Fomento del desarrollo cognitivo en los programas de educación física

¡Puntúa este artículo!

Resultados cognitivos

Olvídate del dodgeball y otros juegos de la vieja escuela diseñados para humillar a los estudiantes desafortunados. Los planes de estudio de educación física más actualizados y eficaces pueden hacer más que promover la salud y la aptitud física. La educación física también puede contribuir significativamente al desarrollo cognitivo de los estudiantes.

Las investigaciones muestran que los niños que realizan más actividad física tienen una mayor participación cerebral en áreas asociadas con la memoria y el control cognitivo. También muestran una mayor concentración y capacidad de atención, los cuales son fundamentales para mejorar la capacidad de aprender otras materias. Además de los beneficios del juego libre y la actividad física en general, la educación física que incorpora las mejores prácticas es la más beneficiosa.

Equipo y actividades

La educación física de alta calidad tiene el espacio físico y el equipo adecuados para que los estudiantes participen en las actividades planificadas. Estas actividades incluyen esfuerzos importantes de grupo y equipo en los que los estudiantes no pueden evitar mejorar sus habilidades de pensamiento crítico. Atienden las reglas del juego o la actividad, analizan los movimientos estratégicos y la ubicación de compañeros y oponentes, y evalúan diferentes opciones de juego. Después de sopesar estas opciones, el estudiante selecciona un movimiento o jugada. Para mejorar el rendimiento, el estudiante debe evaluar la efectividad de su juego. Si el esfuerzo no produjo los resultados deseados, el estudiante debe participar en la resolución de problemas para mejorar los intentos futuros.

Por ejemplo, María está jugando al fútbol durante su clase de educación física y está en posesión del balón. Considera su posición y su función (ofensiva versus defensiva) y escanea el campo para evaluar si alguno de sus compañeros de equipo está disponible para un pase. Al encontrar a sus compañeros de equipo fuertemente vigilados, pero al ver un camino abierto para ella hacia la meta del oponente, decide driblar campo abajo. Cuando María se acerca a la portería, un defensor la ciega y le roba el balón. María analiza su decisión y sus consecuencias y considera opciones para mejorar su próxima jugada. Estas cogniciones complejas ocurren una y otra vez en el espacio de un solo período de clase de educación física, siempre que también estén presentes otros elementos clave.

Nivel de inclusión y actividad

Las actividades de educación física deben fomentar la inclusión y ofrecer oportunidades para realizar actividad física durante la mayor parte del tiempo de clase. Volvamos al dodgeball y otras actividades de ese tipo. Durante gran parte del tiempo, estos juegos tienen a la mayoría de los estudiantes inactivos durante largos períodos de tiempo después de salir. No se está produciendo ningún desarrollo físico o cognitivo, ya que languidecen a los lados. Las concepciones más modernas de la educación física reconocen la necesidad de fomentar la participación activa de todos los estudiantes. Las lecciones ideales también son mucho más sensibles a los problemas de vergüenza y exclusión. Después de todo, las actividades en las que un estudiante está preocupado por la vergüenza o incluso por una posible lesión física no son aquellas en las que las funciones cerebrales de orden superior reciben mucha atención.

Las actividades deben ser apropiadas para el desarrollo. Las actividades que se encuentran en un nivel demasiado alto están condenadas al fracaso. Las actividades que consumen poca energía están igualmente condenadas al aburrimiento y la desconexión. Los estudiantes deben ser desafiados dentro del rango de su potencial. Las actividades deben modificarse según sea necesario para la inclusión de estudiantes con discapacidades.

Otros factores importantes

Otra clave para las buenas clases de educación física es tener suficiente tiempo de instrucción. Los estudiantes deben poder cambiarse y ponerse la vestimenta adecuada para el gimnasio y volver a ponerse la ropa normal de la escuela con tiempo suficiente para completar la lección. Los tamaños de clase manejables son otro factor importante. La actividad física debe utilizarse para promover el bienestar y el crecimiento cognitivo y no como castigo. Ser obligado a correr vueltas debido a un rendimiento deportivo deficiente no relacionado con la carrera no es propicio para los objetivos de la educación física.

Evaluación

Los programas de educación física de calidad deben incluir múltiples oportunidades de evaluación y autoevaluación. Estas evaluaciones deben empoderar, no avergonzar. Los estudiantes pueden ver cómo sus estrategias actuales están o no avanzando hacia sus metas y evaluar otras estrategias. Al lograr los objetivos anteriores, se deben establecer nuevos. Es importante notar que imponer metas específicas a los estudiantes les quita la oportunidad de practicar el establecimiento de metas y puede disminuir su participación. Permitir que los estudiantes sean participantes activos en las evaluaciones promueve el autoanálisis del desempeño y la toma de decisiones para mejorar ese desempeño.

Resumen de la lección

Un plan de estudios de educación física eficaz no solo puede promover la salud y el bienestar, sino también mejorar el desarrollo cognitivo. La buena educación física tiene un tiempo de instrucción adecuado y un tamaño de clase manejable, y debe haber suficiente espacio físico y equipo para que los estudiantes participen en las actividades planificadas, incluidos numerosos esfuerzos grupales y de equipo.

Estos esfuerzos deberían fomentar la inclusión y deberían ofrecer oportunidades para estar físicamente activo durante la mayor parte del tiempo de clase. También deben ser apropiados para el desarrollo y modificados según sea necesario para la inclusión de estudiantes con discapacidades. En la educación física de calidad, la actividad física se utiliza para promover la salud, el rendimiento y el crecimiento cognitivo y no como castigo. El progreso hacia estos objetivos se mide a través de oportunidades frecuentes de evaluación y autoevaluación.