Rodrigo Ricardo

Sistemas de gestión de la conducta de los estudiantes: desarrollo e implementación

Publicado el 16 noviembre, 2020

Sistema de gestión de la conducta del estudiante

Las escuelas de todo el país han adoptado alguna forma de sistema de gestión del comportamiento de los estudiantes. Este sistema generalmente está respaldado por un código de conducta de la escuela o del distrito e incluye consecuencias para una serie de infracciones. Estas infracciones van desde interrupciones en el salón de clases hasta traer armas o drogas a la propiedad escolar. Un sistema de manejo del comportamiento de los estudiantes está diseñado para mantener el orden en las aulas y las escuelas. Está en su lugar para garantizar que las escuelas puedan cumplir su propósito, educar a los estudiantes, con pocas o pocas interrupciones.

Existe una correlación directa con el comportamiento de los estudiantes y el rendimiento académico. Cuando los estudiantes son disciplinados y pierden la instrucción regular en el aula, se atrasan creando así un efecto dominó de mala conducta, ausencias y bajo rendimiento académico. En esta lección revisaremos el sistema de manejo de la conducta de los estudiantes, el vínculo con el éxito de los estudiantes, cómo desarrollar un sistema positivo y equitativo y el efecto general que la conducta tiene en el desarrollo de una cultura de aprendizaje positiva.

Desarrollar un sistema justo

Desarrollar e implementar un sistema de manejo del comportamiento positivo y equitativo que promueva y apoye una cultura de aprendizaje colaborativa y positiva puede ser un desafío, pero no imposible. Los cuatro elementos de PBS, Positive Behavior System, son:

  1. Apoyar la competencia social y el rendimiento académico
  2. Apoyar la conducta del maestro
  3. Apoyar el comportamiento del estudiante
  4. Apoyo a la toma de decisiones
Imagen PBIS

Todos estos elementos trabajan juntos para asegurar un sistema de manejo de comportamiento positivo y equitativo que se enfoca en resultados usando sistemas, resultados y prácticas.

Los líderes escolares deben buscar la colaboración y las ideas del personal, los estudiantes y los padres para garantizar que el sistema sea justo y se enfoque en crear una cultura de aprendizaje positiva que no sea punitiva ni abuse del poder del líder escolar. Esto se puede lograr a través de un grupo de enfoque de partes interesadas seleccionadas. En grupos pequeños y durante un período prolongado, pueden revisar el código de conducta estudiantil actual y hacer sugerencias basadas en las necesidades y desafíos de los estudiantes. Los líderes escolares deben revisar las sugerencias y determinar la viabilidad de la escuela antes de la implementación. Algunas cosas a considerar son:

  • Tamaño: el tamaño de la escuela y el tamaño del equipo de liderazgo son importantes. En una escuela grande, puede ser difícil enfocarse en comportamientos a pequeña escala, como tardanzas excesivas a clase o código de vestimenta, porque ese podría ser todo el cuerpo estudiantil. Por el contrario, en una escuela pequeña, los recursos de personal pueden no ser lo suficientemente grandes como para tener una detención después de la escuela o en la escuela.
  • Planes de comportamiento en el aula: al pensar en las expectativas de comportamiento en toda la escuela, se debe considerar primero el entorno del aula. Preguntas como “¿Qué comportamientos puede abordar el profesor?” y ‘¿Qué opciones de disciplina están disponibles para el maestro?’ ayudará a guiar el desarrollo de un sistema de manejo de comportamiento equitativo mientras promueve una cultura positiva de aprendizaje.

Éxito del estudiante

La investigación ha demostrado consistentemente el fuerte vínculo entre la disciplina de los estudiantes y lo académico. Los estudiantes que habían sido suspendidos de la escuela tenían más probabilidades de reprobar una o más clases ese mismo período. El éxito del estudiante es el objetivo principal de un sistema de manejo de la conducta de los estudiantes. Ya sea que el enfoque esté en el estudiante que comete la infracción o en el estudiante sentado a su lado, se deben establecer expectativas sólidas de comportamiento para que haya una cultura positiva de aprendizaje. Algunas formas en que los líderes escolares pueden garantizar el éxito de los estudiantes y un entorno de aprendizaje positivo a través del sistema de gestión de la conducta de los estudiantes son:

  • Alentar a los estudiantes disciplinados a hacer su trabajo. Esto se puede lograr a través de oportunidades para recuperar el trabajo perdido o suspensión o detención en la escuela con un maestro con licencia que pueda ayudar con su trabajo.
  • Mostrar a los estudiantes que no tienen problemas de conducta que su educación es importante y merecen un salón de clases ordenado. Esto se puede demostrar mediante la disciplina rápida de los estudiantes que se portan mal.
  • Mostrar a los maestros que su instrucción en el aula es importante y que merecen un aula ordenada. Esto se puede demostrar mediante la disciplina rápida de los estudiantes que se portan mal, así como el apoyo a los maestros cuando tienen problemas o inquietudes.

Cultura positiva de aprendizaje

Una cultura de aprendizaje positiva es una meta importante de un sistema de manejo del comportamiento de los estudiantes. En este entorno, los estudiantes y el personal se sienten seguros y valorados. Los estudiantes que se portan mal, junto con sus familias, pueden sentir que su castigo es justo, pero no les quitará el aprendizaje. Para garantizar la equidad y promover una cultura de aprendizaje positiva, los líderes escolares pueden colaborar en los resultados de la disciplina, así como brindar apoyo y opciones para completar el trabajo fuera de la escuela. Los programas informáticos interactivos y el aprendizaje en línea pueden ser herramientas que los estudiantes disciplinados utilizan para mantenerse enfocados en el aprendizaje durante su tiempo fuera de un entorno escolar tradicional.

Resumen de la lección

Existe un vínculo directo con el éxito y el comportamiento de los estudiantes. Es por eso que las escuelas deben desarrollar un sistema de manejo del comportamiento de los estudiantes que sea justo y equitativo y mantenga el aprendizaje de los estudiantes a la vanguardia para el personal, los estudiantes y las familias. Esto se puede lograr mediante el uso de apoyos de comportamiento positivo. Los cuatro elementos del sistema de comportamiento positivo de PBS son:

  1. Apoyar la competencia social y el rendimiento académico
  2. Apoyar la conducta del maestro
  3. Apoyar el comportamiento del estudiante
  4. Apoyo a la toma de decisiones

En cada una de estas áreas, se presta especial atención a promover el éxito de los estudiantes y desarrollar una cultura de aprendizaje positiva. Los líderes escolares pueden hacer esto utilizando a las partes interesadas para identificar desafíos y soluciones y un sistema de comportamiento positivo para que todo funcione en conjunto.

¡Puntúa este artículo!