Rodrigo Ricardo

Inteligencia empresarial frente a inteligencia competitiva

Publicado el 12 noviembre, 2020

Inteligencia empresarial e inteligencia competitiva

Al observar el mundo empresarial actual, verá un mayor énfasis en la tecnología. Más específicamente, verá cómo los propietarios de negocios o las empresas utilizan la información derivada de los datos para aumentar sus ventas / base de clientes o mejorar su posición en el mercado.

La inteligencia empresarial representa, en este sentido, el uso de la tecnología para identificar, analizar y gestionar los datos internos de una empresa. Estos datos incluyen, pero no se limitan a: cifras de ventas, beneficio neto y bruto, número total de clientes, tasas de retención de clientes y grupos de edad y niveles de ingresos de los clientes.

La inteligencia competitiva , por otro lado, representa el uso de la tecnología para analizar la información de otras empresas, principalmente con fines de evaluación comparativa. Esta información puede incluir márgenes de ganancias y ventas de la competencia, cuotas de mercado, fusiones y adquisiciones estratégicas y tendencias de la industria.

Ejemplo de la vida real

Para explorar los conceptos de inteligencia empresarial e inteligencia competitiva, imagina que eres el propietario de una cafetería. Ha estado en el negocio durante un par de años, por lo que tiene numerosos clientes habituales que adoran sus productos de café. Su cafetería está ubicada en el centro de Atlanta, que es un área excelente para los negocios. Sin embargo, debido a la ubicación popular, hay varias otras cafeterías que ofrecen productos igualmente buenos. Su objetivo para este año es retener a sus clientes existentes mientras hace crecer su negocio en al menos un 20% con respecto al año pasado.

Desea aumentar sus ventas y atraer más clientes a la vez que conserva los existentes, por lo que necesita mejorar constantemente su negocio y sus productos. ¿Por dónde debería empezar cuando tiene un presupuesto limitado? Analizar lo que funciona bien en su negocio actual es un primer paso lógico: observe los productos de café que aman a sus clientes, observe el modelo de precios y las tendencias de ventas, observe a sus clientes leales y sus comportamientos de compra.

A continuación, puede analizar las áreas que pueden necesitar mejoras, como los productos que no se venden bien. Además, también puede alentar a sus clientes a que brinden comentarios sinceros sobre cómo puede mejorar su negocio. Quizás pueda ofrecer precios reducidos durante los fines de semana y feriados, o cambiar la selección del menú para incluir más sabores de café. Todo este análisis de datos internos representa lo que definimos anteriormente como inteligencia empresarial . Está utilizando los datos acumulados de su negocio para mejorar aún más sus prácticas y hacer crecer su negocio.

A medida que crece en el mercado y expande sus operaciones abriendo nuevas cafeterías en otros lugares populares, debe prestar especial atención a sus competidores. ¿Qué les funciona bien? ¿Están incentivando a sus clientes con un programa de recompensas (por ejemplo, compre cinco cafés y obtenga uno gratis)? ¿Están ofreciendo descuentos para estudiantes? ¿Tienen una gran selección de lattes con sabor? ¿Ofrecen opciones de comida?

Toda esta información se relaciona con el concepto de inteligencia competitiva , que es un análisis poderoso que puede ayudarlo a comprender mejor los modelos y estrategias comerciales de sus competidores. Al conocer las tendencias de la industria y los modelos de la competencia, puede posicionar mejor su negocio en el mercado.

Mejores prácticas

La investigación lleva tiempo y, en la mayoría de los casos, dinero. Entonces, ¿por qué se esforzaría por realizar análisis de inteligencia empresarial y de inteligencia competitiva? La respuesta es simple: aunque la inteligencia empresarial por sí sola puede decirle mucho sobre su negocio, también es importante evaluarse a sí mismo con respecto a los mejores y peores de su clase a través de la inteligencia competitiva.

Si eres la mejor cafetería de la zona, tu objetivo debería ser estar en la cima. Si su objetivo es ser el mejor, debe prestar especial atención a las mejores cafeterías de la zona mientras se concentra en las diferentes formas de mejorar sus productos actuales y prácticas comerciales para pasar al siguiente nivel. Si es nuevo en la industria, debería dedicar aún más tiempo a comprender las tendencias del mercado y observar los éxitos y fracasos de otras empresas en los últimos años. En cada uno de estos casos, tanto la inteligencia empresarial como la inteligencia competitiva desempeñan un papel fundamental a medida que aprovechan los datos existentes para respaldarlo en su proceso de toma de decisiones y en su hoja de ruta general. Sabiendo eso, dedicar más tiempo a comprender lo que está haciendo bien y lo que está mal puede ahorrarle costos significativos en el futuro.

Resumen de la lección

El mundo empresarial actual enfatiza la tecnología y la información derivada de los datos para guiar el proceso de toma de decisiones. En pocas palabras, mejorar la posición de uno en el mercado implica mirar tanto los datos internos de una empresa como analizar la información de otras empresas.

La inteligencia empresarial es el uso de la tecnología para identificar, analizar y administrar los datos internos de una empresa. La inteligencia competitiva representa el uso de tecnología para analizar la información de otras empresas, principalmente con fines de evaluación comparativa. La forma en que utilice ambos tipos de inteligencia depende de los objetivos y la posición de su negocio, pero ambos juegan un papel fundamental en la orientación del proceso de toma de decisiones.

¡Puntúa este artículo!