Errores comunes de decisión y liderazgo

Publicado el 11 noviembre, 2020

Fracaso en primera línea

Tracie trabaja en un popular restaurante conocido como Burg’s Burgers en su ciudad natal. Es una empleada relativamente nueva, que comenzó en este puesto hace un mes. Es un poco difícil trabajar con su gerente, Carrie, ya que no ha ocupado un puesto de liderazgo durante mucho tiempo. Su comunicación con Tracie ha hecho que Tracie y sus compañeros camareros no comprendan los procesos correctos para cerrar el restaurante cada noche. Como resultado, se extravió algo de dinero, partes de la cocina quedaron sucias y no hubo nadie para supervisar una entrega importante. Nada de eso hace que el propietario del restaurante, el propio Burg, sea un restaurador muy feliz. Para compensar, ha comenzado a entrar al restaurante justo antes de cerrar todas las noches.

Aunque es un ejemplo ficticio de un error de liderazgo común, la mala comunicación, es un escenario demasiado real con el que muchos gerentes de primera línea luchan a diario. En esta lección, analizaremos más de cerca algunos otros errores comunes de decisión y liderazgo que pueden tener un impacto negativo en el lugar de trabajo.

Errores comunes de liderazgo

Nadie se propone ser un líder malo o ineficaz, sin embargo, sucede todo el tiempo. Estos son algunos de los errores que afectan a la mayoría de los gerentes de primera línea:

Mala comunicación

Hablamos de esto en el ejemplo de apertura, pero la mala comunicación realmente puede afectar el éxito de los que están siendo administrados. Es posible que los equipos que reciben poca dirección en forma de comunicación no se den cuenta por completo de los requisitos de su trabajo, no cumplan con los objetivos comerciales o no desarrollen todo su potencial. De hecho, la mala comunicación puede ser un obstáculo tal que puede afectar cosas como los plazos, la finalización del proyecto e incluso los resultados de la empresa.

Parcialidad

Favorecer injustamente una cosa en el lugar de trabajo puede ser complicado porque se presenta de muchas formas, tanto evidentes como menos obvias. Los sesgos cognitivos , que son errores sistemáticos que afectan negativamente nuestro juicio y toma de decisiones, en particular, pueden afectar la forma en que los gerentes toman decisiones. Por ejemplo, un tipo de sesgo cognitivo es el sesgo de confirmación , que ocurre cuando solo escuchamos información que confirma nuestras ideas preconcebidas. En el lugar de trabajo, eso podría significar elegir disciplinar a un empleado que no lo merecía, en base a la “evidencia” que encontramos para respaldar nuestra opinión sobre ese empleado. Ese tipo de error puede afectar negativamente a todo un equipo. Otro tipo de sesgo cognitivo es el sesgo de anclaje. Con este sesgo, los líderes dependen demasiado de una sola experiencia o información limitada al tomar decisiones. Una vez que están “anclados” en esta creencia, puede hacer que los líderes confíen demasiado en sus propias habilidades de toma de decisiones, lo que lleva a malas decisiones de liderazgo.

Más errores de liderazgo

Toma de decisiones basada en las emociones

En los negocios, la toma de decisiones debe ser un proceso lógico y racional, no basado en los propios sentimientos o emociones del gerente. La toma de decisiones basada en las emociones puede ser dañina, particularmente en escenarios que pueden llevar a decisiones de contratación o despido. También puede crear problemas en la moral del equipo cuando sus empleados perciben que una decisión se basa en la emoción en lugar de la lógica y el pensamiento racional.

No recompensar o reconocer

Nada desmoraliza más a los empleados que un gerente que descuida recompensar y reconocer los logros y los comportamientos positivos. Puede que no parezca un error o un error, pero no recordar esta función de gestión crucial puede provocar que los empleados pierdan el compromiso, mayores tasas de rotación debido al resentimiento y la frustración, y que no se alcancen los objetivos comerciales.

Microgestión

Puede ser una línea complicada caminar entre cada movimiento de los empleados de microgestión y ser tan manipuladores que los empleados sienten que la gestión no existe. Los empleados microadministrados se sienten menos motivados y frustrados porque sienten que no son dueños de su trabajo. Por otro lado, sin embargo, si los empleados se quedan solos con poca o ninguna supervisión, es posible que tomen decisiones equivocadas que generen problemas con los colegas, un desempeño deficiente y una baja productividad.

No recibir comentarios

Una parte fundamental del trabajo de un gerente es brindar comentarios, tanto positivos como constructivos. Sin comentarios, es posible que los empleados no comprendan si están haciendo algo mal y pueden continuar un ciclo de errores o mal comportamiento durante un largo período de tiempo. No enviar comentarios a los empleados les niega la oportunidad de crecer y aprender.

Pobre delegación

La delegación inadecuada es otro error común con el que luchan los gerentes. Pueden postergar la delegación, lo que hace que un empleado fracase, o pueden delegar una tarea en alguien y luego retirarla debido a problemas de confianza. Si los líderes no delegan sus tareas, no tendrán suficiente tiempo para trabajar en temas más amplios de la organización.

Evitar el conflicto

Puede sonar ridículo decir que evitar los conflictos es un error de gestión, pero es cierto. Permitir conflictos entre empleados o entre empleados y gerentes puede conducir a un desempeño deficiente y problemas de personalidad que pueden crear un ambiente de trabajo tenso para todo el equipo. El no abordar los problemas cuando ocurren puede convertir un lugar de trabajo exitoso en uno en el que los errores son aceptables, y eso es una pendiente resbaladiza.

Resumen de la lección

Los gerentes de primera línea son responsables de muchas decisiones diarias de hacer negocios, pero pueden verse abrumados por errores y equivocaciones que comprometen no solo su liderazgo, sino también su equipo y la empresa en su conjunto. Algunos de los desafíos más comunes que enfrentan son la mala comunicación, donde los miembros del equipo pueden no tener claras sus responsabilidades, así como evitar conflictos y permitir que los problemas se agraven. Los gerentes que toman decisiones basadas en prejuicios o emociones pueden socavar su liderazgo con los empleados y crear una cultura en el lugar de trabajo de frustración y falta de compromiso. Otro problema común que existe para los gerentes de primera línea es la falta de retroalimentación, recompensas y reconocimiento. La mala delegación y la microgestión de empleados también matan la productividad y la moral en el lugar de trabajo.

¡Puntúa este artículo!