Tipo ideal en sociología

Publicado el 16 noviembre, 2020

Tipo ideal en la conversación diaria

En la conversación diaria, comúnmente pensamos en un tipo ideal en términos de lo mejor . Por lo tanto, si está solicitando admisión a la universidad, su tipo de universidad ideal sería la que mejor se adapte a sus necesidades y deseos académicos, sociales, ocupacionales y financieros. También se podría pensar en el tipo ideal en términos de las características promedio de algún fenómeno social; por ejemplo, las características promedio encontradas entre los residentes de una gran área metropolitana en contraste con los residentes en pequeños pueblos rurales.

Tipo ideal en sociología

En sociología, sin embargo, el tipo ideal significa algo muy diferente al mejor o al promedio.


Max Weber
Max Weber

dispositivo heurístico las características más esenciales de un fenómeno social cuya totalidad constituye la forma más pura de ese fenómeno, ningún fenómeno social real poseería todas las características tan plenamente como el tipo ideal lo describiría

Justificación del tipo ideal en el análisis sociológico

Weber creía que los historiadores de su época exageraban la singularidad de los fenómenos sociales. Tampoco estaba satisfecho con las generalizaciones excesivas que pudieran tener lugar en la búsqueda de patrones, tendencias y tendencias de los fenómenos sociales. Por ejemplo, continuando con el capitalismo, ninguna de las economías de Estados Unidos, Japón, Perú, Sudáfrica y Australia es exactamente igual. Sin embargo, si tratáramos de comprender solo qué hace que cada uno sea único, perderíamos algunas cosas que tienen en común; es decir, todos tienen economías capitalistas. Sin embargo, decir que todos tienen economías capitalistas es demasiado amplio para entender qué es el capitalismo. Weber creía que el tipo ideal como herramienta analítica podría resolver este dilema , sin importar qué fenómeno social miraran los sociólogos.

El tipo ideal ayuda a comprender los fenómenos sociales reales

Veamos cómo un tipo ideal puede ayudarnos a comprender lo que es real comparando la realidad de cualquier fenómeno social con el tipo ideal.

Una vez más, con fines ilustrativos, sigamos con el ejemplo del capitalismo. Una de sus características clave es que solo el mercado libre (compra y venta no reguladas) determina la actividad económica. Otro es que el gobierno no interfiere con la actividad del mercado. Otra es que los principales medios de producción son de propiedad privada y se utilizan con el fin de generar beneficios. Si identificamos todas esas características clave, tendríamos una buena idea de cómo es el tipo ideal (o puro) de capitalismo.

Podrías decir, OK, es bueno tener una idea clara de cómo es una economía capitalista pura (o cualquier otro fenómeno social), pero ¿qué valor tiene si no representa completamente la realidad? ¡Buena pregunta! No obstante, así es como es valioso: al aplicar el tipo ideal a una economía capitalista real (o cualquier otro fenómeno social), nos permite identificar qué tan cerca la realidad se ajusta al tipo ideal o se desvía de él . Esto ofrece una comprensión más rica de la realidad.

Para usar otro ejemplo, digamos que un sociólogo quiere comprender el comportamiento y los valores de los Baby Boomers (los nacidos entre 1946-1964). Un tipo ideal (puro) de esta generación se aplicaría a una muestra de Baby Boomers para identificar las similitudes y diferencias, proporcionando tanto puntos en común del mundo real como variaciones a su alrededor.

El tipo ideal facilita el análisis comparativo

Un tipo ideal también nos permite comparar similitudes y diferencias importantes entre un mismo fenómeno social a lo largo del tiempo ; por ejemplo, ¿cómo ha cambiado el capitalismo en Estados Unidos desde 1815 hasta 2015? O podemos usar un tipo ideal para comparar similitudes y diferencias durante el mismo período ; por ejemplo, ¿en qué se diferencia hoy el capitalismo en Estados Unidos, Japón, Perú, Sudáfrica, etc.?

O bien, podríamos analizar a los Baby Boomers y la Generación X (los nacidos entre 1965-1980) comparando los tipos ideales de ambos con una muestra de personas nacidas en estos períodos. Esto nos daría un retrato de sus similitudes y diferencias en el mundo real.

El tipo ideal ayuda a establecer posibles conexiones causales

Los sociólogos también utilizan tipos ideales para establecer posibles conexiones causales entre fenómenos sociales. Por ejemplo, uno de los esfuerzos más famosos de Weber para hacer esto fue utilizar el tipo ideal de ética protestante para determinar si muchas de sus características esenciales, como trabajar duro para tener éxito y obtener ganancias, no buscar la salvación en la iglesia, etc., puede haber creado condiciones favorables para el surgimiento del capitalismo en los países de Europa occidental dominantes por los protestantes. Después de analizar los datos históricos utilizando este método, concluyó que sí.

Digamos que queremos hacer un análisis comparativo similar con diferencias generacionales. Uno de los rasgos característicos de la Generación X es una gran preocupación por el equilibrio entre la vida laboral y personal. Sus padres fueron los Baby Boomers. Podríamos preguntarnos si algunos de los rasgos característicos de los Baby Boomers, por ejemplo, su mayor énfasis y lealtad al trabajo durante el tiempo familiar, podrían haber generado una reacción violenta contra esto por parte de sus hijos adultos; de ahí el deseo de la Generación X de tener más tiempo en familia del que les dieron sus padres.

Resumen de la lección

Los tipos ideales se refieren a las características esenciales o clave de algún fenómeno social en su forma pura, aunque ninguna forma real del fenómeno se ajusta completamente a él. El tipo ideal es una herramienta conceptual que se utiliza como una especie de vara de medir para determinar en qué se parecen o difieren los fenómenos sociales reales de su forma pura. Esto permite un buen equilibrio entre la comprensión de los patrones generales de un fenómeno social y sus características únicas. Los tipos ideales también nos permiten hacer un análisis comparativo significativo, así como establecer posibles conexiones causales entre diferentes fenómenos sociales.

¡Puntúa este artículo!

Articulos relacionados