Rodrigo Ricardo

Alcoholismo: influencias genéticas y ambientales

Publicado el 9 noviembre, 2020

Influencias

Hay dos flores que crecen frente a la casa de Max. Ambas flores son del mismo tipo, pero la flor del lado derecho de la casa ha crecido mucho más alta que la flor del lado izquierdo de la casa. ¿Por qué es esto?

Una respuesta podría ser que la composición genética de la planta del lado derecho de la casa está programada para que crezca más alta que la planta del lado izquierdo de la casa. Otra respuesta podría ser que la flor del lado derecho de la casa crece en un suelo mejor y recibe más nutrientes. También podría ser que una combinación de factores esté afectando el crecimiento de las plantas.

Responder a preguntas como esta es una de las tareas centrales de la ciencia moderna. Esta lección abordará lo que la ciencia moderna puede decirnos sobre por qué algunas personas se vuelven adictas al alcohol y otras no. ¿Es la genética, el medio ambiente o una combinación de los dos?

Genética

Como una flor puede tener una predisposición genética a ser alta, una persona puede tener una predisposición genética a ser alcohólica. Una predisposición genética es una mayor probabilidad de desarrollar un rasgo particular debido a la composición genética.

La estructura genética de una persona juega un papel importante en la determinación de su riesgo de adicción. Según los estudios, aproximadamente la mitad del riesgo de que una persona se convierta en alcohólica puede basarse en la genética. Sin embargo, no existe ningún gen responsable del alcoholismo. En cambio, están involucrados una variedad de genes diferentes y diferentes personas pueden tener diferentes grados de riesgo genético de alcoholismo.

Por ejemplo, una variación en los genes implicados en el metabolismo del alcohol podría poner a Sarah en riesgo de alcoholismo. Sin embargo, Josh tiene una predisposición genética al alcoholismo debido a una variación en los genes que controlan la actividad de las células nerviosas. Brenda tiene una combinación de ambas variaciones genéticas y tiene un riesgo aún mayor de desarrollar alcoholismo debido a esto.

Si bien algunos genes están relacionados específicamente con la adicción al alcohol, otros factores genéticos pueden estar relacionados con la adicción en general. Tener una predisposición genética a la adicción en general puede conducir a una adicción cruzada.

La adicción cruzada es ser adicto a más de una sustancia a la vez o cambiar una adicción por otra, como un alcohólico que también se vuelve adicto al juego o reemplaza la bebida por el uso de drogas.

Ambiente

Como una flor puede crecer más alta en un suelo mejor, el medio ambiente también juega un papel importante en el riesgo de abuso de alcohol de una persona. El entorno al que estuvo expuesta una persona al crecer es un factor importante. Considere los siguientes ejemplos.

Los niños cuyos padres no beben o exponen al niño al alcohol tienen menos probabilidades de beber y, por lo tanto, menos probabilidades de desarrollar un problema relacionado con el alcohol.

Los niños criados en un hogar donde los padres tienen bebidas alcohólicas y beben con frecuencia tienen un mayor riesgo de desarrollar un problema con la bebida que los niños que no están expuestos al alcohol cuando crecen. Este riesgo disminuye cuando se educa al niño sobre el uso y los riesgos del consumo de alcohol.

Los niños criados en un hogar donde existe un problema con la bebida aprenden a modelar el comportamiento más adelante en la vida y tienen un alto riesgo de desarrollar alcoholismo.

El entorno actual de una persona también juega un papel importante en su riesgo de desarrollar un problema con el alcohol. La presión de los amigos para beber, vivir en una comunidad donde se promueve el consumo de alcohol o estar expuesto a cualquier situación en la que beber sea parte de la cultura puede hacer que sea más difícil para una persona evitar patrones de consumo no saludables.

Trabajando juntos

En este punto, es posible que se pregunte qué efectos son más importantes para determinar el riesgo de alcoholismo de una persona: los causados ​​por la genética o los del medio ambiente.

Considere este ejemplo. Si un niño tiene padres que son alcohólicos, es probable que hereden una predisposición genética al alcohol. También es probable que crezcan en un entorno donde aprenderán a beber alcohol en respuesta al estrés y donde el alcohol sea fácilmente accesible para ellos.

En realidad, no existe una forma real de separar los efectos de cada uno en un individuo específico. Al igual que las flores que crecen frente a la casa de Max, todos estamos influenciados por nuestra composición genética y el medio ambiente simultáneamente. Puede ser difícil, o incluso imposible, determinar qué efecto es el resultado de qué causa.

Un hecho es cierto: el factor de riesgo más confiable para el abuso de alcohol y el alcoholismo son los antecedentes familiares de una persona. Esta historia se basa en una interacción entre la genética y el medio ambiente.

El medio ambiente generalmente se considera un factor más importante en las decisiones de una persona sobre el consumo de alcohol. Una vez que se ha hecho esta elección, la genética generalmente se considera un factor de riesgo mayor para desarrollar alcoholismo. Sin embargo, estos factores están estrechamente relacionados.

La excepción a esta generalización involucra a los adolescentes. La evidencia muestra que los factores ambientales tienen un papel mucho más importante que los factores genéticos para el riesgo de patrones de abuso de alcohol y alcoholismo durante la adolescencia.

Resumen de la lección

La genética, el medio ambiente y la combinación de los dos están involucrados en la determinación de la predisposición genética de una persona al abuso de alcohol y al alcoholismo. Una predisposición genética es una mayor probabilidad de desarrollar un rasgo particular debido a la composición genética.

Algunos genes están relacionados específicamente con la adicción al alcohol y otros están relacionados con la adicción en general. Tener una predisposición genética a la adicción en general puede conducir a una adicción cruzada. La adicción cruzada es ser adicto a más de una sustancia a la vez o cambiar una adicción por otra.

El medio ambiente también juega un papel importante en el riesgo de abuso de alcohol de una persona. El entorno al que una persona estuvo expuesta al crecer y el entorno actual de una persona son factores importantes.

Los efectos de la genética y el medio ambiente se entremezclan para determinar los factores de riesgo personales de cada individuo para el abuso de alcohol o el alcoholismo. El factor de riesgo más confiable son los antecedentes familiares de una persona.

El medio ambiente generalmente se considera un factor más importante en las elecciones de una persona sobre el consumo de alcohol y la genética generalmente se considera un factor de riesgo mayor para el alcoholismo, aunque los dos están estrechamente relacionados. La excepción a esto es la evidencia que muestra que los factores ambientales tienen un papel mucho más importante que los factores genéticos para el riesgo de patrones de abuso de alcohol y alcoholismo durante la adolescencia.

Los resultados del aprendizaje

Cuando haya terminado con el video, debería poder:

  • Considere el papel que juega la genética en el alcoholismo
  • Describir cómo el medio ambiente puede afectar si alguien puede convertirse en alcohólico o no.
  • Discutir cómo el medio ambiente y la genética pueden trabajar juntos para impactar el alcoholismo.

¡Puntúa este artículo!