Utilización de servicios relacionados para satisfacer las necesidades de los estudiantes

¡Puntúa este artículo!

Más allá de la academia

Además de sus necesidades educativas, los estudiantes tienen una variedad de necesidades con las que la escuela puede ayudar proporcionando servicios. Al colaborar con agencias comunitarias establecidas para satisfacer estas necesidades, las escuelas pueden disminuir la probabilidad de que los estudiantes tengan necesidades insatisfechas que impidan su capacidad de aprender. Algunas de estas necesidades pueden estar relacionadas con alimentos, vivienda, salud mental, atención médica, transporte o comunicación. Las escuelas pueden ayudar a satisfacer estas necesidades de los estudiantes al proporcionar una lista de contactos para los diversos recursos comunitarios que ayudan con necesidades específicas no educativas y al ofrecer defensa de sistemas , ayudando a los necesitados a navegar por estos diversos sistemas.


Las familias tienen necesidades diversas que pueden satisfacerse colaborando con los recursos comunitarios disponibles
imagen de apoyo comunitario

Comida

Muchos estudiantes pueden estar enfrentando situaciones económicas precarias que pueden resultar en no tener suficiente comida cuando regresan a casa. Las escuelas reconocen esto y cuentan con programas para almuerzos gratis o reducidos, así como asistencia alimentaria para las vacaciones y el verano cuando no hay clases y los estudiantes están en casa. Cada vez más, se confía en las escuelas para alimentar a los niños de hogares pobres. Otras opciones incluyen el programa federal de asistencia nutricional suplementaria (SNAP), bancos de alimentos, comedores populares e iglesias. Algunas escuelas organizan una comida después de la escuela y ocasionalmente ofrecen una cena como una forma de involucrar a la familia en la comunidad escolar.

Alojamiento

Dada la reciente crisis económica en el mercado de la vivienda, muchas familias pueden tener dificultades para encontrar opciones de vivienda asequibles, apropiadas y seguras. Según el Centro Nacional para Familias sin Hogar, el número de niños sin hogar se encuentra en un máximo histórico de aproximadamente 2,5 millones de niños sin hogar. Esto representa uno de cada 30 de la población general, lo que se traduce en aproximadamente 1 estudiante en cada aula grande. Cada ciudad y condado tiene familias sin hogar y, por lo tanto, la mayoría de los distritos escolares tendrán estudiantes sin hogar. El personal escolar puede utilizar los servicios de vivienda comunitaria para satisfacer estas necesidades conectando familias con opciones de vivienda asequibles y de bajos ingresos. Esté preparado con listados de apartamentos e información de contacto para viviendas públicas.

Salud mental

Una de cada cinco personas padece una enfermedad mental. Muchos estudiantes pueden presentar síntomas tempranos de desarrollar una enfermedad mental. Es importante que las escuelas tengan acceso a información que les ayude a identificar y responder a un niño en una crisis de salud mental. Algunos de estos servicios pueden incluir asesoramiento, terapia de grupo, manejo de casos o medicación y psiquiatría. La mayoría de estos recursos operan en una escala móvil basada en los ingresos, por lo que las familias que tienen dificultades económicas aún pueden pagar los servicios.


La línea directa es un recurso gratuito para quienes tienen una crisis de salud mental.
línea directa 800273TALK

Atención médica

Debido a que uno de cada cinco niños vive por debajo del umbral de pobreza en los Estados Unidos, la atención médica puede ser un lujo costoso que está fuera del alcance de muchos. Al brindar atención dental, pruebas de audición y exámenes de la vista para anteojos, las escuelas ya están ayudando a identificar algunas de las necesidades médicas que los estudiantes pueden enfrentar. Otra estrategia que pueden usar las escuelas es investigar los programas de Medicaid en su estado, así como la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio federal, y brindar asistencia a las familias que necesitan ayuda para postularse a estos programas. Ocasionalmente, se ofrecen servicios médicos basados ​​en los ingresos en la comunidad que brindan atención en función de las donaciones sugeridas.

Transporte

Un problema que los estudiantes pueden enfrentar es el transporte. Si bien las escuelas suelen proporcionar autobuses para ir y venir de la escuela, algunas comunidades no tienen transporte público. Las familias de bajos ingresos sin automóvil pueden tener problemas si su hijo pierde el autobús. Además, las opciones de transporte limitadas pueden reducir el potencial de ingresos de estas familias. Las escuelas pueden ayudar a aliviar algunas de estas dificultades al conocer las opciones de transporte público, como el metro, los trenes, los autobuses, los taxis o incluso Uber. Algunas compañías de seguros proporcionarán servicios de recogida y devolución para citas médicas.

Comunicación

Uno de los primeros y más fundamentales problemas que puede enfrentar un niño son los problemas de comunicación. En una sociedad cada vez más globalizada, cada vez más estudiantes están aprendiendo inglés como segundo idioma. Esta barrera fundamental en la comunicación puede inhibir el acceso a los recursos comunitarios. Las listas de recursos, compuestas de servicios comunitarios relacionados con las necesidades de los estudiantes, deben estar disponibles en varios idiomas para brindar esa información a las familias de la escuela. La mayoría de las escuelas ya cuentan con programas para enseñar inglés como segundo idioma a los niños, sin embargo, brindar este servicio a las familias de esos estudiantes también puede ser una excelente manera de mejorar la comunicación.

Resumen de la lección

En esta lección, analizamos algunas de las formas en que podemos utilizar los servicios comunitarios relacionados para satisfacer las necesidades de los estudiantes. Al proporcionar una lista de todas las opciones disponibles y traducir esa lista a varios idiomas, las escuelas pueden ayudar con problemas como escasez de alimentos, vivienda inadecuada, falta de atención médica, la necesidad de atención de salud mental o problemas con el transporte. Este es un tipo de defensa de los sistemas que puede ayudar a las familias a navegar por varios sistemas de servicios sociales. Desafortunadamente, la mayoría de estos problemas están directamente relacionados con la situación socioeconómica de las familias en la escuela. Las comunidades y distritos escolares con más dinero generalmente ven menos de este tipo de necesidades insatisfechas en sus estudiantes.