garganta.

El hueso hioides es un hueso pequeño en forma de U en la garganta. Se encuentra en la parte delantera, en el medio de la garganta, entre la mandíbula inferior y la laringe , que también se llama laringe . El hueso hioides está involucrado en varias funciones de la garganta, como respirar, tragar y hablar. Una dislocación del hueso hioides ocurre cuando este hueso se mueve de su posición normal en la garganta. Las causas comunes de dislocaciones del hueso hioides incluyen accidentes automovilísticos, estrangulamiento y traumatismo directo en el cuello, como cuando Jeff fue golpeado en el cuello con la pelota de béisbol.

Síntomas

Los síntomas de un hueso hioides dislocado incluyen:

  • Dolor, especialmente al tragar.
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para hablar
  • Hinchazón del cuello
  • Las dislocaciones severas del hueso hioides pueden causar dificultad para respirar

Cabe señalar que en ocasiones una luxación del hueso hioides es asintomática , lo que significa que esta lesión no presenta ningún síntoma.

Tratamiento

Siempre que la dislocación del hueso hioides no interrumpa el suministro de aire y la persona pueda respirar normalmente, estas lesiones pueden tratarse de manera muy conservadora. Dado que las dislocaciones del hueso hioides a menudo se asocian con dolor y dificultad para tragar, especialmente con alimentos sólidos, el tratamiento conservador incluye que los pacientes consuman una dieta blanda o líquida hasta que el dolor desaparezca. Una dieta blanda o líquida consiste en alimentos como batidos, batidos y yogur que son fáciles de tragar y causan mucho menos dolor cuando se consumen.

Las dislocaciones más graves del hueso hioides que causan dificultad para respirar o cortan el suministro de aire pueden requerir tratamientos más invasivos, como la cirugía. La cirugía para reparar un hueso hioides dislocado implicará restablecer el hueso en su posición correcta en el cuello y posiblemente asegurar el hueso en su lugar con alambres. A veces, se colocará un tubo en la garganta para ayudar a mantener abiertas las vías respiratorias. Los pacientes que se someten a cirugía también deberán consumir una dieta blanda o líquida hasta que la garganta se cure de la cirugía. Solo alrededor del 10% de los pacientes con una dislocación o fractura del hueso hioides requerirán cirugía. El dolor asociado con este tipo de lesión generalmente se puede controlar con analgésicos de venta libre como el ibuprofeno.

Resumen de la lección

El hueso hioides es un hueso pequeño en forma de U que se encuentra en la parte delantera y media del cuello. Las dislocaciones del hueso hioides ocurren cuando este hueso se mueve de su posición normal. Este tipo de lesiones a menudo son causadas por accidentes automovilísticos, colisiones deportivas y estrangulamiento.

Los síntomas de las dislocaciones del hueso hioides incluyen:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Dificultad para tragar y hablar
  • Posible dificultad para respirar

El tratamiento para este tipo de lesiones puede variar desde un tratamiento muy conservador hasta un tratamiento muy invasivo, dependiendo de la gravedad de la dislocación. El tratamiento conservador consiste en que la persona consuma una dieta líquida o blanda, que incluye cosas como batidos, batidos y yogur. Los alimentos blandos y líquidos son mucho más fáciles de tragar y causan mucho menos dolor cuando se consumen.

Los tratamientos más invasivos para las dislocaciones del hueso hioides implican una cirugía para restablecer el hueso hioides. A veces, el hueso se asegura en su lugar con alambres de metal y se puede colocar un tubo en la garganta para mantener abiertas las vías respiratorias.

Descargo de responsabilidad médica: la información de este sitio es solo para su información y no sustituye el consejo médico profesional.

¡Puntúa este artículo!