Rodrigo Ricardo

Identificación e intervención de pacientes en caso de crisis

Publicado el 5 noviembre, 2020

Tipos de crisis

Las crisis de salud mental se pueden clasificar en externas o internas. Una crisis externa o una crisis situacional implica un suceso inesperado, como una pérdida o un cambio de vida que está fuera del control del individuo. Los ejemplos de una crisis situacional incluyen la muerte repentina de un ser querido, violencia doméstica, nuevo trabajo o pérdidas financieras.

Se produce una crisis interna, de maduración o de desarrollo con la incapacidad de hacer frente a los cambios de transición, como alcanzar nuevas etapas de desarrollo. El nacimiento de un primer hijo, la jubilación, el matrimonio u otro evento que cambia la vida son ejemplos de una crisis de maduración. Es posible que un tipo de crisis desencadene otro ya que pueden coincidir las crisis de maduración y situacionales.

Los desastres naturales, los desastres nacionales, los delitos y los actos de terrorismo se clasifican en una categoría separada de crisis adventicia . Las crisis adventicias o sociales son raras, pero pueden resultar en un trauma psicológico a gran escala dentro de una comunidad.

Evaluación

La seguridad del paciente es siempre una prioridad, y las enfermeras deben ser conscientes de los factores de riesgo que contribuyen y los hallazgos esperados al evaluar las crisis de salud mental. La presencia de ideación suicida u homicida que requiera hospitalización debe abordarse de inmediato.

Además, la enfermera debe preguntar sobre el sistema de apoyo actual del paciente y sus habilidades de afrontamiento.

Los adultos pueden presentar signos físicos, psicológicos e interpersonales de una crisis de salud mental. Los síntomas físicos incluyen alteraciones del sueño, dolores de cabeza por tensión, fatiga, alteraciones intestinales y mayor vulnerabilidad a las infecciones. Los síntomas psicológicos pueden consistir en miedo, impotencia, nerviosismo y ansiedad. Un aumento del conflicto y el aislamiento social pueden ser signos de síntomas interpersonales .

Fases de una crisis

La investigación ha indicado que hay cuatro fases principales en el ciclo de vida de una crisis. La fase uno resulta en una escalada de ansiedad y aumenta los mecanismos de defensa de los individuos (como la racionalización).

Fase dos, cuando fallan las respuestas de defensa, la ansiedad continúa aumentando y causando al paciente una gran incomodidad. El individuo tiene dificultad para resolver problemas y no puede aliviar el estrés, lo que puede resultar en síntomas psicológicos adicionales.

Cuando los métodos de prueba y error para revivir la ansiedad fallan y el individuo ya no puede emplear mecanismos de afrontamiento efectivos, está ocurriendo la Fase tres . El paciente presenta severos síntomas físicos y psicológicos. Esta fase es cuando muchas personas buscan intervención médica y buscan una solución.

El cliente experimenta una ansiedad abrumadora en la fase cuatro , que puede llevar a un empeoramiento adicional de los síntomas, incluida la confusión, el desapego de la realidad y la violencia contra sí mismo o contra los demás. El apoyo externo en esta fase es fundamental para el individuo.

Atencion al paciente

Abigail y Ethan son nuevos graduados que buscan comprender mejor el aspecto de la atención de enfermería en la gestión de crisis. Aprendieron en la escuela que la función principal de la enfermera es promover la seguridad. Evaluar a los clientes en busca de pensamientos suicidas u homicidas es un componente esencial de la intervención en crisis.

Los objetivos de la intervención en crisis dependen del tipo específico de crisis. Se debe priorizar las respuestas para abordar las necesidades físicas del paciente y aliviar los síntomas. Abigail y Ethan reconocen que en algunos casos puede ser necesario un especialista calificado en intervenciones de emergencia y crisis. Sin embargo, también son conscientes de que, como enfermeras, tienen un conjunto de habilidades únicas que también pueden utilizarse.

Luego de mitigar el impacto del evento, las enfermeras implementan estrategias para disminuir la ansiedad del paciente y restaurarlo a su nivel anterior de funcionamiento. Los planes para reducir la ansiedad incluyen permanecer con el paciente, escuchar activamente, demostrar interés, evitar la falsa tranquilidad y comunicarse con claridad.

Comunicarse de forma clara y eficaz requiere un esfuerzo consciente. Abigail y Ethan recuerdan haber aprendido sobre la escucha activa en la escuela de enfermería. La escucha activa es una habilidad que implica el uso de todos los sentidos para escuchar lo que se dice. Aclarar lo que se dice reflexionando con el hablante también es un componente valioso de la escucha activa, sirve como validación de que la comunicación es clara.

Además, las enfermeras ayudan al cliente a desarrollar un plan de acción centrado en la crisis. El plan debe ser a corto plazo, manejable y realista.

Intervenciones terapéuticas

Las enfermeras pueden coordinarse con agencias de apoyo e identificar recursos para ayudar a las personas que atraviesan crisis. La investigación sugiere que las intervenciones psicoterapéuticas de enfermería son generalmente efectivas. Las intervenciones en caso de crisis pueden variar según el nivel de atención (primaria, secundaria o terciaria).

La atención primaria implica colaborar con el paciente para identificar desencadenantes o problemas potenciales. Las intervenciones de enfermería incluyen educación sobre mecanismos de afrontamiento, modificaciones del estilo de vida y técnicas de reducción del estrés.

La atención secundaria es el período de crisis aguda y la implementación de intervenciones seguras. La enfermera debe colaborar con el cliente mostrando respeto y empatía.

La atención terciaria se lleva a cabo después de una crisis grave. Las enfermeras pueden interactuar con los clientes en entornos ambulatorios o centros de rehabilitación. Brindar apoyo y educación continua son componentes primarios de las intervenciones psicoterapéuticas en este entorno.

Resolución

Una resolución exitosa ocurre cuando un individuo tiene un conocimiento profundo del evento desencadenante y se restablece su equilibrio emocional. Para prevenir un incidente futuro, el individuo usa mecanismos de afrontamiento efectivos. Los mecanismos efectivos de afrontamiento son únicos para cada persona, sin embargo, las estrategias como el ejercicio aeróbico, las mediaciones y la participación en la resolución de problemas son opciones comunes.

Resumen

Una crisis puede definirse como situacional (externa), madurativa (interna) o adventicia . La seguridad del paciente es siempre una prioridad y la presencia de ideación suicida u homicida debe abordarse de inmediato.

Una evaluación de enfermería puede arrojar factores de riesgo, factores de protección y hallazgos esperados. Los hallazgos esperados, como los síntomas físicos, psicológicos e interpersonales, pueden variar según la fase de la crisis.

Estrategias como la escucha activa y la disminución de la ansiedad son esenciales para cuidar a los pacientes que experimentan una crisis de salud mental. Las intervenciones pueden variar ligeramente dependiendo de si el paciente se encuentra en instalaciones de atención primaria, secundaria o terciaria .

Sin embargo, la seguridad del paciente, la mitigación de crisis y la resolución exitosa siguen siendo los objetivos principales de la atención de enfermería terapéutica.

Descargo de responsabilidad médica: la información en este sitio es solo para fines académicos y no sustituye el consejo médico profesional

¡Puntúa este artículo!