La influencia del arte de Asia occidental y central

Publicado el 8 octubre, 2020

Culturas históricas de Asia occidental y central

Si fueras un europeo que vivía hace 600 años y tuvieras la oportunidad de unirte a una caravana a través de la Ruta de la Seda, te sorprendería el misterio de la exótica Persia, China y otras naciones asiáticas. También es probable que te lleves algo de arte a casa.

Este fue el caso de muchos comerciantes entre el siglo II a. C. y el siglo XV. A través de actividades comerciales, ayudaron en la difusión de los intercambios artísticos y culturales de Asia occidental y central.

La Ruta de la Seda fue una serie de rutas comerciales importantes utilizadas para transportar seda desde China a Europa. También se negociaron muchos otros bienes a lo largo del camino y, además, esta ruta sirvió de puente cultural entre Europa y las lejanas China e India.


Rutas terrestres (rojo) y marítimas (azul) de la Ruta de la Seda
Ruta de la Seda

Las culturas históricas de Asia occidental y central ocuparon varias áreas diferentes. Asia occidental se refiere al Medio Oriente. Anatolia, en la actual Turquía, y el Levante, en la actual Siria, Líbano e Israel eran regiones costeras que, en última instancia, conectaban Asia con Europa a través del Mediterráneo. Estas regiones fueron una vez parte del Imperio Romano, el Imperio Bizantino y desde el siglo XV EC, el Imperio Otomano. La Península Arábiga se encuentra al sur y al este, el Imperio Persa cubría la mayor parte de lo que hoy es el Irán moderno.

El Asia central actual se compone de cinco ex naciones soviéticas y Afganistán. La meseta tibetana y la parte más occidental de China se consideran históricamente cercanas a esta región.

Arte islámico

El Islam se originó en la Península Arábiga durante el siglo VII EC y se expandió rápidamente por Asia Occidental. Entre los siglos X y XI, la mayor parte de Asia Central se convirtió a esta fe.

El arte islámico sigue siendo un concepto debatido y puede aplicarse al arte religioso y secular, y al arte creado por musulmanes o no musulmanes. Sin embargo, el arte islámico generalmente se acepta como el creado dentro de las tradiciones artísticas islámicas, que a menudo incluyen motivos geométricos y florales y textos caligráficos estilizados. El arte desarrollado en estas áreas a menudo compartía temas y características visuales comunes.


Los motivos florales son comunes en el arte islámico
Artículos de Iznic

Los patrocinadores

Las artes de estas regiones se crearon principalmente para uso religioso y como objetos utilitarios para mecenas adineradas.

A nivel local, los principales compradores eran gobernantes, nobles y familias adineradas. Estas artesanías hechas a mano eran caras, por lo que la gente común no podía permitirse tenerlas.

También se crearon muchas piezas para uso religioso, para clérigos musulmanes y budistas, así como para practicantes laicos. En tierras musulmanas, era común que el arte religioso fuera patrocinado por monarcas que eran musulmanes y promovían esta fe.

Los tribunales europeos y las familias adineradas fueron los principales patrocinadores extranjeros, que adquirieron objetos de arte principalmente a través del comercio. A veces, los comerciantes o diplomáticos ofrecían bienes como obsequios a la nobleza.

Impacto internacional del arte de Asia central y occidental

En la antigüedad, la cultura helenística fue probablemente la primera gran influencia extranjera en Asia occidental. Después de la caída del Imperio de Alejandro Magno, varios reinos de influencia griega se desarrollaron en la región, combinando elementos de las culturas locales. Un ejemplo maravilloso es la arquitectura de la cueva en Petra (la actual Jordania). Estos edificios fueron delicadamente tallados en la roca con columnas helenísticas, frontones y proporciones griegas.


Arquitectura rupestre con elementos helenísticos, en Petra (siglo I a. C.)
Petra

Intercambio cultural con otras regiones asiáticas

Asia occidental y central tenía un gran alcance internacional a través del comercio en la Ruta de la Seda. El intercambio cultural fue significativo y ayudó a la difusión de religiones, técnicas artísticas y estilos.

El budismo, en sí mismo, es un ejemplo de este intercambio cultural. Comenzó en la India alrededor del siglo VI a. C. y llegó al Tíbet a través de la Ruta de la Seda, extendiéndose gradualmente por China y el sudeste asiático. Se cree que la escultura budista se desarrolló algunos siglos después, después de un período sin representaciones figurativas, y siguió la misma ruta de expansión budista en China. Se utilizaron madera, piedra y metal. El trabajo en metal incluía esculturas figurativas y objetos rituales como campanas.


Escultura budista china (c. 680 d.C.)
Escultura budista china

Los objetos chinos influyeron en Persia, que fue anexada por el Imperio mongol (un vasto reino establecido por Genghis Khan) en el siglo XIII. Se adoptaron muchas influencias chinas, como técnicas para hacer porcelana, pinturas figurativas sobre textiles y manuscritos, y el uso de motivos de dragones y flores de loto. El estilo que se desarrolló se conoce como chinoiserie persa .


Ilustración persa de un guerrero luchando contra un león parecido a un dragón (c. 1336)
Chinoiserie persa

La antigua técnica griega de hacer mosaicos se transformó en Asia occidental en una de las formas más distintivas del arte islámico, la decoración de azulejos. Consistía en pequeñas piezas de cerámica ensambladas en paredes y techos como decoración. Se hicieron arreglos muy complejos repitiendo motivos geométricos y florales.

Comercio de bienes en Europa

En Europa, los textiles se encontraban entre los objetos de arte más importantes importados de Asia occidental. Las alfombras orientales fueron probablemente el textil más popular. Las alfombras persas y de Anatolia eran admiradas y tenían una gran demanda internacional. La lana se usaba comúnmente para la base y el algodón (o, a veces, la seda) para la parte superior. Las alfombras presentaban una decoración elaborada con motivos florales y geométricos. Entre los tribunales europeos, se convirtieron en un símbolo de estatus.

La orfebrería islámica se consideraba un producto exquisito en Europa. La delicada artesanía y la preciosa decoración fueron motivo de admiración. Algunos artesanos hacían trabajos en metal exclusivamente para la exportación y, a veces, incluían motivos cristianos para atraer más a los compradores objetivo.


Orfebrería con motivos cristianos (siglo XIII)
Metalistería

La cerámica de Iznik era un tipo de cerámica elaborada en la Turquía actual. Las piezas estaban influenciadas por la cerámica china y generalmente eran blancas, con muchos adornos azules con motivos islámicos. Se convirtieron en un importante producto comercial.

Resumen de la lección

La Ruta de la Seda conectaba Europa con China y se convirtió en un puente para el intercambio cultural entre los grupos que poblaban Asia Central y Occidental. El Islam se convirtió en la religión predominante, el arte islámico que desarrolló motivos decorativos y características visuales comunes. El arte fue creado para mecenas religiosas y adineradas.

Durante siglos, ha habido intercambio cultural en estas regiones. La arquitectura helenística influyó en los reinos del Mediterráneo oriental. A través de la Ruta de la Seda, el budismo, la escultura budista y otras artes religiosas se extendieron a Asia Central y China. China influyó en el arte persa con motivos y técnicas, dando origen a la chinoiserie persa .

En Europa, a menudo se admiraban los productos islámicos. Los textiles, especialmente las alfombras orientales , se encontraban entre los más populares. La orfebrería también tuvo una gran demanda y algunas piezas incorporaron elementos cristianos para atraer compradores europeos. La cerámica de Iznik , influenciada por la porcelana china, también tuvo una gran aceptación en Europa.

¡Puntúa este artículo!