Papel de las actividades de movimiento en los comportamientos e interacciones sociales

¡Puntúa este artículo!

¿Ha pensado alguna vez por qué la educación física es una asignatura propia y tiene la misma cantidad de tiempo que otras asignaturas en la escuela? La razón es que la educación física une todo. Las actividades de movimiento son importantes para el crecimiento físico, social y emocional de los niños. Todos nos desarrollamos a ritmos diferentes, pero estas actividades tienen un efecto similar para la mayoría de las personas. La forma en que interactuamos socialmente, desarrollamos comportamientos sociales y mejoramos el funcionamiento cognitivo es a través del movimiento. La investigación muestra una fuerte correlación entre las actividades de movimiento y el funcionamiento cognitivo positivo.

Actividades de movimiento y funcionamiento cognitivo

Cerebro con pesas

Bien, ¿cómo funciona esto? Bueno, nuestras funciones motoras (movimiento) y cognitivas (aprendizaje) se procesan en el cerebelo . El cerebelo es un área del cerebro que también envía y recibe impulsos nerviosos que conectan los sistemas sensoriales con otras áreas del cerebro. Estos sistemas sensoriales llamados vestibulares que es nuestro oído interno y cerebeloso que es lo que controla nuestro funcionamiento motor son las primeras áreas en madurar.

La interacción entre el cerebro y el sistema sensorial es fundamental para nuestra capacidad de mantener el equilibrio físico, la coordinación y procesar los pensamientos en una acción. Varias habilidades que se utilizan durante las actividades de movimiento aumentan la frecuencia cardíaca, lo que aumenta el flujo sanguíneo y mejora inadvertidamente la memoria y el aprendizaje. Las actividades de movimiento pueden centrarse en el aprendizaje de funciones cognitivas básicas como contar y reconocer colores o funciones más complejas que se centran en las matemáticas y el razonamiento. Independientemente de la habilidad que se utilice, todos enseñan la participación en grupo y el respeto por los demás.

Actividades de movimiento y socialización

Jugar juegos interactivos durante la primera infancia ayuda a los niños a desarrollar habilidades emocionales y cognitivas. Estas habilidades están influenciadas por los comportamientos sociales del grupo y pueden beneficiar a la mayoría de los niños. Los niños con necesidades especiales pueden mejorar sus habilidades motoras, sociales y emocionales al interactuar con niños sin necesidades especiales en actividades grupales. Por ejemplo, en la imagen de abajo, puede ver un grupo de niños que tienen cada uno una parte del círculo de color.

Como equipo, se les pedirá a los niños que levanten los brazos, luego los bajen, luego los vuelvan a levantar, y luego todos pasen por debajo del círculo mientras está levantado y luego se sienten. Esta actividad enseña a los niños a trabajar en equipo. Esto también permite que los niños se vean unos a otros y aprendan ideas cognitivas básicas como arriba, abajo y abajo. Cuando los niños que tienen diferentes niveles de habilidad juegan juntos, aprenden unos de otros. Los niños pueden aprender aceptación, tolerancia, compasión, paciencia y bondad simplemente por estar juntos.

Niños jugando

Si recuerdas cuando estabas en la escuela primaria, ¿qué actividades hacías en Educación Física? Lo más probable es que hayas jugado Red Rover, Dodge Ball, Rayuela, Tag, Tetherball, etc. Mientras jugabas a estos juegos, aprendiste la importancia del trabajo en equipo, cómo contar, coordinación de manos y ojos, competitividad, juego limpio y muchas otras habilidades. ¿Hubo niños con necesidades especiales que jugaron contigo durante estas actividades? Piense en cómo interactuaron entre sí. Apuesto a que nunca te diste cuenta de que jugar te ayudó a aprender a ser más tolerante y social con los demás.

Resumen de la lección

Para concluir, el papel del movimiento afecta varios aspectos de nuestra vida. Las actividades de movimiento fomentan el crecimiento y desarrollo del cerebro a través del flujo sanguíneo y la activación nerviosa. Las actividades del movimiento no solo son importantes para nuestra salud, también son importantes para la sociedad en su conjunto. Cuanto más fomentemos el movimiento en los niños, más capaces serán de procesar pensamientos y problemas complejos. Las actividades de movimiento ayudan a desarrollar habilidades sociales, cognitivas y motoras que son vitales para el crecimiento y desarrollo de los niños.