Rodrigo Ricardo

Mejores prácticas en educación especial

Publicado el 22 septiembre, 2020

Configuración del aula de educación especial

Los estudiantes de educación especial con discapacidades tienen planes de educación individualizados (IEP) y pueden recibir servicios en muchos tipos de entornos de clase. Se les puede enseñar en aulas autónomas , donde reciben instrucción especializada de un maestro de educación especial durante aproximadamente el ochenta por ciento o más de la jornada escolar. Los estudiantes con IEP también pueden ser atendidos por un maestro de educación especial en las aulas de recursos solo para materias específicas como matemáticas y artes del lenguaje, mientras reciben instrucción de un maestro de educación regular para otras materias aproximadamente del cuarenta al setenta y cinco por ciento del día escolar.

Otros estudiantes con discapacidades pueden recibir el ochenta por ciento o más de su educación en un aula de educación regular mientras reciben el apoyo de un maestro de educación especial y de educación regular en lo que se conoce como inclusión. La inclusión es cuando los estudiantes son educados con sus compañeros sin discapacidades. Cuándo y dónde los estudiantes reciben sus servicios educativos se conoce como el entorno menos restrictivo (LRE). Independientemente del entorno donde se atiende a un niño, es esencial que usted, como maestro, proporcione la instrucción que apoyará sus necesidades de aprendizaje en el aula.

Mejores prácticas en educación especial

Las mejores prácticas deben basarse en la investigación basada en la evidencia , que ha sido realizada por varios profesionales de la investigación utilizando varios métodos de recopilación y análisis de datos. Cuando utiliza prácticas de investigación basadas en evidencia, esto asegura que lo que está haciendo con sus estudiantes tiene una mayor probabilidad de funcionar. Esto es muy importante cuando se trata de estudiantes que forman parte de un programa de educación especial. Debido a que sus IEP abordan problemas específicos que tienen en el aula, es importante que lo que usted hace como maestro los apoye académicamente.

Instrucción diferenciada

Al planificar lecciones, los maestros deben pensar en lo que los estudiantes deben aprender de la lección. Una vez que esto se determina, usted, como maestro, debe encontrar formas en las que hará que el aprendizaje tenga lugar. Los niños tienen diferentes estilos de aprendizaje, por lo que sus prácticas de enseñanza deben reflejar eso. Al diferenciar la instrucción, reconoce que los estudiantes a veces necesitan más de una forma de enseñar para comprender una lección.

La diferenciación puede tener lugar de varias formas. Puede diferenciar su estilo de enseñanza al incluir imágenes, audio o modelado directo para que los estudiantes comprendan exactamente qué es lo que está tratando de enseñarles. Por ejemplo, si está enseñando a su clase sobre los ciclos de vida en ciencias, un estudiante que tiene dificultades con la comprensión podría beneficiarse de tener un cartel de ciclos de vida en exhibición para tener una imagen que acompañe a la lección. Ver una imagen real del ciclo puede ayudar al estudiante a conectarse con el propósito general de la lección. Un estudiante con una discapacidad en la decodificación de lectura puede beneficiarse al escuchar un audio que acompaña al texto que está leyendo.

Asignaciones modificadas

Es posible que las asignaciones modificadas ya sean parte del IEP de un estudiante. Incluso si este no es el caso, es posible que desee pensar en formas en las que puede hacer que las tareas sean más amigables para los estudiantes. Cuando modifica una tarea, cambia la forma en que se espera que el niño la complete. Considere si puede averiguar lo que sabe un niño si le pide que responda diez preguntas en lugar de veinte. ¿Es posible que un estudiante demuestre lo que sabe oralmente en lugar de hacerlo por escrito? Estas son preguntas que debe hacer al crear sus lecciones en el aula.

Otra forma de modificar las asignaciones es ofrecer asignaciones alternativas. Una tarea alternativa permite a sus alumnos demostrar que han aprendido el contenido pero de una manera diferente. Por ejemplo, digamos que les asigna a sus alumnos un ensayo sobre los diferentes tipos de poesía. Si tiene un estudiante que tiene problemas con la expresión escrita, puede pedirle a ese estudiante que complete un PowerPoint. La idea es que sus estudiantes tengan éxito por encima de todo, y hay muchas formas en las que puede permitirles que lo hagan.

Apoyo de los compañeros

Los estudiantes muchas veces aprenden mejor cuando son apoyados por sus compañeros. El apoyo de los compañeros puede resultar beneficioso, especialmente para los estudiantes que suelen tener un rendimiento bajo o los estudiantes que pueden tener dificultades con el idioma. Al emparejar a un estudiante de bajo rendimiento con otro estudiante, esto puede aumentar su comprensión del contenido de la lección. Por ejemplo, si un estudiante tiene una discapacidad en el área de la expresión escrita, es posible que desee emparejar a ese estudiante con otro estudiante para que pueda dar respuestas oralmente mientras el otro estudiante escribe las respuestas. El compañero puede sentarse junto al estudiante de educación especial para ayudarlo a completar las tareas o mantenerse concentrado en el aula.

Resumen de la lección

Las mejores prácticas en educación especial son métodos de instrucción que tienen una mayor probabilidad de ayudar a los estudiantes con necesidades especiales a tener éxito. Debido a que los estudiantes de educación especial, o aquellos con IEP, a menudo experimentan problemas académicos, es muy importante que sus prácticas en el aula se basen en evidencia e investigación que respalden lo que está haciendo en el entorno de aprendizaje.

Algunas de las mejores prácticas en educación especial incluyen instrucción diferenciada, asignaciones modificadas y apoyo de compañeros. Cuándo y dónde los estudiantes de educación especial reciben sus servicios educativos se conoce como el ambiente menos restrictivo. Los estudiantes de educación especial pueden recibir servicios en muchos tipos de entornos de aula, incluidos aulas inclusivas, salas de recursos y aulas autónomas.

¡Puntúa este artículo!