Términos médicos relacionados con fracturas

Publicado el 6 noviembre, 2020

Introducción a las fracturas óseas

¿Alguna vez se ha caído o ha tenido un accidente que le provocó una fractura? Aunque los huesos son muy fuertes, pueden romperse cuando se someten a grandes fuerzas, y muchos de nosotros hemos tenido la desagradable experiencia de sufrir fracturas o fracturas de huesos. Las fracturas óseas son una de las afecciones médicas más dolorosas que puede tener y también pueden tardar mucho en sanar. Los huesos se pueden fracturar de muchas formas y el tratamiento depende del tipo y la ubicación de la fractura. Dediquemos unos minutos a analizar los diferentes tipos de fracturas óseas.

Tipos de fracturas óseas

Una fractura de hueso se clasifica según su causa y el patrón del hueso roto. Hay seis tipos generales de fracturas que se pueden identificar.

Una fractura transversal es una fractura completa que forma un ángulo recto con el eje longitudinal del hueso. ‘Transversal’ significa ‘transversal’, por lo que puede pensar en una fractura transversal como una rotura que atraviesa un hueso.

Una fractura en espiral es una fractura causada por una torsión excesiva de un hueso. Da como resultado que la fractura tenga un patrón en espiral distintivo, que se puede ver en las radiografías.

Una fractura oblicua es una fractura completa que es diagonal al eje largo del hueso. La palabra ‘oblicua’ significa ‘inclinada’ o ‘en ángulo’, y así es exactamente como se ve este tipo de fractura. Las fracturas oblicuas a veces pueden ocurrir cuando el hueso experimenta un impacto repentino. Cuando esto sucede, se denomina fractura por impactación. Si saltó del techo de una casa y aterrizó de pie, es probable que tenga una fractura por impacto.

Una fractura fisurada es una fractura incompleta que es paralela al eje longitudinal del hueso. Las fracturas fisuradas se denominan incompletas porque el hueso no se rompe por completo; solo hay una pequeña grieta en la superficie. Estas fracturas a menudo son causadas por cargas repetitivas que eventualmente hacen que el hueso se agriete y, por esta razón, también se denominan fracturas por sobrecarga.

Las fracturas fisuradas son comunes en los atletas, como los corredores, y otras personas que ejercen grandes tensiones repetitivas en sus huesos durante un largo período de tiempo. Las fracturas fisuradas son las menos dolorosas y las más fáciles de tratar porque el hueso no está completamente roto y no hay daño en los tejidos circundantes.

Una fractura conminuta es una fractura en la que el hueso se rompe en varios pedazos. Las fracturas conminutas a menudo son el resultado de un traumatismo grave y son más difíciles de curar, por lo que a menudo requieren cirugía y placas o tornillos para mantener las piezas del hueso en su lugar hasta que puedan curarse.

Finalmente, una fractura en tallo verde es una fractura incompleta en la que solo se rompe un lado del hueso. Piense en cómo se rompería un palo de madera verde si lo doblara. Por lo general, solo se rompe en un lado, por lo que este tipo de fractura se llama fractura en tallo verde.

Las fracturas en tallo verde son muy comunes en los niños porque sus huesos son mucho más flexibles que los de los adultos; las lesiones que típicamente resultarían en roturas totales en adultos pueden causar solo fracturas en tallo verde en niños. Las fracturas en tallo verde generalmente se curan bien sin cirugía porque los extremos del hueso roto no se pueden mover en absoluto. Después de algunas semanas enyesados, los niños generalmente pueden regresar a sus actividades normales sin efectos duraderos de la fractura.

Fracturas cerradas y compuestas

Otra forma de clasificar las fracturas es observar si el hueso roto atraviesa la piel o no. Una fractura cerrada ocurre cuando el hueso se rompe, pero no causa mucho daño a los tejidos circundantes ni atraviesa la piel. Se denominan “cerrados” porque no hay ninguna abertura en la piel por donde los gérmenes puedan entrar y causar infecciones. Las fracturas en tallo verde y las fracturas fisuradas son siempre fracturas cerradas porque, en esos casos, la fractura es incompleta y el hueso no se desplaza en absoluto de su posición normal.

Una fractura compuesta ocurre cuando uno o más huesos rotos sobresalen de la piel. Las fracturas compuestas, que también se conocen como fracturas abiertas, suelen ser el resultado de un traumatismo muy grave en el que se fracturan varios huesos. Las fracturas compuestas son muy graves porque el riesgo de infección y de mala cicatrización es muy alto. Aunque también son muy dolorosas, las fracturas cerradas son mucho más fáciles de tratar y menos graves desde el punto de vista médico.

Otras complicaciones de la fractura

Cuando se rompe un hueso, la fractura en sí es extremadamente dolorosa, pero también puede haber otras complicaciones médicas que se desarrollan como consecuencia de la fractura. Primero, el riesgo de infección es muy alto para las fracturas compuestas. Otro problema que puede ocurrir, especialmente en fracturas abiertas y conminutas, es la dificultad para lograr que los extremos del hueso permanezcan en su lugar para que se pueda producir la curación. En esas situaciones, es común usar placas de metal y tornillos para mantener las piezas rotas juntas hasta que puedan sanar.

Además, cuando un hueso largo se fractura, a veces se pueden liberar moléculas de grasa en el torrente sanguíneo. Esto puede causar una afección llamada embolia grasa , en la que pequeñas moléculas de grasa bloquean los vasos sanguíneos. Esto puede provocar dificultades respiratorias, infartos y accidentes cerebrovasculares y es mortal en el 10-20% de los casos. La embolia grasa ocurre con mayor frecuencia después de un traumatismo muy severo en el que se han roto varios huesos.

Resumen de la lección

Hoy, aprendimos sobre diferentes tipos de fracturas óseas y las complicaciones de esas fracturas. Repasemos todos los términos médicos que aprendimos para ayudarlo a recordarlos:

  • Una fractura transversal es una fractura completa que forma un ángulo recto con el eje longitudinal del hueso.
  • Una fractura en espiral es una fractura causada por una torsión excesiva de un hueso.
  • Una fractura oblicua es una fractura completa que es diagonal al eje largo del hueso.
  • Una fractura fisurada es una fractura incompleta que es paralela al eje longitudinal del hueso.
  • Una fractura conminuta es una fractura en la que el hueso se rompe en varios pedazos.
  • Una fractura en tallo verde es una fractura incompleta en la que solo se rompe un lado del hueso.
  • Una fractura cerrada ocurre cuando el hueso se rompe, pero no causa mucho daño a los tejidos circundantes ni atraviesa la piel.
  • Una fractura compuesta ocurre cuando uno o más huesos rotos sobresalen de la piel.
  • La embolia grasa , que es una complicación que puede desarrollarse después de una fractura ósea, es una afección en la que pequeñas moléculas de grasa liberadas en el torrente sanguíneo bloquean los vasos sanguíneos.

Los resultados del aprendizaje

Establezca un objetivo, al final de la lección en video, para:

  • Enumere los tipos de fracturas óseas
  • Diferenciar entre una fractura cerrada y compuesta
  • Explica algunas de las complicaciones que pueden surgir con las fracturas.

¡Puntúa este artículo!