Manejo de pacientes que reciben terapia de inmunosupresión en enfermería

Publicado el 9 noviembre, 2020 por Rodrigo Ricardo

¿Qué son los inmunosupresores?

Timmy trabaja como enfermero clínico especialista (SNC) en un piso de trasplantes. Una terapia de medicación común que se prescribe a su población de pacientes es la inmunosupresión. Los inmunosupresores son medicamentos que inhiben el sistema inmunológico; esto significa que son útiles para tratar enfermedades autoinmunes e inmunomediadas, así como para prevenir el rechazo de órganos trasplantados. Los ejemplos de agentes inmunosupresores incluyen tacrolimus, micofenolato de mofetilo, azatioprina, ciclosporina y esteroides (por ejemplo, prednisona).

Manejo de enfermería de pacientes que reciben terapia de inmunosupresión

Debido a que los inmunosupresores regulan negativamente el sistema inmunológico, Timmy reconoce que los pacientes que reciben terapia de inmunosupresión tienen un mayor riesgo de desarrollar una infección y, en consecuencia, requieren un tratamiento de enfermería especial. A continuación, se muestran algunas estrategias de gestión que Timmy intenta enseñar a las enfermeras y al personal sanitario de su unidad:

  • Practique una higiene de manos estricta y use equipo de protección personal (cuando esté indicado): estas dos medidas son clave para prevenir la propagación de la infección a pacientes inmunosuprimidos.
  • Controle con frecuencia los signos vitales: cualquier cambio en los signos vitales, por ejemplo, una temperatura baja, puede ser una señal de advertencia temprana de una infección inminente, en cuyo caso los pacientes deben recibir atención médica inmediata.
  • Realice evaluaciones físicas de rutina, prestando especial atención a la piel: cualquier rotura en la piel puede predisponer a los pacientes a infecciones.
  • Realice análisis de sangre adecuados: estos pueden incluir un hemograma completo (CBC), niveles mínimos y máximos del fármaco, pruebas de función hepática y renal. Un CBC es útil para medir los niveles de glóbulos blancos y plaquetas, cualquiera de los cuales puede disminuir significativamente debido a la terapia de inmunosupresión. Los niveles mínimos y máximos del fármaco pueden ayudar a los médicos a determinar si un paciente está recibiendo una dosis subterapéutica o tóxica de inmunosupresor. Además, debido a que los inmunosupresores pueden dañar el hígado y los riñones, las pruebas de función hepática y renal proporcionan información valiosa con respecto a la hepatotoxicidad o nefrotoxicidad.
  • Proporcionar educación al paciente y a la familia sobre el manejo de la salud mientras reciben la terapia de inmunosupresión: así como las enfermeras juegan un papel importante en la prevención de infecciones en pacientes inmunosuprimidos, los pacientes y sus familias también deben asumir la responsabilidad de mantenerse saludables. Los pacientes inmunodeprimidos deben ser conscientes de que deben evitar el contacto cercano con personas, actualizar las vacunas, realizar una buena higiene de las manos, buscar atención médica inmediata si desarrollan signos y síntomas de enfermedades menores y seguir las recomendaciones dietéticas de su médico. (A menudo, estos incluyen evitar alimentos crudos y no pasteurizados y asegurarse de que todos los alimentos estén bien cocidos). Para los visitantes en particular, las enfermeras deben desaconsejar llevar flores frescas o globos de látex para minimizar el riesgo de infección y / o reacción alérgica.
  • Administrar la terapia profiláctica, según lo prescrito por el proveedor: en muchos casos, a los pacientes inmunodeprimidos se les recetan medicamentos profilácticos antimicrobianos, antivirales y / o antifúngicos para prevenir infecciones.
  • Evalúe los efectos secundarios y / o las complicaciones de los fármacos inmunosupresores: estos pueden incluir hiperplasia gingival, hiperglucemia, hipertensión, hirsutismo y cáncer.

Resumen de la lección

A estas alturas, debe tener un conocimiento general del manejo de los pacientes que reciben terapia de inmunosupresión. En resumen, los inmunosupresores son medicamentos que inhiben el sistema inmunológico; por lo tanto, son valiosos en el tratamiento de afecciones autoinmunes e inmunomediadas, así como para prevenir el rechazo de órganos trasplantados. Dado que estos medicamentos aumentan el riesgo de que un paciente desarrolle una infección, los pacientes inmunosuprimidos requieren un tratamiento de enfermería especial. A continuación se presentan algunas intervenciones de enfermería útiles:

  • Practique una higiene de manos estricta y use equipo de protección personal (cuando esté indicado).
  • Controle con frecuencia los signos vitales y notifique al médico cualquier cambio en los signos vitales que pueda indicar una infección.
  • Realice evaluaciones físicas de rutina, prestando especial atención a la piel y la integridad de la piel.
  • Realice análisis de sangre adecuados, que pueden incluir un hemograma completo (CBC), niveles mínimos y máximos del fármaco, pruebas de función hepática y renal.
  • Brindar educación al paciente y a la familia sobre el manejo de la salud durante la terapia de inmunosupresión. Específicamente, los pacientes inmunodeprimidos deben ser conscientes de que deben evitar el contacto cercano con las personas, actualizar las vacunas, realizar una buena higiene de las manos, buscar atención médica inmediata si desarrollan signos y síntomas de enfermedades menores y seguir las recomendaciones dietéticas de su médico. Para los visitantes en particular, las enfermeras deben desaconsejar llevar flores frescas o globos de látex para minimizar el riesgo de infección y / o reacción alérgica.
  • Administre la terapia profiláctica, según lo prescrito por el proveedor.
  • Evalúe los efectos secundarios de los fármacos inmunosupresores, como hiperplasia gingival, hiperglucemia, hipertensión, hirsutismo y cáncer.

Descargo de responsabilidad médica: la información en este sitio es solo para fines académicos y no sustituye el consejo médico profesional.

Articulos relacionados