James Vicary: Experimento y descripción general

¿Qué es la publicidad subliminal?

¿Alguna vez ha pasado por un anuncio en el escaparate de una tienda y ha detectado algunas imágenes sutiles o símbolos “ocultos” dentro de él? Si eres fanático de los Beatles, tal vez hayas oído hablar de mensajes “secretos” apenas audibles o incluso al revés en sus canciones. De hecho, este fenómeno se ha producido en millones de canciones, anuncios, películas y programas de televisión durante décadas. Estos mensajes se basan en la percepción subliminal , la idea de que podemos percibir y reaccionar ante imágenes y sonidos sutiles sin ser consciente de ellos.

Si bien algunas de las imágenes y símbolos ocultos que nos rodean pueden colocarse allí accidentalmente, muchos se colocan deliberadamente para influir en las personas. Esta práctica se llama publicidad subliminal . La idea detrás de esto es usar la percepción subliminal para hacer que alguien piense favorablemente en un producto y, con suerte, lo compre.

A principios del siglo XX, los expertos en marketing descubrieron que insertar música apenas audible junto con imágenes agradables hacía que las personas se sintieran más cómodas al comprar cosas. Sin embargo, otra investigación contradijo esta afirmación. De hecho, no se ha demostrado que la publicidad subliminal haga que las personas hagan lo que se pretende y también se considera poco ético. Hablemos de un experimento famoso que arrojó mensajes subliminales a un foco no tan sutil.

Experimento de palomitas de maíz de James Vicary

En 1957, un psicólogo social e investigador de mercado llamado James McDonald Vicary afirmó haber realizado un experimento con 45.699 espectadores en un cine de Nueva Jersey. En un comunicado de prensa, afirmó que expuso a los espectadores a flashes de 0,03 segundos de ‘¿Hambriento? Eat Popcorn ‘y’ Drink Coca-Cola ‘durante una película para ver si aumentaron las ventas en concesión.

Recomendado:  Equilibrio macroeconómico: definición y descripción general

Vicary afirmó que su experimento en realidad aumentó la venta de palomitas de maíz en un 57,5% y Coca-Cola en un 18,1%. Estos resultados llevaron a la CIA a escribir un informe titulado El potencial operativo de la percepción subliminal sobre sus propios planes de investigación con mensajes subliminales.

Más tarde, se determinó que el experimento y las afirmaciones de Vicary eran fraudulentos. Admitió que se hizo como un ‘truco’ y que hubo muy poco apoyo para la efectividad de los mensajes subliminales. A pesar de su ineficacia, los anunciantes todavía utilizan la práctica. Sigue siendo una práctica controvertida que está impregnada de cuestiones éticas y legales.

Cuestiones éticas y legales

Las cuestiones éticas y legales de los mensajes subliminales pueden ejemplificarse en el famoso caso de Judas Priest . En 1985, dos adolescentes intentaron suicidarse con una escopeta después de escuchar a una de sus bandas de heavy metal favoritas: Judas Priest. Un niño murió en el acto, pero el otro sobrevivió con un daño facial importante y murió tres años después. Los padres de los niños llevaron a la banda a los tribunales, alegando que sus hijos fueron inducidos a intentar suicidarse mediante un mensaje subliminal en una de sus canciones. El adolescente sobreviviente afirmó que estaban escuchando la canción Beyond the Realms of Death cuando escucharon las palabras ‘hazlo’ y sintieron la necesidad de suicidarse. La banda negó haber puesto contenido subliminal en su música, pero afirmó que sería libertad de expresión si lo hubieran hecho.

El juez desestimó la demanda porque no había pruebas suficientes y porque los niños estaban en problemas y estaban involucrados en drogas. Sin embargo, dictaminó que los mensajes subliminales no se incluyeron como libertad de expresión en la Primera Enmienda. Además, encontró que la práctica era una invasión de la privacidad. En general, se considera poco ético exponer a las personas a mensajes no deseados, independientemente de si inducen a la acción.

Recomendado:  Elementos del bloque S en la tabla periódica: Propiedades y descripción general

El gobierno ha hecho varios intentos de prohibir la publicidad subliminal, pero ningún proyecto de ley ha sido sometido a votación en el Congreso. Las agencias reguladoras como la Comisión Federal de Comunicaciones y la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego prohíben el uso de anuncios subliminales comprobados. Muchas empresas de radiodifusión y cine se niegan a utilizarlos. Como puede ‘ver claramente’, la publicidad subliminal cae dentro de un área gris legal. A pesar de estas preocupaciones y de su mínima efectividad, la publicidad subliminal sigue estando desenfrenada en los medios.

Resumen de la lección

En 1957, James Vicary afirmó haber expuesto a los espectadores a breves mensajes sobre palomitas de maíz y Coca-Cola, afirmando que aumentó las ventas. Más tarde admitió que el experimento fue fraudulento y que tal publicidad subliminal fue ineficaz. Independientemente, todavía se usa hoy, pero está estrictamente regulado. Como puede verse en el caso de Judas Priest , la publicidad subliminal está impregnada de preocupaciones éticas y legales.