Cómo detener un ataque al corazón

¡Puntúa este artículo!

La hora dorada

Al primer signo de un ataque cardíaco (dolor / presión en el pecho, dificultad para respirar, dolor en el hombro / brazo izquierdo, mareos), es muy importante buscar atención médica de emergencia de inmediato. Los profesionales médicos denominan los primeros 80-90 minutos como La Hora Dorada . El músculo cardíaco comienza a morir después de que han pasado estos 80-90 minutos.

Cateterización cardiaca

Una vez en el hospital, si se sospecha un ataque cardíaco, es probable que se realice un cateterismo cardíaco de inmediato. La tasa de muerte de una víctima de un ataque cardíaco se reduce en gran medida cuando se realiza un cateterismo cardíaco dentro de los minutos de la hora dorada. Durante un cateterismo cardíaco, un médico inserta un alambre pequeño y flexible en un vaso sanguíneo. El alambre se alimenta a través del vaso y dentro de los vasos sanguíneos que rodean el corazón. El médico puede ver dónde está el bloqueo, diagnosticar el tipo de ataque cardíaco e incluso tratar un ataque cardíaco mientras está ocurriendo. Cuando se quita un bloqueo, se llama angioplastia . Otra opción es colocar un stenten la arteria para mantenerla abierta. Un stent es un objeto pequeño con forma de tubo que mantiene el vaso sanguíneo abierto y la sangre fluye. Ambos métodos son muy eficaces. Si las obstrucciones son demasiado graves para corregirlas durante el procedimiento, el médico saldrá de la arteria y analizará otras opciones, como la cirugía de bypass o el manejo de medicamentos.

Mona al rescate!

No, no corra a comprar una costosa réplica de Mona Lisa. Sin embargo, recordar la famosa pintura puede salvar vidas. El acrónimo MONA significa morfina, oxígeno, nitroglicerina y aspirina. Si alguna o todas estas cosas están disponibles y se administran con prontitud, las posibilidades de sobrevivir a un ataque cardíaco aumentan enormemente.

Morfina

La morfina es eficaz para reducir el daño y el dolor de un ataque cardíaco porque es un vasodilatador . Esta es una forma elegante de decir que los vasos sanguíneos se aflojan y abren como resultado de la medicación. Cuando ocurre un ataque cardíaco, se restringe el flujo de sangre al corazón. La morfina ayuda a relajar esos vasos sanguíneos y a abrirlos ligeramente, lo que permite que fluya más sangre. El flujo sanguíneo es bueno. Nos gusta el flujo sanguíneo. Continuemos con este pensamiento.

Oxígeno

El oxígeno viaja sobre las células sanguíneas hasta su destino. Cuanto menos sangre fluya a un órgano o músculo, menos oxígeno se administrará como resultado. Dado que el corazón es un órgano y un músculo, necesita bastante oxígeno. La administración de oxígeno a una víctima de un ataque cardíaco puede ayudar a llevar ese oxígeno tan necesario al corazón que ya no recibe un suministro adecuado. Por lo general, se administra a través de un pequeño tubo llamado cánula nasal. Dos puntas pequeñas y flexibles se colocan justo dentro de la abertura nasal cuando el paciente lo inhala. Alternativamente, se puede elegir una máscara facial completa para el suministro de oxígeno. Ambas opciones son métodos efectivos de administrar el oxígeno que nuestro cuerpo necesita para sobrevivir.

Nitroglicerina

Esta es quizás la parte más importante de la herramienta de memoria MONA. La nitroglicerina es un vasodilatador potente y de acción muy rápida. No crea hábito, como puede serlo la morfina, y se presenta en varias formas. La nitroglicerina se puede administrar en forma de píldora, tableta pequeña debajo de la lengua o pasta. La forma más común es la tableta debajo de la lengua, conocida como nitroglicerina sublingual . Los pacientes que sobreviven a un ataque cardíaco casi siempre son enviados a casa con una pequeña botella de nitroglicerina y se les dice que la lleven consigo en todo momento.

Aspirina

La aspirina es otra herramienta importante para recordar cuando se experimenta un ataque cardíaco. La aspirina es un anticoagulante. Durante un ataque cardíaco, como se mencionó anteriormente, el flujo de sangre al corazón está restringido. La aspirina actúa para diluir la sangre, lo que permite que la sangre fluya con mayor libertad y facilidad a través de los vasos restringidos. Esto, por supuesto, permite que llegue más sangre al corazón, lo que reduce la gravedad del ataque cardíaco y, potencialmente, puede salvar una vida.

Resumen de la lección

Un ataque cardíaco puede dar mucho miedo. Afortunadamente, existen varios tratamientos eficaces que pueden ayudar a reducir la gravedad de un ataque cardíaco. Cuando se usan de manera oportuna, los tratamientos bajo el acrónimo MONA pueden salvar la vida de una víctima de ataque cardíaco. Se realiza un procedimiento más invasivo llamado cateterismo cardíaco para diagnosticar y corregir bloqueos dentro de los vasos sanguíneos del corazón.