Infecciones zoonóticas parasitarias

Publicado el 9 noviembre, 2020

Piojos y parásitos

¿Alguna vez ha tenido piojos? Tal vez lo hiciste cuando eras muy joven y ya no recuerdas. Los piojos son parásitos. Los parásitos son organismos que obtienen un beneficio de un huésped pero no devuelven nada beneficioso a cambio. Específicamente, los piojos son parásitos externos , parásitos que viven en un cuerpo, a diferencia de los parásitos internos , parásitos que viven en un cuerpo.

Si alguna vez trabaja en una clínica veterinaria, probablemente se encontrará con un escenario en el que un padre vendrá y reclamará que su mascota le dio a su hijo un caso de piojos. Siempre puede decirles que eso no es posible porque los piojos no son parásitos zoonóticos. Es decir, si una persona tiene un caso persistente de piojos, lo contrajo de otra persona, no de un animal.

Sin embargo, hay muchas enfermedades zoonóticas parasitarias que las personas pueden contraer a partir de parásitos zoonóticos (es decir, de animales a humanos). Esta lección repasará algunos de ellos y otra lección cubrirá otros dos importantes llamados toxocariasis y toxoplasmosis.

Anquilostomas

Mientras escribo esto, empiezo a volverme loco porque donde estoy ahora, el sol no ha brillado durante dos semanas seguidas. Y desearía estar exagerando. Entonces, hagamos algo juntos para estar tranquilos. Supongamos que estamos en una playa exótica. El sol está brillando; el cielo es azul; el agua es clara. Sus pies se presionan contra la arena suave y cálida mientras pasea por la orilla con una bebida fría en la mano.

Lo que quizás no sepa es que mientras disfruta de su increíble paseo, podría infectarse con un gusano parásito. Un gusano cuyas larvas , gusanos inmaduros (o jóvenes), les encanta excavar en la piel humana expuesta. Lo sé, arruiné totalmente nuestras vacaciones ahora, ¿no? Lo siento.

Este gusano se conoce como anquilostoma , un parásito que causa una condición conocida como larva migrans cutánea, donde ‘cutáneo’ implica piel, ‘larva’ implica pequeños gusanos jóvenes y ‘migrans’ implica la migración o deambular por algo. Entonces, es el deambular de pequeños gusanos en la piel: larva migrans cutánea.

Estos anquilostomas parásitos viven en los intestinos de animales infectados como gatos y perros. A medida que los animales defecan, los huevos de anquilostomas contaminan la arena y el suelo. Allí, eclosionan para convertirse en gusanos jóvenes llamados larvas, que luego se entierran en su piel cuando su piel los toca. Las personas que experimentan larva migrans cutánea tienen una erupción cutánea con picazón causada por el movimiento del gusano en la piel. Dulce, ¿eh?

Los cachorros y gatitos tienen más probabilidades de tener infecciones por anquilostomas que los perros adultos que han sido tratados antes. Por lo tanto, para prevenir la larva migrans cutánea, asegúrese de que el veterinario trate a sus mascotas según sea necesario, use siempre zapatos y siempre recoja los desechos de sus mascotas.

Otros parásitos zoonóticos

Hay muchos parásitos zoonóticos además de la anquilostomiasis. Muchos de ellos se transmiten potencialmente de un animal a un humano, aunque más comúnmente se capturan en otros lugares.

Dos buenos ejemplos de esto son los parásitos Giardia y Cryptosporidium. Estos parásitos generalmente los obtienen las personas con alegría al beber agua contaminada (es decir, cargada de heces) y causan una diarrea desagradable, entre otras cosas. Por lo general, la forma específica de estos parásitos que infecta a los humanos no es la misma que infecta a los animales. Sin embargo, si un animal que está cuidando parece estar enfermo (es decir, si tiene diarrea), asegúrese de recibir tratamiento para evitar incluso una pequeña posibilidad de infección. ¿A quién le gustan las pistas de todos modos? ¿Por qué arriesgarlo?

Otra infección parasitaria poco común, aunque posible, tiene que ver con las pulgas. Las pulgas de su perro o gato no prosperarán en una persona. Sin embargo, pueden saltar sobre ti y morderte, provocando irritación y conllevan todo tipo de problemas zoonóticos.

Un parásito que portan se llama tenia. Aunque en raras ocasiones, un niño o incluso un adulto puede comerse la pulga de un perro o gato que hará que se desarrolle una tenia adulta en su intestino. ¡Estos gusanos pueden medir más de dos pies de largo! Esa es solo otra razón para que su perro y su gato tomen medidas preventivas contra las pulgas.

Hablando de tenias, no tienes que comer una pulga para contraerlas. Comer carne poco cocida es una forma mucho más común de contraer una infestación de tenia en el intestino.

Y finalmente, para esta lección, está la sarna sarcóptica , también conocida como sarna, una condición causada por un ácaro parásito. La sarna sarcóptica puede transmitirse de un animal a un humano a través del contacto, pero solo causa una picazón transitoria en la persona. Entonces, si su animal tiene lo que parece ser una erupción cutánea con picazón, no lo toque con las manos desnudas. Solo llévelo al veterinario para que lo atienda, y si experimenta una erupción con picazón, asegúrese de hablar con su médico.

Resumen de la lección

Esta lección de ninguna manera rasca la superficie de todas las infecciones zoonóticas parasitarias que existen. Pero baste decir que la higiene y el saneamiento adecuados en lo que respecta al medio ambiente y la alimentación pueden ayudar a prevenir la mayoría de estas enfermedades.

Los parásitos son organismos que obtienen un beneficio de un huésped pero no devuelven nada beneficioso a cambio. Los parásitos externos son parásitos que viven en un cuerpo y los parásitos internos son parásitos que viven en un cuerpo.

La anquilostomiasis es un parásito que causa una afección conocida como larva migrans cutánea. Sus larvas (es decir, gusanos inmaduros o jóvenes) pueden penetrar la piel humana y causar irritación y dolor a medida que la atraviesan. Otros parásitos, como Giardia y Cryptosporidium, pueden causar diarrea y se obtienen más comúnmente del agua contaminada. Las tenias se pueden contraer al comerse accidentalmente la pulga de un gato o un perro, pero se obtienen con mayor frecuencia cuando una persona come carne poco cocida.

Los resultados del aprendizaje

Este video sobre parásitos debería enseñarle a:

  • Describe las características de los parásitos.
  • Distinguir entre parásitos externos e internos.
  • Recordar ejemplos de infecciones zoonóticas parasitarias

¡Puntúa este artículo!